La cumbre del cambio climático se presenta como la “última oportunidad” del planeta

000 Arp4349880 975x650

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 66€ en tu recibo del gas
COMPARA AHORA

En las próximas dos semanas los principales líderes mundiales debatirán en París un acuerdo universal sobre el cambio climático para limitar el calentamiento global

La Cumbre del Cambio Climático (COP21) ha reunido en la capital francesa a más de 150 Jefes de Estado y de Gobierno con el objetivo de encontrar un acuerdo para reducir los gases de efecto invernadero. Esta cita se presenta como la “última oportunidad” para alcanzar un pacto universal vinculante que limite el aumento de la temperatura del planeta para que no alcance los 2 ͦC, un crecimiento que los expertos consideran altamente peligroso.

No es la primera vez que los líderes mundiales se reúnen con este fin, ya que esta cumbre se celebra anualmente desde 1992 con el objetivo de encontrar políticas comunes contra el cambio climático. Tras el acuerdo de mínimos alcanzado en la reunión de 2009, que se quedó en una declaración de intenciones no vinculante, ciudadanos y organizaciones a favor del medio ambiente han reclamado cambios reales en las políticas climáticas y en 2011 se acordó que antes de fin de 2015 debía alcanzarse un acuerdo global definitivo para atacar el problema.

¿Cuáles son los objetivos concretos del COP21?

La Cumbre de París deber cerrar un acuerdo vinculante que se pondrá en marcha en 2020 y estará vigente al menos hasta 2050, aunque sus objetivos se revisarán al alza cada cinco años. Este acuerdo significaría el inicio del proceso de descarbonización, que facilitará que la temperatura global no aumente 2 ͦC (desde 1850 la temperatura se ha incrementado ya 1  ͦC).

El acuerdo, a diferencia del Protocolo de Kioto, afecta a todos los países y, según la Agencia Internacional de la Energía, su puesta en marcha requiere una inversión de 13,5 billones de dólares. El COP21 podría marcar el principio del fin de los combustibles fósiles y del aumento de las emisiones.

Pero ¿será esta cita la definitiva para buscar soluciones al cambio climático?

Tras los compromisos fallidos de las anteriores cumbres es lógico que los ciudadanos sean escépticos ante la posibilidad de alcanzar un acuerdo global y, sobre todo, que los diferentes gobiernos lo pongan en marcha. Por ello, más de 2.500 ciudades en todo el mundo han acogido manifestaciones en defensa del medio ambiente para exigir a los líderes mundiales un acuerdo justo y ambicioso que sea además de obligado cumplimiento para todos los países.

Lo que sí es cierto es que, en esta ocasión, la cumbre cuenta con la participación de la mayoría de los países del mundo y el compromiso de las grandes potencias de alcanzar un acuerdo y llevarlo a cabo, algo que no se  ha dado en años pasados.

El presidente francés François Hollande fue el encargado de abrir ayer esta cumbre señalando que la lucha contra el terrorismo y el calentamiento global son los dos grandes problemas que debemos afrontar en este siglo. Los presidentes de los dos países más contaminantes, Estados Unidos y China, fueron los siguientes en intervenir mostrando su compromiso de adoptar los acuerdos y defendiendo que la cumbre de París debe marcar un punto de inflexión en la lucha contra el calentamiento global.

Sin embargo, no son pocas las críticas y los recelos antes esta Cumbre ya que, pese a la predisposición de los países por llegar a un acuerdo ambicioso, aun mantienen discrepancias en cuanto a la financiación del proceso en los países más pobres. Además, no es la primera vez que tras altas expectativas y compromisos previos por parte de los diferentes países la resolución queda en una mera declaración de intenciones que apenas se materializa en las políticas estatales y europeas, tal como ocurrió en la Cumbre de Copenhague en 2009.

Ahorra hasta 105 euros en tu recibo del gas
COMPARA AHORA