Una casa en 3D de la que salen por la chimenea un par de monedas de un euro

¿En qué consiste la moratoria de hipotecas por el coronavirus?

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata
  • La moratoria de hipotecas por la crisis del coronavirus se amplía a autónomos y propietarios de viviendas alquiladas, y se extiende a los préstamos y créditos sin garantía hipotecaria. 

El goteo de medidas por la crisis del coronavirus continúa. Tras decretarse el estado de alarma –que limita los movimientos solo a algunas actividades cotidianas, como ir al banco-, y presentarse un primer paquete de iniciativas para paliar el impacto económico del COVID-19 entre las que figura, como ya sucedió en Italia, una moratoria de las hipotecas, el Gobierno aprobó ayer un nuevo conjunto de medidas que incluye algunas novedades importantes:

  • La posibilidad de que los autónomos se acojan a la moratoria de hipotecas para aplazar las deudas relativas a locales comerciales, oficinas, etc.
  • La opción de que aquellos propietarios que tengan una vivienda alquilada (y con hipoteca) también se beneficien de la moratoria hipotecaria.
  • Una nueva moratoria para créditos y préstamos personales.

¿Qué es una moratoria de hipotecas?

Una moratoria de hipotecas –o de cualquier otro préstamo- consiste, en pocas palabras, en ofrecer al cliente la posibilidad de aplazar los pagos de la hipoteca durante un período de tiempo. En el caso de la moratoria aprobada ayer por el Gobierno, ese plazo será de un mes.

¿Qué requisitos hay que cumplir para acogerse a la moratoria de hipotecas por el coronavirus?

La moratoria de hipotecas por el coronavirus está pensada, según consta en el Real Decreto aprobado por el Ejecutivo, para deudores en situación de “vulnerabilidad”. Por tanto, no se tratará de una moratoria universal, sino que solo será de aplicación para:

  • Trabajadores por cuenta ajena o autónomos
  • Hipotecas sobre la vivienda habitual,  sobre inmuebles vinculados a la actividad económica que desarrollen los trabajadores autónomos (profesionales o empresarios) y sobre viviendas distintas a la habitual en situación de alquiler para las que el deudor hipotecario, propietario y arrendador, haya dejado de percibir la renta.

Además de cumplir con uno de los parámetros anteriores, será necesario que quienes pidan la moratoria de hipotecas por el COVID-19  se encuentren dentro de determinados parámetros económicos y familiares. En resumen, estos son los requisitos que se deben cumplir para poder acogerse a la moratoria de hipotecas por el coronavirus:

  • Que el deudor haya pasado a estar en situación de desempleo o, en caso de ser empresario o profesional, sufra una pérdida “sustancial” de sus ingresos o una caída “sustancial” de sus ventas.
  • Que los ingresos de los miembros de la unidad familiar no superen, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (IPREM). Este límite se incrementará en 0,1 veces por cada hijo a cargo (o en 0,15 veces si la unidad familiar es monoparental) o por cada persona mayor de 65 años que sea miembro de la unidad familiar. El límite subirá a cuatro veces el IPREM si la familia tiene un miembro con discapacidad superior al 33%, dependencia o enfermedad que le incapacite, o a cinco veces el IPREM si la persona a cargo tiene parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual, entre otros supuestos.
  • Que la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, representen el 35% (o más) de los ingresos netos de todos los miembros de la unidad familiar.
  • Que se haya producido una “alteración significativa” de las circunstancias económicas de la unidad familiar como consecuencia de la emergencia sanitaria, lo que pasa por uno de estos supuestos:

1. Que el esfuerzo que supone la carga hipotecaria en los ingresos del hogar se haya multiplicado, al menos, por 1,3.

2. Que se haya producido una caída “sustancial” de las ventas (al menos del 40%).

Cómo pedir la moratoria de hipotecas por el coronavirus

Para pedir la moratoria de hipotecas por el coronavirus, tendrás que dirigirte a tu banco y presentar una serie de documentos que certifiquen que cumples con los requisitos previstos por ley:

  • Si te has quedado en paro, un certificado de la entidad que gestione tus prestaciones donde se indique cuánto cobras cada mes.
  • Si eres un trabajador por cuenta propia (un autónomo), un certificado de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria –o el órgano competente en cada comunidad- que indique el cese de la actividad.
  • Para indicar el número de personas que viven en tu hogar (y sus particularidades)  deberás presentar el libro de familia (o documento que acredite la pareja de hecho), el certificado de empadronamiento de cada persona y la declaración de discapacidad, dependencia o incapacidad en caso de que fuera necesario.
  • Para indicar que eres titular de la casa, una nota simple de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar, y las escrituras de compraventa y de la hipoteca.
  • Una declaración en la que certifiques que cumples con los requisitos que impone la ley.

