Todo lo que debes saber para elegir una hipoteca para segunda vivienda

Shutterstock 263323409

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

El interés, el plazo de amortización, el porcentaje máximo que se puede financiar… ¿son iguales en una hipoteca para segunda vivienda que en un préstamo para comprar una primera residencia? En Kelisto te damos la respuesta.

En la playa, en la montaña, en el pueblo… Son muchos los destinos en los que un consumidor puede plantearse adquirir una segunda residencia, es decir, un inmueble complementario al habitual que suele adquirirse pensando en los momentos de ocio, o bien, como inversión. Si ese es tu caso, es probable que necesites contratar una hipoteca para segunda vivienda. Eso sí, antes de hacerlo, existen una serie de elementos que tendrás que tener en cuenta.

Actualmente, son pocos los bancos que cuentan con un producto específico diseñado para adquirir una residencia complementaria a la habitual. Lo más frecuente es que los bancos adapten sus productos crediticios para el inmueble principal de forma que se conviertan en una hipoteca para segunda vivienda con un interés, un plazo de amortización y un porcentaje máximo de financiación específicos.

Para entender cuáles son las características de cualquier hipoteca para segunda vivienda, debes tener en cuenta una serie de aspectos relacionados, sobre todo, con el perfil del cliente que solicita uno de estos préstamos: 

  • En primer lugar, se trata de un consumidor de mayor edad y, habitualmente, con mayores ingresos y mayor estabilidad laboral
  • El usuario ya no compra la vivienda por necesidad, sino por razones de ocio o con intención de invertir, por lo que se presupone que la holgura económica para afrontar los pagos de una hipoteca para segunda vivienda es mayor y la posibilidad de que deje de pagar, menor.
  • El cliente que contrata una hipoteca para segunda vivienda puede aportar como garantía su primera residencia, algo que le puede ayudar a obtener mejores condiciones y a tener mayor capacidad de negociación con su entidad.

Teniendo en cuenta este contexto, resulta más sencillo entender cuáles son las características que distinguen a una hipoteca para segunda vivienda, frente a aquellas destinadas a la compra de la residencia habitual.

  • Interés: habitualmente, los préstamos para una segunda residencia solían cobrar un interés algo mayor que el de los productos diseñados para la compra de vivienda habitual. Sin embargo, a día de hoy, el diferencial que aplican es prácticamente el mismo.
  • Plazo de amortización: siempre es menor cuando la hipoteca está destinada a la compra de una segunda residencia. Por tanto, si lo normal es encontrarse con plazos máximos de hasta 30 años, en el caso de un segundo inmueble, lo más frecuente es encontrarse con ofertas que, como mucho, dejarán devolver el préstamo el 20 o 25 años.
  • Porcentaje máximo de financiación: en este aspecto también suele haber diferencias importantes. Si en una hipoteca para primera vivienda es habitual ver porcentajes del 80% e, incluso, del 100% (aunque ya no sean muy frecuentes), en los préstamos para una vivienda adicional sería muy extraño ver productos que financiaran más del 65-70%.

Además de analizar todos estos aspectos, recuerda que antes de contratar una hipoteca para segunda vivienda deberías hacer los mismos cálculos que tendrías que hacer si desearas contratar una destinada la adquisición de una residencia habitual. En concreto, es importante que realices una simulación para saber si serías capaz de seguir asumiendo el pago de tu cuota mensual en caso de que el euríbor volviera a máximos.

En mayo de 2015 el euríbor a 12 meses (que se usa como referencia en la mayoría de las hipotecas que se contratan en España) volvió a registrar un nuevo mínimo histórico al cerrar el mes en el 0,16%. Ahora bien ¿qué sucedería si este indicador volviera a los máximos de 2008 y superara el 5%?

Para saberlo, es conveniente que hagas cálculos. Imagina que has contratado una hipoteca para segunda vivienda a euríbor+1,29%. Eso significa que ahora estarías pagando un interés del 1,45%, lo que traduciría en una cuota de 469,7 euros al mes si pidieras 101.989 euros a tu banco, a devolver en 21 años (la hipoteca media en España, según el Instituto Nacional de Estadística).

En cambio, si el euríbor subiera al 5%, tu interés se quedaría en el 5,16%, lo que significa que tu cuota sería de 663,63 euros, un 41 % más. En este caso, ¿seguirías siendo capaz de pagarla?

Palabras clave: hipotecas Guía
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí