Cómo cambiar de proveedor de ADSL y ahorrar dinero con ello

Kel 38 (1)

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 35% en tu ADSL
En el mercado existen numerosas ofertas de ADSL que invitan a cambiar de compañía. La mayoría de estas promociones están dirigidas a clientes de otros operadores que pueden beneficiarse de un atractivo descuento si cambian de proveedor mediante una portabilidad, prometiendo un servicio de ADSL más rápido y/o barato. En España no es complicado realizar esta operación. Basta una llamada telefónica o rellenar un formulario online para conseguirlo en un plazo medio de 10 a 15 días, beneficiándonos así de un ahorro en el coste mensual por tener Internet en casa.

 

Pero no todas las ofertas cumplen con lo que prometen y en ocasiones el coste de migrar a otra tarifa de ADSL puede suponer un gasto mayor que el supuesto ahorro que se obtiene con el nuevo proveedor. Antes cambiar de ADSL es preciso tener en cuenta una serie de consideraciones para ahorrarse unos euros sin perder prestaciones en la línea de acceso a Internet.

Cuándo ha llegado el momento de cambiar

Hay varios factores que determinan cuándo ha llegado el momento de cambiar de ADSL. El primero es tener claro que cualquier momento es bueno para hacerlo, siempre y cuando encontremos la oferta adecuada y no incurramos en penalizaciones por incumplir el contrato de permanencia.

Existen tres escenarios donde hacer una portabilidad de ADSL puede resultar ventajoso:

  • El primero de ellos tiene que ver con la velocidad de conexión. No todos los proveedores ofrecen el mismo tipo de conexión a Internet. Movistar y Jazztel cuentan con velocidades de hasta 30 megas, mientras que en Vodafone y Orange el límite para navegar por Internet es de 20 megas. Acceder a una tarifa más rápida es un motivo para hacer una portabilidad de ADSL, pero debes tener en cuenta que estos números son valores meramente indicativos. Corresponden a la velocidad máxima que puedes alcanzar si se cumplen una serie de condiciones técnicas, en función de la cercanía de tu domicilio a la central desde la que se distribuye la línea y el estado del cableado. En España las compañías pueden publicitar la velocidad máxima que es capaz de soportar la línea en condiciones óptimas aunque nunca se alcance. 
    En Reino Unido, sin embargo, desde abril del año pasado este valor debe hacer referencia a la velocidad media en condiciones reales .
  • Otro escenario para cambiar de ADSL es la posibilidad de acceder a un paquete de facturación única que integre el teléfono móvil y/o canales de televisión por fibra óptica. En este caso Movistar Fusión (60,38€ con IVA) y ONO (por ejemplo, han lanzado una oferta de 12 Mb + teléfono + Móvil por 20,90€ durante el primer año) cuentan con las ofertas más atractivas del mercado. 
  • La tercera vía que puede llevarte a cambiar de ADSL es el aumento de la factura por el mismo servicio del que has venido gozando hasta ahora, o bien encontrar una oferta que te asegure la misma velocidad de la que disfrutas a menor coste. Este aspecto está relacionado con las promociones por tiempo limitado. Y es que muchas de las ofertas prometen descuentos muy atractivos durante los 3, 6 ó 12 primeros meses, pero pasado ese tiempo la factura se dispara. Antes de aceptar una oferta de portabilidad de ADSL pregunta cuál es el precio del servicio fuera del período de promoción.

Sanciones por romper la permanencia

Independientemente del operador con el que tengas contratado el ADSL, todos los abonados a un servicio de acceso a Internet en el hogar tienen los mismos derechos a cambiar de compañía sin que la portabilidad suponga un coste añadido. Pero eso no significa que te salga gratis. Es fundamental comprobar si mantienes algún tipo de compromiso de permanencia con tu proveedor actual. Si la respuesta es afirmativa, prepárate para una posible sanción económica que, según FACUA , puede llegar a superar los 700 euros en función de los servicios que tengas vinculados a tu contrato de ADSL.

Si no tienes ningún compromiso de permanencia, enhorabuena, puedes beneficiarte no sólo de los descuentos que ofrecen otras compañías, sino incluso de una contraoferta por parte de tu proveedor actual. Si estás en esta situación, antes de cambiar de ADSL ponte en contacto con el servicio de atención al cliente de tu proveedor y diles que deseas darte de baja, señalando que el motivo es que has encontrado un precio más barato en la competencia. Seguramente te hagan una propuesta para rebajarte la factura hasta un 30% durante 6 ó 12 meses. Eso sí, te obligarán a mantener un compromiso de permanencia de entre 12 y 18 meses.

Operación a tres bandas

Aunque realizar una portabilidad de ADSL sea un cambio que técnicamente puede realizarse en 5 días, lo más común es que se tarde una media de 12 días. Esto se debe a que se trata de una operación que suele implicar a tres operadores: por un lado la compañía con la que tengas contratado el servicio de ADSL, por otro la compañía a la que vas a marcharte, y en tercer lugar Telefónica como dueña de la red desde la que se presta el servicio por parte de los diferentes proveedores (en el caso de que éstos no dispongan de red propia). De ahí que en ocasiones se produzcan casos en los que se demora el cambio de operador por conflictos entre las diferentes compañías a la hora de dejar libre el bucle desde el que se suministra tu línea de ADSL.

También pueden darse situaciones en las que el operador con el que has dado baja el servicio de ADSL sigue facturándote por él. En cualquier caso, ponte en contacto con tu nuevo proveedor una vez que hayan pasado 10 días desde que solicitaste la portabilidad para conocer el estado en que se encuentra el trámite. Y si es preciso efectuar una reclamación, sigue los consejos de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones o dirígete a una asociación de consumidores.

¿Portabilidad o alta nueva?

Un último consejo que no debes olvidar es que, a la hora de cambiar el ADSL, siempre es mejor hacerlo mediante una portabilidad que a través de un alta nueva. Esto es así por dos razones: la primera es que en la mayoría de los casos el ADSL va asociado a una línea de teléfono fija y realizando una portabilidad te aseguras mantener el mismo número. Si te das de baja con tu actual proveedor y luego contratas un alta nueva con otra compañía perderás el número.

El segundo motivo es una cuestión de interrupción del servicio. Al cancelar un servicio de ADSL dándolo de baja te quedarás sin poder conectarte a Internet desde casa hasta que tu nuevo proveedor complete todas las conexiones necesarias. Es un período de tiempo que puede llegar hasta los 15 ó 20 días. Por el contrario, con la portabilidad te aseguras seguir teniendo acceso a Internet hasta el mismo día en que se efectúe el cambio de operador, con tan sólo unas pocas horas de interrupción en el cambio.

Para ver las mejores ofertas de ADSL en el mercado no te pierdas nuestra calculadora de ADSL

Fuentes: Operadoras, FACUA, CMT

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 172 euros en tu ADSL con Kelisto

Compara todas las ofertas de Adsl y fibra

Ver ofertas