Una vez solicitada, tu banco tendrá 15 días para concederte la moratoria de hipoteca por la crisis del COVID-19.

¿Qué alternativas tienes si no puedes pedir la moratoria de hipotecas por el coronavirus?

Si no cumples con los requisitos para pedir la moratoria de hipotecas por el coronavirus, tienes dos alternativas para aplazar tus pagos:

Pedir una carencia de hipoteca

Tal y como te explicamos en detalle en nuestro artículo sobre qué es la carencia de una hipoteca, este mecanismo te permitirá disponer de un período en el que pagarás menos cada mes. Las carencias pueden ser de dos tipos:

  • Carencia total: con esta modalidad, no pagarás nada, ni capital ni intereses.
  • Carencia parcial: solo pagarás intereses al banco, pero no tendrás que devolver el capital mientras dure este período.

Para poder solicitar una carencia de hipoteca, la opción de solicitar este mecanismo debería constar en tu contrato, aunque también puedes intentar negociarlo de tú a tú con tu banco.

En caso de que, teniendo en cuenta de lo ocurrido con la crisis del coronavirus, estés pensando en contratar una hipoteca con carencia de cara a cubrirte ante cualquier imprevisto futuro, en Kelisto hemos rastreado el mercado para seleccionar los bancos que ofrecen hipotecas con carencia inicial, o bien en sus ofertas para particulares o bien en las de autopromotor (lo cual podría facilitarte negociar esta alternativa, aunque compres tu vivienda a un tercero).

HIPOTECAS VARIABLES CON CARENCIA

Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos ≥ 3.000€)

Producto Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos ≥ 3.000€) de

Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos ≥ 3.000€)

Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos 1.200-3.000€)

Producto Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos 1.200-3.000€) de

Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos 1.200-3.000€)

Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos ≤ 1.200€)

Producto Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos ≤ 1.200€) de

Hipoteca Sin Comisiones Variable (ingresos ≤ 1.200€)

Hipoteca Vamos Variable (más de 150.000€)

Producto Hipoteca Vamos Variable (más de 150.000€) de

Hipoteca Vamos Variable (más de 150.000€)

Hipoteca Variable

Producto Hipoteca Variable de

Hipoteca Variable

Hipoteca Triodos Variable

Producto Hipoteca Triodos Variable de

Hipoteca Triodos Variable

HIPOTECAS FIJAS CON CARENCIA

Hipoteca Sin Comisiones Fija (ingresos ≥ 3.000€)

Producto Hipoteca Sin Comisiones Fija (ingresos ≥ 3.000€) de

Hipoteca Sin Comisiones Fija (ingresos ≥ 3.000€)

Hipoteca Sin Comisiones Fija (ingresos 1.200-3.000€)

Producto Hipoteca Sin Comisiones Fija  (ingresos 1.200-3.000€) de

Hipoteca Sin Comisiones Fija (ingresos 1.200-3.000€)

Hipoteca Sin Comisiones Fija (ingresos ≤ 1.200€)

Producto Hipoteca Sin Comisiones Fija (ingresos ≤ 1.200€) de

Hipoteca Sin Comisiones Fija (ingresos ≤ 1.200€)

Hipoteca Fija

Producto Hipoteca Fija de

Hipoteca Fija

Ampliar el plazo de amortización de tu hipoteca

Ampliar el plazo de amortización de una hipoteca te permitirá reducir la cuota que pagas cada mes, por lo que puede ser una alternativa a la carencia de una hipoteca. Eso sí, esta opción tiene algunos inconvenientes:

  • Al alargar el plazo de devolución, también aumentarán los intereses que tendrás que pagar a tu banco.
  • Para poder alargar el plazo tendrás que realizar una novación de la hipoteca (es decir, un cambio de condiciones), lo que implica una serie de gastos: costes de notario y registro (que están bonificados por ley) y una comisión por novación que puede aplicar el banco y que tiene un límite máximo del 0,1% del capital que esté pendiente de amortizar.

