Todo lo que debes saber sobre la prórroga de la suspensión de los desahucios

Shutterstock 47504143

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

La Ley de la Segunda Oportunidad ha ampliado hasta 2017 el período de suspensión de los lanzamientos sobre viviendas y ha añadido nuevos supuestos para que los hipotecados puedan acogerse a esta posibilidad.

En mayo de 2013, entró en vigor la Ley de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de la deuda y alquiler social. Esta normativa establecía que se suspenderían, durante dos años, los desahucios de aquellas personas que estuvieran en situación de especial vulnerabilidad. Con la Ley de la Segunda Oportunidad, esta legislación experimentará dos cambios:

1. El plazo de suspensión de los desahucios se amplía dos años más, es decir, hasta 2017

2. Cambian los requisitos que deben cumplir los hipotecados:

a. Los requisitos que tienen que ver con su situación de vulnerabilidad:Se mantienen los mismos que había hasta ahora, y se añade uno más: que el hipotecado sea mayor de 60 años. En resumen, el deudor tendría que encontrarse en una de estas circunstancias:

  • Familia numerosa
  • Unidad familiar monoparental con dos hijos a cargo
  •  Unidad familiar de la que forme parte un menor de tres años
  •  Unidad familiar en la que alguno de sus miembros tenga declarada una discapacidad superior al 33%, situación de dependencia o enfermedad que le impida trabajar
  •  Unidad familiar en la que el hipotecado se encuentre en situación de desempleo y haya agotado las prestaciones por desempleo
  • Unidad familiar con la que convivan, en la misma vivienda, una o más personas que se encuentren en situación de discapacidad, dependencia, enfermedad grave que les incapacite para trabajar
  •  Unidad familiar en que exista una víctima de violencia de género
  • El deudor es mayor de 60 años

b. Los requisitos que tienen que ver con su situación económica:

Con la nueva ley, los hipotecados tendrán que cumplir con cuatro exigencias, tal y como ocurría hasta ahora. La única que cambia es la que tiene que ver con los ingresos máximos: si hasta ahora se ponía como límite que estos ingresos no superaran en tres veces el IPREM anual de 12 pagas, ahora se amplía hasta cuatro veces el IPREM anual de 14 pagas. Es decir, se pasa de un máximo de 19.170,39 euros a 22.365,42 euros al año.

En resumen, los requisitos económicos que habría que cumplir para acogerse a la paralización de un desahucio son:

I. Que los ingresos de la unidad familiar no superen el triple del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) anual de 14 pagas, es decir, que no sobrepasen los 22.365,42 euros. El límite se ampliará hasta cuatro o cinco veces el IPREM en determinadas circunstancias (discapacidad, dependencia, etc)

II. Que en los cuatro años previos a solicitar la paralización del desahucio hayan sufrido una “alteración significativa” de sus circunstancias económicas: a efectos prácticos, eso significa que el esfuerzo que tiene que hacer la familia para pagar la hipoteca, en relación a su renta, se haya multiplicado por 1,5

III. Que la cuota de la hipoteca supere el 50% de los ingresos netos de la familia

IV. Que el préstamo se hubiera solicitado para pagar la única vivienda que el hipotecado tuviera en propiedad

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí