Catalunya Caixa dejará de aplicar cláusulas suelo en sus hipotecas

Catalunya Caixa

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Más de 40.000 préstamos hipotecarios de la entidad catalana dejarán de contar con una disposición que impide que el consumidor se beneficie de las bajadas del euríbor a partir del 1 de julio.

Catalunya Caixa ha anunciado que dejará de aplicar las cláusulas suelo en sus hipotecas a partir del 1 de julio, fecha en la que empezará a comunicar a sus clientes de qué forma afecta esta medida a la cuota que pagan cada mes.

En un comunicado remitido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad ha explicado que esta medida impactará en más de 40.000 préstamos en los que Catalunya Caixa figura como titular. Quienes dispongan de estas hipotecas, por tanto, dejarán de contar con una disposición que marca el interés más bajo que un consumidor debe pagar, independientemente del nivel que marque el euríbor a un año, que es el índice que utiliza el 90% de los préstamos hipotecarios en España para realizar este cálculo.

Por ejemplo, un cliente de Catalunya Caixa que hubiera firmado una hipoteca a euríbor+0,5%, debería estar abonando actualmente un interés del 0,66% si se toma como referencia el dato con el que este índice cerró el mes de mayo (0,16%).

Es decir, para una hipoteca media en España (101.989 euros a 21 años, según los datos del Instituto Nacional de Estadística), un cliente debería abonar una cuota mensual de 433,52 euros.

Ahora bien, si el préstamo hipotecario de este cliente contara con una cláusula suelo situada en el 2%, ese sería el interés mínimo que tendría que pagar, pese a que el resultado de sumar su diferencial (0,5%) al euríbor actual (0,16%) diera como resultado una cifra inferior (0,66%). En un caso como este, la cuota a pagar sería de 495,97 euros, frente a los 433,52 euros que debería pagar si no se contara con esta disposición. Por tanto, el consumidor estaría abonando 62,45 euros más al mes, es decir, casi 750 euros más al año.

La suspensión de la aplicación de las cláusulas suelo de Catalunya Caixa –cuyas hipotecas dejaron de incorporar esta disposición en abril de de 2013- tendrá un impacto en el beneficio neto de la entidad, después de impuestos, de 2,3 millones de euros en el mes de julio. A partir de esta fecha, la huella que dejará esta medida en las cuentas del banco dependerá de la evolución que registre el euríbor a un año.

El anuncio de esta medida coincide en el tiempo con la culminación de la compra de Catalunya Caixa por parte de BBVA, que la había adquirido en una subasta celebrada en julio de 2014. Precisamente, la entidad presidida por Francisco González fue una de las afectadas por un fallo del Tribunal Supremo  de 2013 en que se declaraban nulas las cláusulas suelo que hubieran sido aplicadas sin transparencia, tal y como te contamos en Kelisto.

En su sentencia, el Tribunal Supremo aclaraba que su decisión no afectaba a todas las cláusulas suelo sino solo a aquellas en las que el consumidor no pudiera identificar que se trataba de disposiciones “definidoras del objetivo principal del contrato” ni pudiera conocer “el real reparto de riesgos” que suponían.

La decisión del Alto Tribunal se refería a los préstamos de tres entidades (BBVA, Cajamar y Novagalicia) aunque, al mismo tiempo,  sentaba jurisprudencia, es decir, marca la pauta que deberán seguir otros magistrados a la hora de tomar decisiones sobre cláusulas suelo.

En febrero de este mismo año, el Supremo emitió una comunicación para aclarar ciertos aspectos sobre su sentencia, como lo relativo a su retroactividad. En este sentido, el Alto Tribunal explicaba que su decisión solo tendría efecto a partir de mayo de 2013 y que, por tanto, los bancos no tendrían que devolver dinero a sus clientes por el efecto que pudieran haber tenido las cláusulas suelo en ejercicios anteriores.

Nuestra opinión

A día de hoy, prácticamente ninguna de las hipotecas que se comercializa en España cuenta con cláusulas suelo. Ahora bien, entre aquellas que se contrataron en pleno boom inmobiliario, todavía existen cientos de casos que cuentan con este tipo de disposiciones.

Las primeras entidades en eliminar estos límites fueron BBVA, Novagalicia y Cajamar, tras la sentencia del Supremo que les obligaba a hacerlo en aquellos casos en los que no se hubieran aplicado con transparencia. Además, durante los últimos años, han sido muchos los consumidores que han logrado que otros bancos eliminen sus cláusulas tras pasar por el juzgado.

Lo sucedido con estas disposiciones vuelve a recordar la importancia de analizar pormenorizadamente cada uno de los elementos que conforman un contrato hipotecario. Los préstamos para la adquisición de vivienda son productos financieros complejos que pueden incluir cláusulas difíciles de entender para un consumidor medio. Por ese motivo, ante la duda, el cliente siempre debe preguntar, pedir explicaciones y, en caso de necesitarlo, acudir a un experto independiente que le aclare qué significa cada punto de su contrato y qué implicaciones puede tener en el futuro. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí