Claves para elegir una hipoteca para segunda vivienda

Shutterstock 103402622

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

La compra de la vivienda habitual suele ser, por el elevado importe que supone, la decisión económica más importante que toma una persona. Si las cosas van bien, son muchas las familias que se animan a adquirir una segunda residencia. Aunque son pocas las entidades bancarias que tienen productos específicos para financiar este tipo de inmuebles, lo que la mayoría sí hace es distinguir entre las condiciones que ofrece para un primer o un segundo inmueble. En Kelisto te explicamos cuáles son las principales características de una hipoteca para segunda vivienda.

La costa, la montaña, o un pueblo son algunos de los destinos en los que has podido plantearte adquirir una segunda residencia, es decir, un inmueble complementario al habitual que suele comprarse pensando en los momentos de ocio, vacaciones, o bien, como vivienda para desplazamientos de trabajo o inversión. Si ese es tu caso, es probable que necesites contratar una hipoteca para segunda vivienda. Eso sí, antes de hacerlo, existen una serie de elementos que tendrás que tener en cuenta.

Actualmente, son pocos los bancos que cuentan con un producto específico diseñado para adquirir una residencia complementaria a la habitual. Lo más frecuente es que los bancos adapten sus productos crediticios para el inmueble principal de forma que se conviertan en una hipoteca para segunda vivienda con un interés, un plazo de amortización y un porcentaje máximo de financiación específicos.

Para entender cuáles son las características de cualquier hipoteca para segunda vivienda, debes tener en cuenta una serie de aspectos relacionados, sobre todo, con el perfil del cliente que solicita uno de estos préstamos. Y es que, normalmente, se trata de un consumidor de mayor edad (el comprador de una segunda residencia suele tener más de 40 años, mientras que el perfil de quien adquiere una primera vivienda suele estar entre los 25 a 35 años,) con mayores ingresos y mayor estabilidad laboral.

El usuario ya no compra la vivienda por necesidad, sino por razones de ocio o con intención de invertir, por lo que se presupone que la holgura económica para afrontar los pagos de una hipoteca para segunda vivienda es mayor y la posibilidad de que deje de pagar, menor. Además, el cliente que contrata uno de estos préstamos puede aportar como garantía su primera residencia, algo que le puede ayudar a obtener mejores condiciones y a tener mayor capacidad de negociación con su entidad.

No obstante, también es necesario tener en cuenta las características propias de este tipo de inmuebles, que también van a influir en las condiciones de una hipoteca para segunda vivienda. Al ser inmuebles al ocio y tiempo libre, suelen estar situados en la playa o la montaña, lugares en los que, en caso de dificultad económica, resultará más difícil vender, ya que la demanda es menor que en una ciudad.

Asimismo, otro de los requisitos para adquirir una segunda vivienda es el de contar con una situación económica holgada. Al no ser una residencia necesaria, si la familia atravesase una mala racha económica, sería mucho más lógico que dejara de pagar la hipoteca para segunda vivienda de lo que lo sería hacerlo con la correspondiente a la primera.

Teniendo en cuenta este contexto, a lo que se suma que las segundas viviendas no están tan demandadas como las primeras y que la oferta no es tan amplia, resulta más sencillo entender cuáles son las características que distinguen a una hipoteca para segunda vivienda, frente a aquellas destinadas a la compra de la residencia habitual, así como el hecho de que los bancos no den el dinero de una forma más sencilla. ¿Y cuáles son esas características?

  • Interés: habitualmente, una hipoteca para segunda vivienda cobra un interés algo mayor que el de los productos diseñados para la compra de vivienda habitual. Sin embargo, esto ha ido cambiando y, a día de hoy, el diferencial que aplican las entidades bancarias a estos productos es prácticamente el mismo.
  • Plazo de amortización: siempre es menor cuando la hipoteca está destinada a la compra de una segunda residencia. Por tanto, si lo normal es encontrarse con plazos máximos de hasta 30 años, en el caso de un segundo inmueble, lo más frecuente es dar con ofertas que, como mucho, dejarán devolver el préstamo el 20 o 25 años. No obstante, hay excepciones y es posible encontrar alguna hipoteca para segunda vivienda que ofrece un periodo de amortización más amplio.
  • Porcentaje máximo de financiación: en este aspecto también suele haber diferencias importantes. Si en una hipoteca para primera vivienda es habitual ver porcentajes del 80% e, incluso, del 100% (aunque ya no sean muy frecuentes), en una hipoteca para segunda vivienda es muy extraño ver productos que financien más del 65-70%.