¿Qué diferencia hay entre una moratoria de hipotecas y una carencia?

Como concepto, la moratoria de hipotecas es muy similar a la carencia: con ambas se consigue el aplazamiento del pago de una hipoteca. Ahora bien, en el caso de la moratoria de hipotecas por el COVID-19 que prevé aprobar el Gobierno, estaríamos ante un caso con algunas diferencias:

  • La carencia de una hipoteca es una ventaja que ofrecen los préstamos de algunos bancos, que se puede negociar individualmente con cada entidad o que se puede solicitar por motivos de vulnerabilidad económica. En cambio, la moratoria por el COVID-19, es el Gobierno quien la impone, siempre que se cumplan ciertos requisitos.
  • Normalmente, las hipotecas con carencia suelen ofrecer un aplazamiento de los pagos de hasta 18 o 24 meses. En el caso de la moratoria de hipotecas por el coronavirus, la medida solo se aplicará, inicialmente, durante un mes.
  • En el caso de la carencia de hipotecas, existen dos versiones a aplicar: la parcial (en la que solo se pagan intereses, pero no capital) y la total (en la que no se paga nada). Todo hace pensar que la moratoria de hipotecas por el COVID-19 eximiría totalmente del pago de las cuotas a los afectados por esta crisis, por lo que se asemejaría más a una carencia total que a una parcial.
  • Lo que ocurre después de la moratoria de hipotecas por el coronavirus depende de lo establecido por el Gobierno: por ejemplo, no se podrán devengar intereses por el tiempo que dure la moratoria y tampoco se podrá cobrar un interés distinto al habitual durante este aplazamiento del pago.  En el caso de las carencias de hipotecas, el plazo total de devolución no aumenta, por lo que la cuota que se paga cuando termina ese período, aumenta. Además, en este caso, los bancos tienen libertad para exigir requisitos extra al cliente durante el tiempo que dure: por ejemplo, pueden subir el interés que cobran (en el caso de las parciales) o pedir una vinculación extra. 

Moratoria de hipotecas en Italia: ¿es la misma medida que se va a tomar en España?

A falta de saber más detalles sobre la moratoria de hipotecas por el coronavirus que aprobará hoy el Gobierno, lo que sí sabemos características y los requisitos del aplazamiento que se ha puesto en marcha en Italia. En el país transalpino, quienes se acojan a esta medida no pagarán capital ni intereses durante un plazo de hasta 18 meses. En concreto:

  • En las hipotecas variables, la parte del interés correspondiente al euríbor correrá a cargo de un mecanismo estatal denominado Fondo de Solidaridad para las hipotecas.
  • En las hipotecas variables y fijas, el resto de gastos (es decir, el capital y el diferencial o interés fijo) correrán a cargo del cliente, pero no se abonarán hasta que no venza la moratoria.

Para poder acogerse a la moratoria de las hipotecas en Italia, los ciudadanos tendrán que cumplir con varios requisitos:

  • Debe tratarse de una hipoteca para primera vivienda.
  • Debe quedar más de un año de plazo para la devolución de la deuda.
  • El importe que quede por pagar no debe ser superior a 250.000 euros
  • Los ingresos de las familias solicitantes no deben superar los 30.000 euros.
  • Los solicitantes deben haberse quedado sin empleo (o haber visto reducida su jornada laboral) durante un mínimo de 30 días.
  • Los solicitantes no deben haber tenido retrasos en el pago de la cuota por más de 90 días consecutivos.

¿En qué consiste la nueva moratoria de los préstamos o créditos sin garantía hipotecaria?

El paquete de medidas económicas aprobado ayer por el Gobierno también incluye una moratoria de los préstamos o créditos sin garantía hipotecaria lo que afecta, por ejemplo, a las cuotas de un préstamo personal o de una tarjeta de crédito.

Los requisitos para acogerse a la moratoria de préstamos y créditos -que tendrá una duración de tres meses- son prácticamente los mismos que los de la moratoria hipotecaria, aunque con un supuesto adicional: que el consumidor afectado tuviera varias deudas con distintos acreedores que supongan (en total) el 35% de los ingresos de la unidad familiar y que el esfuerzo para pagarlas se hubiera multiplicado por 1,3 con motivo de la crisis del coronavirus.

Otros artículos que te pueden interesar:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata