Consejos para elegir una hipoteca de autopromotor

Shutterstock 206266147

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

¿Estás pensando en construir tu propia casa? En ese caso, tendrás que contratar una hipoteca de autopromotor, un préstamo específico para este fin que presenta algunas diferencias con la financiación tradicional para la compra de vivienda.

¿Qué es una hipoteca de autopromotor?

Es un préstamo diseñado específicamente para quienes quieran construir su propia vivienda. Por tanto, se trata de un producto de financiación que guarda un cierto parecido con las hipotecas tradicionales, pero que tiene otros rasgos propios que es necesario conocer antes de decidirse por una oferta concreta.

Ahora bien, en muchos casos, los bancos no tienen en su catálogo de productos una oferta de hipoteca de autopromotor determinada, sino que adaptan los productos tradicionales para compra de vivienda al proyecto y la situación económica que les presente el cliente.

¿Qué requisitos exigen los bancos para pedir una hipoteca de autopromotor?

Además de presentar la documentación sobre tu situación económica y el  proyecto para el que necesitas la hipoteca de autopromotor, las entidades te exigirán una serie de requisitos para concederte financiación:

  • Que seas propietario del terreno en el que deseas construir la vivienda y que constes como tal en el Registro de la Propiedad
  • Que dispongas de un presupuesto de ejecución
  • Que el Ayuntamiento correspondiente te haya otorgado la licencia de construcción y que la hayas abonado
  • Que tu proyecto haya sido sellado por el Colegio de Arquitectos que corresponda

¿Qué características tienen?

Tanto las entidades que disponen de una oferta específica de hipoteca de autopromotor como aquellas que adaptan sus préstamos tradicionales a este fin suelen ofrecer unas condiciones muy en línea de las que se pueden encontrar en el mercado. Es decir, este tipo de hipotecas suelen conceder financiación para un máximo del 80% del valor de tasación del proyecto, en un plazo de unos 30 años y, en algunos casos, con la posibilidad de disfrutar de un período de carencia.

En la mayoría de las ocasiones, si un consumidor quiere conocer las características específicas de una hipoteca de autopromotor tendrá que acudir a su entidad y presentar un proyecto concreto ya que lo habitual es que los bancos no anuncien este tipo de ofertas. Lo normal es que muchos de ellos la diseñen adaptada a las necesidades del cliente.

¿Qué cuestiones hay que analizar antes de elegir una hipoteca de autopromotor?

A la hora de contratar una hipoteca de autopromotor, hay que tener en cuenta prácticamente los mismos elementos que sería necesario considerar a la hora de contratar cualquier otro préstamo hipotecario:

  • El diferencial: en el caso de que la contrates a tipo variable, la entidad calculará el interés a pagar sumando un porcentaje determinado (el diferencial) al euríbor a un año, que es el principal índice de referencia de las hipotecas que se firman en España. Por tanto, cuanto menor sea ese diferencial, menor será la cuota que tendrás que pagar.

 

  • Las comisiones: una hipoteca de autopromotor suele tener unas comisiones algo más elevadas que los préstamos que tradicionalmente se ofrecen para la compra de vivienda. Antes de elegir es esencial que te fijes, sobre todo, en las comisiones de apertura (la que pagarás al contratar el préstamo) y las de amortización anticipada total o parcial, es decir, las que te cobrará tu banco cuando decidas pagar por anticipado parte de la deuda que todavía tienes pendiente.

 

  • La vinculación: al igual que sucede con los préstamos para la compra de vivienda, las entidades también requerirán que contrates productos extra si quieres disfrutar de un diferencial reducido. Analiza bien cuáles son esos productos y, sobre todo, qué coste tienen. Si un día tienes que renunciar a ellos, el diferencial de tu hipoteca de autopromotor subirá y, con ello, la cuota que pagas cada mes.

 

  • Cualquier otro elemento que se incluya en su letra pequeña, como las cláusulas suelo: aunque a día de hoy no es habitual, el contrato podría contener algún tipo de cláusula abusiva. Por esto, antes de firmar el préstamo debes leer detenidamente y, en caso de duda, consultar con un experto. 
Palabras clave: Guía hipotecas
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí