Shutterstock 88308940

¿Cuál es el sistema de calefacción más eficiente?

Ahorra hasta 74€ en tu factura del gas

  • Con la inminente llegada del invierno, es buen momento para analizar cuál es el sistema de calefacción que mejor se adapta a tu bolsillo. En Kelisto te contamos qué opciones existen y cuál es el nivel de eficiencia y el gasto de inversión que tendrás que hacer con cada uno de ellos.

Radiadores eléctricos, calderas de gas natural, estufas de biomasa… A veces, la decisión de elegir el sistema de calefacción perfecto para tu hogar puede ser más complicada de lo que parece. Para escogerlo, debes tener claro cuál es tu objetivo: conseguir el menor gasto posible, contribuir al medioambiente con un sistema ecológico, etc. Pero, sobre todo, debes tener en cuenta las características de tu vivienda para elegir el sistema de calefacción más eficiente para tu hogar.

En líneas generales, no hay manera de clasificar cuál será el sistema de calefacción para casa más adecuado para ti. Por ejemplo, no es lo mismo escoger la calefacción para la vivienda en la que pasa las vacaciones que para tu hogar, situado en una de las zonas frías del país.

Para ayudarte a descubrir qué sistema de calefacción eficiente es el que más te conviene, en Kelisto hemos querido destacar los más conocidos y contarte para qué hogares son más recomendables.

Gas natural o propano

La calefacción y calentamiento del agua a través del gas natural es uno de los sistemas más utilizados en los hogares españoles. Además, también es uno de los más eficientes, ya que contamina menos y es más económico que otros sistemas.

Para poder contar con calefacción a través de gas natural, primero tienes que asegurarte de que tu hogar tiene acceso a este servicio. Por ello, es habitual que este tipo de calefacción sea más frecuente en grandes ciudades.

Si tu hogar dispone de gas natural, entonces tendrás que realizar la instalación del servicio: además de la caldera para calentar el agua, necesitarás de radiadores para distribuir este calor por el resto de tu vivienda. Aunque es una inversión más costosa que los radiadores eléctricos, a la larga es mucho más eficiente.

La calefacción a través de gas natural es recomendable para todo tipo de viviendas, ya sea una casa grande o un piso pequeño.

Si no puedes contar con gas natural, otra solución es la calefacción por gas propano, es decir, podrás mantener el calor de tu hogar gracias a radiadores y estufas que funcionan a través de bombonas. Su eficiencia es similar a la del gas natural, aunque tendrás que tener siempre una bombona de repuesto para que, cuando se acabe la que estás usando, no te quedes sin calefacción.

El gas propano también es una de las energías que menos contaminan del mercado, por lo que es una buena opción para aquellos preocupados por el medio ambiente.

Radiadores y calderas eléctricas

Otra alternativa, si no tienes acceso al gas natural, es la de instalar radiadores eléctricos en tu hogar. Aunque es bastante cómoda y no requiere el mismo proceso de instalación que los radiadores de gas natural, se trata de uno de los sistemas de calefacción más caros y, si los usas muy a menudo, pueden disparar tu factura de la luz de manera desorbitada en los meses de invierno.

Si lo que te interesa es mantener caliente solo una habitación o un rincón de la casa, los sistemas más utilizados son los radiadores de aceite (las estufas o braseros eléctricos) o los calefactores (aparatos que desprenden aire caliente). Por ejemplo, estos últimos son muy útiles si quieres calentar de manera rápida el baño cuando vas a tomar una ducha y no quieres instalar calefacción de gas natural.

Este tipo de calefacción también puede ser una buena opción para segundas viviendas, es decir, casas que solo visitas durante una época concreta del año y para las que no merece la pena realizar una instalación de gas natural o propano.

Aire acondicionado

Hay propietarios que prefieren no invertir en un sistema de calefacción y otro distinto de refrigeración, por lo que optan por utilizar en ambos casos el aire acondicionado. Este aparato eléctrico puede usarse tanto para enfriar tu hogar como para calentarlo, aunque tiene menos alcance que otros sistemas y, por lo tanto, es menos eficiente. Además, solo calentará la habitación en la que se encuentra el aire, por lo que si quieres mantener todo tu hogar a una temperatura cálida, tendrás que instalar varios aparatos de aire acondicionado en los distintos cuartos.

Sin embargo, puede ser una buena solución para aquellos hogares que se encuentran en zonas que no sean muy frías y, por lo tanto, no requieran de una gran inversión en calefacción.

Biomasa

La biomasa es la opción más eficiente medioambientalmente hablando. Se trata de unas calderas que funcionan gracias a la quema de orgánicos, como leña o pellets de madera. Eso sí, requiere de una obra en el hogar para poder instalar la salida de humos (chimenea). Además, también necesita de espacio para poder guardar el combustible que utiliza y un mantenimiento constante, ya que hay que lavar la caldera para evitar que se acumule demasiada ceniza.

Es una alternativa muy usada en las casas de campo, ya que cuentan con el espacio suficiente para almacenar la madera que se necesita.

Suelo radiante

El suelo radiante es una de las opciones más modernas y funciona gracias a la electricidad. Se trata de un sistema de calefacción que se instala bajo el pavimento de tu hogar, desde el que se desprende el calor que mantiene la vivienda cálida. Por lo tanto, es una manera de mantener todo tu hogar con una temperatura agradable.

Sin embargo, requiere de instalación previa de las tuberías por donde irá distribuido el calor, además de un panel desde el que se controlará su funcionamiento. Aunque esta instalación no es muy engorrosa, hay familias que no quieren hacer esta inversión y prefieren sistemas de calefacción más económicos. El uso de la electricidad para su funcionamiento también es una desventaja, ya que esta energía es la más cara que puedes usar para el calentamiento de tu hogar.

¿Qué sistema de calefacción es más eficiente según tu hogar?

Como regla general, podemos concluir que en climas templados, los radiadores eléctricos en momentos y lugares puntuales puede ser la solución más eficiente. Eso sí, si vas a usar la calefacción habitualmente, entonces es mejor que optes por otro sistema, ya que entonces gastarás mucho en electricidad.

Para climas más gélidos, la caldera de gas natural sería posiblemente la mejor solución, con un rendimiento constante aun en los momentos más fríos.

Asimismo, una buena forma de ahorrar sería escoger la mejor tarifa eléctrica o de gas con herramientas como el comparador de Kelisto, que nos permitirá ahorrar hasta 110 euros al año en la factura de la luz y 74 euros al año en la del gas.

Otros artículos que te pueden interesar:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra hasta 74€ en tu factura del gas