Además, los requisitos que te puede exigir el banco de cara a concederte una hipoteca para segunda vivienda también son diferentes que los que te pide para darte financiación para adquirir tu residencia habitual. Así, puesto que en este tipo de operaciones las entidades bancarias dan menos porcentaje del valor de tasación del inmueble, tendrás que disponer de unos mayores ahorros para poder hacer frente a la adquisición. En concreto, entre el 40% y el 50% del valor de la nueva vivienda, un 30-35% para cubrir la aportación inicial y otro 15% para cubrir los gastos derivados de la formalización del préstamo.

Asimismo, hay que tener presente que adquirir una residencia adicional requiere un esfuerzo económico extra. Y al no suponer una vivienda necesaria, el banco va a exigir que cuentes con un buen perfil financiero para garantizar el pago de la hipoteca para segunda vivienda y, por tanto, para aprobar tu solicitud de financiación. En este sentido, la entidad financiera valorará que tengas un salario alto, tu estabilidad laboral y tu capacidad de ahorro.

Qué hacer antes de contratar una hipoteca para segunda vivienda

Si consideras que cumples los requisitos, que puedes hacer frente al pago de las cuotas mensuales y estás decidido a solicitar una hipoteca para segunda vivienda, como siempre, te recomendamos que, antes de nada, compares las condiciones de las diferentes ofertas que hay en el mercado, con el objetivo de que optes por la mejor. El comparador de hipotecas de Kelisto te puede ayudar, ya que te facilitará la búsqueda de los productos de las principales entidades financieras del país.

Una vez conozcas las condiciones de cada hipoteca para segunda vivienda, es recomendable hacer una simulación, para conocer con detalle cómo afectará cada una a tus finanzas personales, comprobando desde el importe total que puedes llegar a pagar al final de la vida del préstamo, hasta la cuota que deberás abonar mes a mes. Y aquí es donde entra en juego el simulador de hipotecas, que te permitirá calcular distintos aspectos de tu hipoteca para segunda vivienda a partir de diferentes variables.

Cuando tengas claro cuál es el préstamo que más te interesa, es el momento de contactar con la entidad bancaria que la ofrece para que te dé la información completa sobre las condiciones de la hipoteca para segunda vivienda por la que te has decidido. Y es que, en ocasiones, las entidades no ponen toda la información a disposición del cliente hasta que no han manifestado de manera expresa su intención de contratar un préstamo hipotecario.  Por eso es muy importante pedir al banco un desglose de los costes de la hipoteca.

Con todos estos datos, es el momento de negociar las condiciones de tu hipoteca para segunda vivienda. No te olvides que en un préstamo hipotecario casi todo es negociable, especialmente todo lo relacionado con las comisiones. Negociar el tipo de interés es algo más complicado, pero también puedes intentarlo. Si haces ver a la entidad financiera que eres una persona con un perfil económico solvente, capaz de hacer frente a todos los pagos de una hipoteca para segunda vivienda, te resultará más sencillo que te mejoren las condiciones del préstamo y que te ofrezcan una hipoteca más barata.

En este sentido, si al suscribir tu hipoteca aportas como garantía adicional el inmueble en el que resides de manera habitual, es muy probable que mejoren las condiciones de tu nuevo préstamo hipotecario. Asimismo, cuanta más garantías ofrezcas al banco, mayor porcentaje de financiación podrás conseguir.

Recuerda también que una buena opción para conseguir las mejores condiciones para tu hipoteca para segunda vivienda es decantarte por una residencia que forme parte del stock de inmuebles de la entidad bancaria.

Una vez hayas logrado cerrar con el banco todas las condiciones de tu hipoteca para segunda vivienda, pídele a la entidad financiera que te facilite una oferta vinculante. En este documento, el banco debe detallar todas las características del préstamo por escrito y su validez no puede ser inferior a diez días hábiles a partir de su fecha de entrega. En esta oferta estará especificado el capital del préstamo, el plazo de amortización, los intereses ordinarios, las comisiones que conlleva el préstamo, los gastos que deberá abonar el solicitante para formalizar la hipoteca,  el valor de los intereses de demora y las causas de resolución del préstamo hipotecario.

 

 

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí