El BCE deja los tipos en mínimos históricos: ¿cómo te afecta?

Shutterstock 203155351

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

El Banco Central Europeo (BCE) baja por sorpresa los tipos de interés y aprueba varias medidas extraordinarias para impulsar la economía de la zona euro. Descubre qué consecuencias podrían tener estos cambios en tu día a día.

El primer jueves de cada mes, los “jefes” del Banco Central Europeo (es decir, su Consejo de Gobierno, con Mario Draghi a la cabeza) se reúnen en Fráncfort para tomar medidas sobre la política monetaria de la eurozona. Antes de que Draghi haga su tradicional aparición en rueda de prensa para anunciar el resultado de este encuentro, las quinielas sobre lo que ocurrirá no dejan de producirse. Y en muchos casos aciertan. Sin embargo, el presidente del BCE logró dejar ayer a muchos con la boca abierta al anunciar una serie de iniciativas que pocos esperaban.

En Kelisto, hemos analizado cuáles son esas medidas, por qué el BCE ha decidido ponerlas en marcha y, sobre todo, cuáles son las consecuencias que tendrán (o deberían tener) en el día del consumidor.

¿Qué medidas ha tomado el BCE? ¿Con qué intención?

1. Los tipos de interés caen a mínimos históricos:

Esta ha sido la primera sorpresa que dio ayer el BCE. Solo tres meses después de que anunciara un recorte de los tipos de interés del 0,25% al 0,15%, la institución volvió a dar un nuevo tijeretazo que los situará en el 0,05%, y parece que será el último. Según Mario Draghi, con esta caída, los tipos ya han tocado fondo.

En la práctica, este recorte de los tipos significa que a los bancos les saldrá más barato “comprar” dinero. Por tanto, tendrán más efectivo (y a mejores precios) para prestar en forma de créditos a familias y empresas. De esa forma, el BCE pretende lograr que llegue más dinero a la economía real, que el consumo y la inversión vuelvan a activarse y que sucedan dos cosas: que se impulse el crecimiento y que se huya de la tan temida deflación, es decir, la bajada generalizada de los precios.  

2. La facilidad de depósito vuelve a caer

Los bancos de la zona euro pueden depositar su dinero en el BCE y recibir a cambio unos intereses, como sucede cuando un consumidor hace lo mismo en su entidad financiera. Hasta ahora, esos intereses eran positivos, pero desde el pasado mes de junio, el BCE decidió pasar al lado contrario: es decir, en lugar de pagar a los bancos un interés por dejar su dinero “guardado” en la institución, les empezó a cobrar por ello. De esa forma, buscaba animarles a no dejarlo ahí y a emplearlo en dar créditos a familias y empresas.

En la reunión de ayer, el BCE decidió volver a actuar en esta línea y redujo aún más esa facilidad de depósito: si hace tres meses la había dejado en el -0,10%, ahora esa tasa pasará al –0,20%, una penalización aún mayor para lograr ahuyentar a las entidades.

3. El BCE anuncia que comprará deuda de los bancos

La tercera gran medida para lograr que el crédito vuelva a la economía real –y, por tanto, que se reactive el crecimiento y que los precios dejen de caer- es la de comprar deuda de los bancos. El BCE ha explicado que adquirirá  bonos de titulización de activos de alta calidad y de bonos garantizados a partir del mes de octubre. ¿Qué significa eso? Que liberará a las entidades financieras de parte de la deuda que tienen y, por tanto, del riesgo que ella implica. ¿Con qué intención? Con la de aligerar el peso que ello supone y lograr que se concedan más préstamos a los hogares y a las empresas.

¿Qué ha impulsado al BCE a tomar estas medidas?

Hay dos motivos fundamentales que explican los cambios anunciados hoy por Mario Draghi:

  • En primer lugar, la economía de la zona euro sigue sin recuperarse. Los últimos datos de crecimiento de las tres grandes potencias europeas (Alemania, Francia e Italia) siguen sin ser positivos y la propia institución ha revisado a la baja (en una décima) sus previsiones de crecimiento para toda la eurozona: según sus cálculos, 2014 cerrará con un avance del 0,9% y el 2015, del 1,6%.

  • En segundo lugar, el riesgo de deflación sigue planeando sobre la eurozona: el BCE teme que los precios –en lugar de subir a un ritmo del 2%, que es el objetivo que siempre desea mantener la institución- caigan. Es lo que se conoce como deflación, un fenómeno nada beneficioso para la economía. ¿El motivo? Entre otras cosas, ante la esperanza de que los precios sigan cayendo, los consumidores suelen posponer sus decisiones de compra, algo que ralentiza el crecimiento económico. Además, provoca que las empresas vean reducidos sus márgenes y que las deudas sean más difíciles de devolver, por lo que aumentaría la morosidad que sufre la banca.

¿Cómo me afecta?

1. Pagarás menos por tu hipoteca

El euríbor –el índice que usan como referencia la mayoría de los préstamos hipotecarios en España- se mueve al mismo ritmo que siguen los tipos de interés. Por tanto, la bajada anunciada por el BCE debería provocar un descenso en este indicador y, por tanto, una reducción en tu cuota mensual cuando tu banco te la revise, tal y como te avanzamos en Kelisto. Eso sí, dado que el euríbor ya está en niveles muy bajos, el ahorro no será demasiado importante.

2. Conseguir un préstamo debería ser más sencillo

Todas las medidas que ayer anunció la institución presidida por Mario Draghi tienen un punto en común: lograr que se abra el grifo del crédito y, con ello, que se reactive la economía. De ahí, que una de las previsibles consecuencias es que sea más sencillo lograr financiación. No obstante, no hay que olvidar que el BCE lleva meses tratando de conseguir este objetivo sin demasiado éxito.

3. Los depósitos y cuentas de ahorro ofrecerán una menor rentabilidad

La reducción de los tipos de interés siempre tiene una contrapartida negativa para los pequeños ahorradores: la remuneración que ofrece la banca por depósitos y cuentas de ahorro cae ya que, si las entidades logran dinero a un precio más barato, también pagarán menos al consumidor.

4. Otras consecuencias negativas para el consumidor

Como ya te explicamos en Kelisto, el hecho de que el BCE cobre a los bancos por dejar su dinero “parado” en la propia institución podría tener su impacto sobre los particulares. El pasado mes de junio, la Federación Europea de Bancos (EBF) ya alertó de que las entidades podrían repercutir ese coste extra sobre sus clientes. No obstante, dado que se trata de una medida muy novedosa, la organización no llegó a concretar de qué forma podrían trasladarse esos gastos al consumidor. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí