El Gobierno aprobará una nueva ley para facilitar la dación en pago

Shutterstock 57337603

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

El Real Decreto Ley de “Segunda Oportunidad” abrirá la puerta a que los ciudadanos puedan liberarse de sus deudas tras la liquidación de sus bienes y favorecerá la anulación de las cláusulas suelo. 

Ayudar a las familias, autónomos y pymes que se endeudaron de forma excesiva antes o durante la crisis. Ése será el objetivo del futuro Real Decreto Ley de “Segunda Oportunidad”, una de las medidas estrella que anunció ayer el presidente del Gobierno, Marino Rajoy, durante su intervención en el debate sobre el estado de la nación, una cita que aprovechó para exponer una amplia batería de medidas que se pondrán en marcha durante los próximos meses.

La Ley de la “Segunda Oportunidad” se aprobará, según el propio Rajoy, de “forma inmediata” y permitirá que los ciudadanos puedan librarse de las deudas que tuvieran pendientes una vez que se hubieran liquidado sus bienes, en el marco de un procedimiento concursal.

La nueva norma también posibilitará que los consumidores puedan utilizar la figura conocida como “acuerdo extrajudicial de pagos”, que hasta ahora estaba reservada a empresarios y pymes, y que permitía negociar con los acreedores antes del llegar a una situación de concurso. Asimismo, se reducirá el plazo para que una deuda pueda prescribir, de los 15 años actuales, a 5.

A estas iniciativas, la Ley de la “Segunda Oportunidad” sumará una más: la reforma del Código de Buenas Prácticas Bancarias para que un mayor número de familias pueda beneficiarse de sus medidas. Además, se incluirá una cláusula para que los ciudadanos que se acojan a e este código puedan disfrutar de a una “inaplicación definitiva” de las cláusulas suelo.

Junto a la aprobación de esta nueva normativa, el presidente del Gobierno anunció otra serie de medidas durante su intervención en el Congreso de los Diputados, como la rebaja de las cotizaciones para los nuevos contratos indefinidos o la ampliación de los “cheques familiares” de 1.200 euros al año a las familias monoparentales con dos hijos. Rajoy también reveló que se bonificará el 100% de la cotización a la Seguridad Social de los autónomos que necesiten reducir su jornada para cuidar de niños menores de siete años o de mayores dependientes, siempre que se contrate a otro trabajador para mantener su actividad.

Nuestra opinión

La posibilidad de que se facilite la dación en pago, a simple vista, podría parecer una buena noticia. Sin embargo, todavía habrá que ver cómo se plasma sobre el papel esta nueva ley de “Segunda Oportunidad”. Por lo pronto, el presidente del Gobierno ha puntualizado en su discurso que la posibilidad de que las familias se libren de sus deudas una vez se hayan liquidado sus bienes se llevará a cabo “el marco de un procedimiento controlado judicialmente y con todas las garantías”, lo que hace presagiar que la letra pequeña de la nueva norma limitará el acceso a esta nueva solución.

Por otro lado, la reforma del Código de Buenas Prácticas Bancarias supondrá un parche a un mecanismo que –pese a que ha logrado que 12.000 personas reestructuren su deuda y se realicen 3.500 daciones en pago- es claramente insuficiente en un país donde solo en el primer semestre de 2014 se registraron más de 18.700 desahucios, según datos del Consejo General del Poder Judicial.  

Este código se planteó como un mecanismo al que las entidades podían sumarse de forma voluntaria y que planteaba la búsqueda de soluciones -como la reestructuración de la deuda o la dación en pago- para los hipotecados en especial situación de vulnerabilidad.

Entre sus problemas, además de su carácter voluntario, figuraban los exigentes requisitos que había que cumplir para acogerse a él, tanto en lo referido a las condiciones económicas del afectado (todos los miembros de la familia debían estar en paro, solo se podía contar con esa vivienda…) como al propio inmueble cuyo pago no se podía afrontar (se limitaba el valor de la vivienda en función del tamaño de la localidad donde estuviera situada).

 Además, este código solo contemplaba la dación en pago como última solución, siempre que previamente se hubiera intentado paliar su situación mediante una reestructuración de la deuda o una quita de la hipoteca, y ninguna haya funcionado.

Por tanto, o la modificación de las condiciones para acogerse al Código de Buenas Prácticas Bancarias es muy sustancial, o da la sensación de que la anulación de las cláusulas suelo solo podrá ser disfrutada por un colectivo demasiado reducido y que, por tanto, no logrará ser lo eficaz que podría parecer en un primer momento. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí