Vodafone arremete contra Telefónica por sus acuerdos en fibra

Vodafone

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 35% en tu ADSL

Vodafone ha presentado una nueva denuncia contra Telefónica ante la CNMC, acusándola de querer extender al mercado de la fibra óptica el monopolio de facto que tiene en cobre. El detonante esta vez, el acuerdo Movistar-Jazztel.

Vodafone lo tiene claro: Telefónica está abusando de su posición dominante y con acuerdos como el suscrito con Jazztel para el despliegue de fibra no hace sino “restringir, impedir o falsear” la competencia. Esa es, al menos, su línea argumental para presentar la denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que viene a sumarse a la que ya presentara por un acuerdo parecido con Yoigo en materia de 4G.

El acuerdo firmado entre Telefónica y Jazztel se remonta a 2012 con vigencia hasta 2015 y supone compartir los despliegues verticales de tres millones de hogares. Es decir, ambas compañías no sólo hacen uso recíproco de las infraestructuras verticales de fibra en los edificios que ya dispongan de ellas, sino que invierten conjuntamente en los nuevos despliegues.

A fin de cuentas, estos tendidos verticales se han convertido en el auténtico cuello de botella para la extensión de la red de fibra óptica, puesto que ha de enfrentarse a obstáculos como los permisos de las comunidades de vecinos o, sencillamente, la escasez de espacio para poder introducir la fibra en los edificios. Así no extraña que Movistar y Jazztel estudien ampliar el acuerdo hasta los 4,5 millones de viviendas.

Vodafone mueve ficha

La denuncia de Vodafone se produce justo después de haberse truncado su intento de compra de ONO, lo que le habría elevado a una posición dominante en el mercado de la fibra. Con todo, la compañía también cuenta con acuerdos con terceros para el despliegue de fibra, en su caso, con Orange.

El acuerdo entre ambas fijaba un objetivo de seis millones de hogares, locales de negocio y oficinas en más de 50 ciudades españolas en un período de cuatro años y medio (concluía en 2017).

Fruto de este acuerdo, la operadora británica acaba de anunciar que ya se han puesto en marcha despliegues en 12 ciudades españolas, con fibra compartida allá donde Telefónica no ha llegado y donde sí, accediendo a las infraestructuras verticales de ésta gracias al acuerdo firmado con este operador el pasado verano.

Precisamente éste es uno de los argumentos de defensa que esgrime Telefónica en su comunicado oficial, alegando que “Telefónica, Orange  y Vodafone suscribieron en julio de 2013 un acuerdo que hace posible el acceso por Vodafone a las infraestructuras de fibra óptica construidas por Telefónica en edificios. Este acuerdo no exige un previo compromiso de inversión por parte de Vodafone”.

Telefónica, perpleja

La respuesta por parte de Telefónica se ha producido en forma de comunicado, mostrando su perplejidad por esta reacción de su competidor precisamente en un momento en que la intensidad de la competencia en el mercado español está fuera de duda”.

Desde la compañía que preside César Alierta apuntan que “todos sus acuerdos con terceros están dentro de la legalidad y son relaciones comerciales entre compañías del mismo sector, como existen multitud en todos los sectores, para dar mejores servicios que beneficien al cliente final”.

Asegura la operadora, además, que tanto su acuerdo con Yoigo como con Jazztel “están además abiertos a terceros, de forma que cualquier otro operador podría haber entrado en las mismas condiciones”.

Nuestra opinión

La perplejidad de Telefónica ante la denuncia de Vodafone genera, a su vez, perplejidad a sus competidores, para los que la posición de desigualdad a la hora de competir con el operador incumbente es más que evidente.

Telefónica no sólo dispone de una cobertura nacional mucho mayor que el resto de las operadoras por razones históricas, sino que dispone del músculo financiero suficiente como para no tener que recurrir a acuerdos con terceros que, a priori, distorsionan la libre competencia en el mercado.

Por otro lado, las tornas podrían cambiar muy rápido, pues ya a finales del año pasado hubo rumores de compra de Jazztel por parte de Vodafone, que tras la venta de su 45% de Verizon Wireless, reservó 23.000 millones de euros para reducir deuda y realizar adquisiciones.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 172 euros en tu ADSL con Kelisto

Compara todas las ofertas de Adsl y fibra

Ver ofertas