¿Cuánto cuesta cambiar las condiciones de una hipoteca?

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata
  • Negociar con tu banco un cambio en el interés o en el plazo de devolución de tu hipoteca (es decir, realizar una novación) no sale gratis. En Kelisto, hemos echado cuentas para que sepas si esta operación merece la pena.

Si firmaste una hipoteca hace un par de años, es muy probable que estés pagando un interés muy superior al que tendrías que abonar si hubieras dado el paso ahora. De media, las mejores hipotecas que se ofrecían por aquel entonces aplicaban un diferencial que rondaba el 2% mientras que, a día de hoy, las ofertas más atractivas apenas superan el 1%.

En un caso como este, tienes dos opciones para mejorar las condiciones de tu préstamo: realizar una subrogación hipotecaria (es decir, cambiar tu hipoteca a otro banco donde te ofrezcan mejores condiciones) u optar por una novación, es decir, negociar con tu propia entidad un cambio en las condiciones de tu préstamo. Normalmente, la novación suele ser algo más barata que la subrogación, aunque todo depende del tipo de modificaciones que quieras hacer y de lo que diga el contrato que firmaste en su día.

Para que tengas claro cuánto puede costarte y si realmente merece la pena, en Kelisto hemos analizado cuánto te costará realizar una novación de tu hipoteca.

¿Qué condiciones puedes cambiar con la novación de tu hipoteca?

La novación permite cambiar distintos aspectos de un contrato hipotecario y, dependiendo de la modificación que se realice, implica unos trámites y unos gastos distintos. Eso sí, el coste de realizar esta operación es menor al de formalizar una hipoteca, siempre que las variaciones se refieran a:

1. La ampliación o reducción del importe que queda por pagar

En caso de que necesites más dinero para hacer frente a algunos gastos, podrás solicitar que tu banco amplíe la cantidad concedida mediante una novación.

2. Cambios en el plazo de devolución

Si necesitas rebajar la cuota que pagas cada mes, puedes solicitar a tu entidad que amplíe el plazo de devolución de tu hipoteca realizando una novación. Eso sí, tal y como te contamos en Kelisto, recuerda que alargar el período de devolución provocará que los intereses que tienes que devolver al banco se disparen, de media, entre un 40% y un 57%.

3.  Modificaciones en el interés  

La novación hipotecaria te permitirá, por ejemplo, pedir a tu banco que rebaje el diferencial que estás pagando o que convierta una hipoteca de tipo variable en una de tipo fijo. Debes tener en cuenta que, si lo único que quieres es negociar una rebaja en el diferencial tendrás una ventaja extra con respecto a cualquier otro cambio: no tendrás que hacer una nueva escritura, lo que rebajará considerablemente el coste de la operación.

4. Variaciones en el método de amortización y otras condiciones financieras del préstamo

La novación de una hipoteca es la solución para quienes quieran, entre otras cosas, cambiar su sistema de amortización: por ejemplo, si quisieras pasar de un método francés (en el que las cuotas son constantes y se pagan los intereses al principio) a uno alemán (con cuotas variables y el que se va amortizando el capital concedido cada mes).

5. La modificación de las garantías personales

Por ejemplo, si quisieras realizar un cambio en los avalistas de tu préstamo hipotecario, tendrías que recurrir a una novación.

¿Qué requisitos debes cumplir para negociar la novación de tu hipoteca?

Al igual que sucede con la subrogación hipotecaria, tu banco no está obligado a dar luz verde a una novación. Por tanto, es importante que acudas a negociar cumpliendo con varias condiciones.  Por ejemplo, te será de gran ayuda que estés al corriente de todos tus pagos, que hayas pagado varios años del préstamo (al menos, tres) y que hayas destinado el importe de tu hipoteca a la compra de tu vivienda habitual.

¿Qué gastos tiene?

El coste de la novación de una hipoteca puede variar dependiendo de muchos factores: de lo que diga el propio contrato firmado por el consumidor, de la cantidad que falte por devolver al banco e, incluso, de la comunidad autónoma donde se realice la operación.

1. Comisión por modificación/novación

Al igual que pasa con otras operaciones o servicios bancarios, las entidades tienen libertad para fijar las comisiones que cobran por la novación de una hipoteca. Por tanto, en el mercado podrás encontrar ofertas como la Hipoteca Naranja de ING Direct, que no aplica ningún coste por este trámite, y otras como la de BBVA, que cobra un 2%, con un mínimo de 901,52 euros, según consta en su folleto de tarifas.

Hipoteca Naranja

Hipoteca Naranja

ING

Más detalles Menos detalles

Periodo inicial
-
% máximo concedido
80,0 %
Importe mínimo financiado
50000,0 €
Importe máximo financiado
-
Comisión estudio
0 €
Comisión cancelación
0 €
Comisión amortización anticipada
0 €
Domiciliar nómina
Contratación seguro vida
Contratación seguro hogar
Contratación plan pensiones
No
Contratación otros
No

Hipoteca BBVA

Hipoteca BBVA

BBVA

Más detalles Menos detalles

Periodo inicial
12 meses
% máximo concedido
80,0 %
Importe mínimo financiado
-
Importe máximo financiado
-
Comisión estudio
0 €
Comisión cancelación
0 €
Comisión amortización anticipada
0 €
Domiciliar nómina
Contratación seguro vida
Contratación seguro hogar
Contratación plan pensiones
Contratación otros
No

Ahora bien, la normativa actual impone un límite cuando la novación se refiere a la ampliación del plazo de la hipoteca: en ese caso, los bancos no podrán cobrar más del 0,1% de la deuda que el consumidor tenga pendiente.

2. Nueva escritura, gastos de registro, impuestos y tramitación

a) Escritura

Si lo que quieres es modificar el plazo de amortización (por ejemplo, para ampliarlo) o el capital que te ha concedido el banco (porque necesitas más dinero), será necesario realizar una nueva escritura, una tarea de la que se encargará una notaría.

En las novaciones, el gasto de esta escritura cuenta con distintas bonificaciones que marca la ley, por lo que tendrás que pagar menos que cuando compraste tu vivienda.

Para una hipoteca con una deuda pendiente de 100.000 euros, el coste de realizar la escritura de novación rondaría los 90 euros.

b) Registro

Dado que la novación implica cambios en tu hipoteca, será necesario que el préstamo se vuelva a inscribir en el Registro. En este caso, también existen bonificaciones fijadas por la legislación actual, por lo que el gasto será menor que el que tuviste que asumir al hipotecarte por primera vez. Para un ejemplo como el anterior (hipoteca con una deuda pendiente de 100.000 euros) el coste rondaría los 80 euros.

c) Impuestos

Cuando realizas una novación hipotecaria, Hacienda te exige el pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) si lo que deseas es aumentar el dinero concedido por tu banco. En ese caso, tendrás que pagar un porcentaje del capital que se va a incrementar, que varía en función de la comunidad autónoma donde se encuentre la vivienda. Normalmente, oscila entre el 0,5% y el 1,5%. Por tanto, si quisieras aumentar la cantidad concedida por tu banco en 10.000 euros, tendrías que pagar entre 50 y 150 euros.

d) Gestoría

Recurrir a una gestoría para realizar todos los trámites que implica una novación no es obligatorio, pero sí suele ser la solución más habitual por la complejidad que implican el papeleo que hay que realizar.  Al contrario de lo que sucede con los gastos de notaría o de registro, el coste de la gestoría no está regulado por ley y tampoco depende del dinero que te quede por pagar o del que desees pedir demás. Ahora bien, lo habitual es que la tarifa que te apliquen ronde los 100-150 euros.

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata