Consejos fiscales para terminar el año

Shutterstock 224295640

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

El final del año y el comienzo del nuevo ejercicio son buenas fechas para hacer algunos movimientos en tus finanzas que te permitan ahorrar en tu factura con Hacienda. En Kelisto, te damos las claves para que sepas qué es lo que puedes hacer. 

Quedan pocas semanas para que termine el año y es posible que te plantees si aún puedes hacer algo para lograr deducciones en tu declaración de la renta. Revisar tu situación fiscal, además de lícito, es un hábito muy recomendable para ahorrar. Además, este año es todavía más importante ya que, con la reforma fiscal que entrará en vigor el 1 de enero, existen nuevas posibilidades de recortar tu factura con Hacienda. Veamos en qué casos:

1. Amortiza parte de tu hipoteca

La amortización anticipada de una hipoteca consiste en devolver antes de tiempo parte de la deuda que mantienes con tu entidad, ya sea de forma total (si finiquitas todo el préstamo pendiente) o parcial (si sólo abonas una parte de lo que debes). Con la entrada en vigor de la reforma fiscal, quienes quieran realizar este tipo de operaciones tendrán que tomar nota.

Más allá de los beneficios fiscales que se puedan lograr a final de año, amortizar la hipoteca siempre es recomendable para ahorrar en el pago de intereses. Si, en un momento determinado, una persona hipotecada cuenta con un dinero extra que quiere dedicar amortizar su deuda, podrá optar por reducir cuota o plazo. Como ya te contamos en Kelisto, reducir el plazo suele ser la opción más ventajosa, aunque todo dependerá de tus circunstancias particulares.

Hasta ahora, quienes hubieran comprado una casa antes de 2013 podrían desgravarse el 15% de lo que hubieran abonado en concepto de hipoteca, hasta un máximo de 9.040 euros: es decir, se podría llegar a una deducción máxima de 1.356 euros. Si la suma de todas las cuotas hipotecarias que hubiera abonad durante el año no alcanzara esos 9.040 euros, se podría aportar la cantidad restante. Esto no quita para que se pueda amortizar una cantidad mayor, pero esa cifra ya no gozaría de deducción fiscal.

Con la entrada  en vigor de la reforma fiscal, quienes hubieran comprado su casa antes de 2013 mantendrán su derecho a la deducción, pero siempre que hubieran deducido por ese inmueble en 2012 o en ejercicios anteriores.

2. Si vas a vender una casa, planifica correctamente la operación

La reforma fiscal eliminará algunos beneficios fiscales que permiten reducir los impuestos que se pagan cuando se vende una vivienda y se logran beneficios. En concreto, acabará con el denominado coeficiente de corrección monetaria y limitará el de abatimiento.

El coeficiente de corrección monetaria trata de corregir el efecto que tiene  la inflación (es decir, la subida de los precios) en el valor de una vivienda y, por tanto, rebaja la cantidad de impuestos que habría que pagar por los beneficios que se obtienen al vender un inmueble. Con los cambios tributarios que entran en vigor el 1 de enero, este coeficiente desaparecerá.

Por su parte, el coeficiente de abatimiento es un mecanismo que permite reducir los impuestos que hay que pagar por las ganancias que se obtengan al vender una propiedad inmobiliaria que hubiera sido comprada antes del 31 de diciembre de 1994. Con la reforma fiscal, este coeficiente solo se aplicará en las transmisiones inferiores a 400.000 euros, mientras que para el resto se elimina.

Con este panorama, según apuntan desde el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), lo interesante sería realizar la venta antes de final de año, sobre todo si van a realizarse transmisiones por importe superior a 400.000 euros, aunque conviene estudiar detenidamente el impacto fiscal con las fechas e importes concretos para decidir cuándo conviene formalizar la venta.

Ahora bien, en caso de que el vendedor de la vivienda supere los 65 años, el panorama podría cambiar. Con la reforma fiscal, las personas que superen esa edad y decidan invertir las ganancias por la venta de una casa en la constitución de una renta vitalicia (hasta un máximo de 240.000 euros), no tendrán que tributar, según apuntan desde el Registro de Economistas y Asesores Fiscales.

3. Aprovecha las ventajas de los nuevos planes de Ahorro 5

Tal y como te explicamos en Kelisto, los planes de Ahorro 5 son productos que se comercializan en forma de cuenta de ahorro o de seguro de vida, y están pensados para quienes deseen invertir a medio plazo (cinco años). Estos planes llegarán al mercado el próximo mes de enero con la promesa de ofrecer importantes ventajas fiscales a quienes los contraten, ya que los intereses que generen estarán exentos de pagar impuestos. 

Así, por ejemplo, si un consumidor ingresara 5.000 euros al año (25.000 en total) en un plan de ahorro que ofreciera una rentabilidad del 2% anual, obtendrá un beneficio de 100 euros anuales y un total de 500 al cabo de los cinco años. Si estos 500 euros tributaran como las ganancias de cualquier producto de ahorro, habría que pagar a Hacienda 95 euros. En cambio, gracias a su exención fiscal, no habría que abonar ni un solo euro.

4. Retrasa el cobro de las rentas del ahorro

La reforma fiscal introducida por el Ejecutivo traerá buenas noticias para los ahorradores. Con las nuevas medidas, los tipos impositivos para los productos de ahorro (como depósitos, cuentas de ahorro o fondos de inversión) registrarán una rebaja. La evolución entre 2014, 2015 y 2016 quedará como sigue:

- Hasta los primeros 6.000 euros se pasa del 21% actual, al 20% en 2015, y al 19% en 2016.

- Desde 6.000 hasta 50.000 euros, el tipo baja hasta el 22% en 2015 y al 21% el año siguiente. Actualmente, a las cantidades entre 6.000 y 24.000 euros se les aplica un 25% y, por encima de los 24.000, se grava al 27%.

- A partir de 50.000 euros, el tipo de gravamen alcanzará el 24% en 2015 y el 23%, en 2016.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí