Los clientes de ONO, inquietos ante el futuro de la operadora

Imagen Recurso Tiendaono 1

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 35% en tu ADSL

A pesar de que finalmente ONO ha apostado por su salida a Bolsa, los rumores acerca de una posible compra por parte de Vodafone o, incluso, Liberty Global parecen no disiparse del todo, sembrando la incertidumbre tanto en sus clientes como en sus propios empleados.

Días previos al anuncio de su salida a Bolsa, la inquietud por parte de los consumidores se hacía más patente en los foros de usuarios donde, incluso, se barajó la posibilidad de que los rumores de venta se hubieran convertido en un instrumento para revalorizar las acciones de cara al salto al parqué. Dicho y hecho: las expectativas son tan buenas, que ONO ha rechazado los casi 7.000 millones de euros que ofrecía Vodafone.

Desinformación dentro y fuera de ONO

Si los consumidores se encuentran expectantes ante el desenlace del culebrón ONO, no lo están menos los propios empleados de la compañía. Kelisto se puso en contacto con el servicio de contratación online para tratar de despejar las dudas que surgen en los clientes.

La respuesta del empleado no puedo ser más desconcertante: “Sinceramente, ni nosotros mismos tenemos idea de lo que pasará”. El gestor de ONO apuntó que “se trata de noticias que han salido en los medios, pero no sabemos si la compra será ahora, dentro de tres años o cuándo”.

Los propios trabajadores de ONO se mueven en el terreno de la especulación, incluso al afirmar que “de cara al cliente todo se mantendría igual”. A fin de cuentas y como admitió el empleado, “nadie nos ha dicho nada al respecto en ningún departamento y ni siquiera sabemos lo que pueda pasar con nosotros mismos”.

“Vodafono”: temores y convergencia

La opción mayoritariamente contemplada entre los consumidores parece ser la de una adquisición por parte de Vodafone, rebautizada en clave de humor como Vodafono. Al respecto, opiniones dispares, a juzgar por algunos testimonios de usuarios que aseguran que “como la compre Vodafone preparaos para facturación mal, cortes en la línea, servicios no contratados, atención al cliente pésima, subida de precios y 18 meses de permanencia”. A fin de cuentas, Vodafone volvió a ser en 2013 el operador móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.móvil peor valorado por sus propios clientes.

A pesar de estas posturas, no se puede generalizar la sensación de pesimismo, puesto que buena parte de los clientes de ONO también lo son ya de Vodafone, por lo que otros indican en los foros que “es una buena noticia, con esto tendría todo unido más barato y contando encima con los buenos precios de Vodafone”.

¿Quién es Liberty Global?

Sorprende que la comunidad de usuarios apenas haya generado comentarios acerca Liberty Global, a pesar de tratarse de uno de los mayores cableoperadores de Europa. Liberty Global ya ha protagonizado mega adquisiciones en el continente, como fue el caso, el año pasado, de Virgin Media en Reino Unido por casi 17.400 millones de euros.

Entonces, los temores de los usuarios se centraban en sus cruces de intereses comerciales al constituirse en el segundo operador de televisión por cable del país, por detrás de BSkyB de Rupert Murdoch. Un hecho que en nuestro país perdería relevancia puesto que Liberty Global acaba de vender a AMC, su división internacional de contenidos, que incluía Chello Multicanal, la mayor productora de canales temáticos en España (Hollywood, Cocina, Historia, Natura, Odisea...). Un año después de la compra, Virgin Media continúa con su oferta, no ha limitado las descargas y ni siquiera ha cambiado su nombre comercial en Reino Unido.

Nuestra opinión

La convergencia en el sector de las telecomunicaciones no sólo se está dando en la prestación de servicios (fijo, móvil, internet y televisión) sino también en los mismos operadores. Por este motivo, a pesar del anuncio de salida a Bolsa, no es descartable que, durante el proceso, Vodafone mejore su oferta o la propia Liberty lance su envite, recrudeciendo la competencia.

Por lo pronto, la opción de salir a Bolsa dota a ONO de un saneamiento económico –arrastra una deuda financiera de unos 3.300 millones de euros– y del capital necesario para, quizás, ser ella la que absorba a actores locales de fibra, como la asturiana Telecable o la gallega R.

En ese sentido, su venta también contribuiría a reforzar sus infraestructuras y ampliar el alcance de su fibra a la los hogares, así como presentar una oferta convergente más atractiva. ¿Mejorará Vodafone su oferta? Difícil, pues a los pagos compensatorios derivados de la ruptura del contrato ONO-Telefónica, socios desde hace tiempo, habría que sumar, quizás, los que Vodafone tendría que pagar a Orange por romper su acuerdo para desplegar fibra en España. Y, así, Jazztel resucita como otra posible adquisición para el operador británico.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 172 euros en tu ADSL con Kelisto

Compara todas las ofertas de Adsl y fibra

Ver ofertas