Cerrar sesión

Caja Castilla La Mancha

Información sobre Caja Castilla La Mancha

Desde 2010, Caja Castilla-La Mancha cambió su nombre por el de Banco Castilla-L a Mancha y, posteriormente, se convirtió en una filial de Liberbank. Si quieres conocer los productos que comercializa actualmente Liberbank, pincha aquí. Si prefieres conocer la oferta del resto de entidades, visita nuestros comparadores.

Información adicional sobre Caja Castilla La Mancha

Caja Castilla La Mancha o CCM fue una caja de ahorros nacida en 1992. Tuvo su origen en la fusión de tres de las cajas manchegas existentes hasta entonces: la Caja de Ahorros de Cuenca y Ciudad Real, la Caja de Ahorros Provincial de Toledo y la Caja de Ahorros Provincial de Albacete. Con sede en Cuenca, su actividad fundamental se desarrolló en Castilla La Mancha, en donde contaba con una amplia red de oficinas distribuidas por todas las provincias de la comunidad, si bien en Guadalajara su implantación era menor ya que contaba con una caja de ahorros propia. CCM llegó a tener en 2007 casi tres mil empleados.

Caja Castilla-La Mancha: ¿qué pasó tras la crisis inmobiliaria?

Debido a la crisis inmobiliaria que afectó a sus inversiones en el sector de la construcción, en marzo de 2009 Caja Castilla La Mancha fue intervenida por el Banco de España. Ese mismo año se aprobó su integración parcial en la caja asturiana Cajastur. Se utilizó a una filial de la entidad, Banco Liberta, para hacerse con los activos y los pasivos de CCM, que mantendría su marca comercial y su sede en Castilla La Mancha. Cajastur sería la propietaria del 75% del nuevo banco y éste trabajaría como una de sus filiales. En 2010 se materializó la operación y la nueva entidad comenzó a operar con el nombre de Banco Castilla La Mancha. En virtud del acuerdo de integración, la obra social de CCM se transformó en una fundación bancaria que, con la denominación de Fundación Caja Castilla la Mancha, ostentaría el 25% de la propiedad de la entidad de reciente creación.

La Fundación Caja Castilla La Mancha tiene como objetivo el desarrollo cultural, educativo, social y medioambiental de la comunidad manchega. Por su parte, el Banco Castilla La Mancha se encargó del negocio financiero de la extinta caja hasta que Liberbank, la entidad nacida de la integración de Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria, anunció en 2015 que todas sus filiales operarían con la marca Liberbank.