Consejos para ahorrar gas en tu hogar

171048 9238

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 66€ en tu recibo del gas
COMPARA AHORA

Con la llegada del invierno el consumo de energía en nuestras viviendas se incrementa. El recibo del gas puede convertirse en un problema para los consumidores, sobre todo durante los meses más fríos del año. Kelisto te ofrece algunos consejos para que la cuesta de enero no sea tan elevada.

Mantener confortable nuestro hogar cuesta dinero. El agua caliente, la cocina y la calefacción concentran el gasto de gas de nuestros hogares. Sin embargo, siempre podemos reducir nuestro consumo poniendo en práctica algunas medidas sencillas que nos ayudarán a ahorrar en el recibo del gas.

Agua caliente

Quedarse un rato debajo de la ducha o darse un baño de agua caliente es un placer, pero si tenemos un calentador o caldera de gas hay que tener cuidado porque el consumo puede dispararse; de hecho el agua caliente sanitaria es el segundo consumidor de energía de los hogares tras la calefacción.

  • Ducha en lugar de baño: lo primero que tenemos que tener en cuenta es que sale más barato ducharse que bañarse. Tardamos menos y reducimos el consumo de agua y energía en una cuarta parte. También debemos acostumbrarnos a cerrar el grifo del agua caliente mientras no la necesitemos. En el caso de que sea necesario bañarse –muy habitual cuando tienes niños pequeños-, llena la bañera solo hasta donde lo necesites, ya que un mayor volumen de agua requiere un mayor consumo de gas. El agua se enfría enseguida y no compensa tanto caudal.
  • Utiliza un termostato: otra medida que nos ayuda a ahorrar es utilizar un termostato para el baño, así evitamos estar añadiendo agua fría y caliente de forma continua hasta encontrar la temperatura ideal. Existen diferentes aparatos en el mercado, a precios asequibles, que nos permiten regular la temperatura del agua para que salga constante.

Cocina

Muchos hogares españoles utilizan el gas para cocinar. Si es tu caso, no está de más que tengas en cuenta algunos de estos consejos:

  • Limpia los quemadores: antes de ponerte a hacer la comida, ten la precaución de limpiar los quemadores de grasa u hollín para que el gas salga con facilidad, ya que en el caso de que estén sucios, el consumo podría ser un 10% superior al habitual. Si la llama que sale por el quemador es de color azul, significa que hay buena combustión.
  • Elige el recipiente adecuado: A la hora de elegir los recipientes para cocinar, utiliza aquellos que sean adecuados para este tipo de cocinas y que tienen un tamaño acorde con la forma de los quemadores. Lo mejor es que sean iguales o superiores, porque si el recipiente es más pequeño que el quemador, desperdiciaremos calor. Para este tipo de cocinas lo mejor son los utensilios con el fondo plano.
  • Reduce el tiempo de cocción: En función del tipo de alimentos que tengas que preparar, y siempre que sea posible, utiliza una olla a presión porque es más rápida que otros utensilios y, por tanto, el consumo se minimiza pudiendo ahorrar hasta un 50% de energía.
  • En el caso de que necesites hervir algún alimento, vierte en el recipiente la cantidad de agua justa y tápalo, así el agua romperá a hervir antes. Procura que la llama no sobrepase la base del recipiente para aprovechar mejor el calor. Lo mejor es comenzar poniendo el fuego alto e irlo bajando hasta apagarlo para terminar de cocinar con el calor residual. Pero si solo tienes que calentar, es mejor que utilices el microondas. No merece la pena encender la cocina para un par de minutos.
  • Cuidado con el horno: el horno es, sin duda, lo que más consume en la cocina debido a su potencia. Para intentar ahorrar, hay que evitar abrir la puerta del horno en la medida de lo posible, utilizar recipientes de cristal y descongelar los alimentos antes de introducirlos, ya que así se cocinarán más rápidamente. También conviene apagarlo cuando los alimentos estén casi listos para aprovechar el calor residual.

Calefacción

El uso de la calefacción para calentar tu vivienda va a incrementar considerablemente tu factura del gas en estos próximos meses. Casi la mitad de la energía que gastan las familias españolas se utiliza para la calefacción. Naturalmente, esto varía mucho de unas zonas geográficas a otras y de la época del año en la que nos encontremos. De hecho, si comparas lo que pagas en invierno con lo que pagas en verano, verás que, en ocasiones, la factura se duplica.

Para no pagar de más, sigue nuestros consejos para ahorrar en calefacción.  Mantener una temperatura constante, purgar los radiadores, no taparlos con los muebles o utilizar un termostato son acciones sencillas que te ayudarán a ahorrar unos cuantos euros al mes.

Elige la tarifa que mejor se ajuste a tus necesidades

Si quieres ahorrar en tu factura de gas, además de seguir estos consejos, debes comparar entre las distintas ofertas del mercado y encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades y a tu consumo para no pagar de más. Para ayudarte, Kelisto publica cada mes las mejores ofertas de gas para los diferentes tipos de usuario.

Recuerda también que es importante que tu caldera esté en buen estado y que haya pasado las revisiones pertinentes, así evitarás averías y prevendrás un mal funcionamiento. Un buen mantenimiento de la caldera puede ahorrarte hasta un 15% al año. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 105 euros en tu recibo del gas
COMPARA AHORA