Los españoles malgastan más de 7.700 millones de euros al año en energía

Shutterstock 210370465

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz
COMPARA AHORA
  • Solo en los hogares existe un margen de ahorro superior al 23% del consumo, lo que equivale a 5.500 millones anuales, una media de 300 euros por hogar
  • La calefacción representa casi la mitad (47%) del consumo energético en los hogares, el agua caliente un 18,9% del gasto y la iluminación un 4,1%
  • Un uso más eficiente de los electrodomésticos en el hogar permitiría alcanzar un ahorro de 3.500 millones de euros al año, algo más de 190 euros anuales por hogar. En la calefacción y el aire acondicionado se derrochan cerca de 1.400 millones de euros al año, más de 75 euros por hogar
  • Los consumidores domésticos son responsables del 17% de todo el consumo energético del país

Un hogar medio podría ahorrar 300 euros al año con un uso más eficiente de la energía, lo que se traduce en un derroche energético cercano a los 5.500 millones de euros al año. Si a esto le sumamos el potencial de ahorro de sectores como la industria y el transporte vemos que cada año pagamos 7.700 millones de euros por una energía que no necesitamos.

Acciones sencillas, como limitar el uso del aire acondicionado, cerrar puertas y ventanas o apagar la televisión completamente (sin dejarla en stand by) pueden suponer una mejora considerable de la eficiencia energética en nuestro hogar. ¿Y en total? ¿Cuánto puede ahorrar nuestro país con un mejor aprovechamiento de la energía, tanto en el ámbito doméstico como en el laboral?

Se calcula que del total de demanda bruta eléctrica durante el año pasado, que se elevó a 246.166 gigavatios hora (Gwh)(1), solo en los hogares se podría ahorrar más del 23% del consumo o, lo que es lo mismo, 47.000 Gwh, equivalentes a cerca de 5.500 millones de euros(2). Esto quiere decir que cada uno de los más de 18 millones de hogares de nuestro país podría conservar en su bolsillo más de 300 euros al año con un simple cambio en sus hábitos de consumo energético.

Por ejemplo, un uso más eficiente de los electrodomésticos en el hogar permitiría alcanzar un ahorro de 3.500 millones de euros al año, algo más de 190 euros anuales por hogar. Por su parte, en la calefacción y el aire acondicionado se derrochan cerca de 1.400 millones de euros al año (más de 75 euros por hogar) que se quedarían en el bolsillo de los españoles con un uso más eficiente de la energía.

Gasto en la industria y dependencia energética

Rebajar la factura energética no solo es un asunto crucial para las economías domésticas. En los entornos de trabajo también existe un significativo margen de ahorro. Así, entre los sectores con más potencial se encuentran los edificios comerciales (30%), el transporte (26%) y la industria (25%)(3). Si se consideran las cifras de consumo total y el importe de la energía, existe una posibilidad de ahorro total de 2.090(4) millones de euros en el caso de la industria y de cerca de 133(5) millones en el del transporte.

Históricamente España ha sido un país importador de energía. En concreto, un 73,3% de la energía que consumimos procede del extranjero, un porcentaje muy superior a la media de la Unión Europea (53,4%)

y al de muchos países vecinos, como Alemania (61,1%), Francia (48,1%) y Reino Unido (42,2%)(1).

Durante los últimos años esta diferencia se ha estrechado por la crisis económica, que ha dado lugar a la caída del consumo de energía y, por tanto, la disminución de la necesidad de adquirir este recurso en el exterior. Entre 2005 y 2008 España alcanzó cifras nunca vistas hasta entonces de dependencia energética, con un ratio del 81,4% y del 81,3%, respectivamente. Pero a partir de 2008 este índice cayó de manera drástica, prácticamente a un ritmo de dos puntos porcentuales al año.

¿Derrocha España más energía que los países de su entorno?

El derroche energético de nuestro país no es igual en todos los sectores. Por ejemplo, España ha sido tradicionalmente uno de los países del Viejo Continente que más dinero ha gastado en el alumbrado público. En este sentido, el avance del consumo, sumado al incremento de los costes energéticos, ha originado un repunte del gasto en la iluminación de calles y edificios públicos desde los 450 millones de euros registrados en 2007 a los 830 millones de euros de 2012(2).  

Sin embargo, el cómputo total del consumo energético en España resulta inferior al de otros países de nuestro entorno. Teniendo en cuenta todas las formas de energía, nuestro país consume 5,43 millones de terajulios (unidad que se utiliza para medir la energía y calor), mientras que el resto de países cercanos presentan cifras notablemente mayores, como es el caso de Italia (7,31 millones); Reino Unido (8,84 millones) o Francia (11,18 millones)(3).

¿Por dónde se nos escapa la energía?

Las conductas de ineficiencia energética se han convertido en algo cotidiano y en múltiples ocasiones no somos conscientes de que tropezamos en ellas. Los hogares españoles son responsables del consumo del 17% de toda la energía final y del 25% de la electricidad. Con el uso de las nuevas tecnologías y materiales, una utilización más racional de los sistemas de calefacción y aire acondicionado, un correcto aislamiento y buenas prácticas en iluminación y en uso de los electrodomésticos, el consumo actual de energía se puede reducir de manera sustancial.

Pese a que en los últimos años, especialmente en las regiones más cálidas, la curva del consumo en invierno y verano se ha tendido a igualar por el uso de los aparatos de aire acondicionado, en general el gasto suele ser mayor durante los meses de diciembre y enero, por la utilización de la calefacción (que representa el 47% del consumo del hogar durante todo el año), el agua caliente (un 18,9% del gasto) y por el número menor de horas de luz natural (la iluminación supone un 4,1%). El aire acondicionado únicamente representa un 0,8%(4).

Consejos para controlar el derroche energético en el hogar

Un hogar consume de media 3.487 kWh de electricidad al año, lo que se traduce en un coste anual de 620 euros para un consumidor medio con una potencia contratada de 4,4 kW. Desde Kelisto te damos algunas claves(5) para aprovechar al máximo los electrodomésticos y aparatos de tu hogar sin gastar un euro de más.

1. Electrodomésticos: potencial ahorro de hasta el 32%, 3.500 millones de euros al año(6), más de 190 euros por hogar

Los electrodomésticos suponen el segundo mayor gasto del hogar (27,4%), por detrás de la calefacción. Al adquirir uno, conviene fijarse en la etiqueta energética. La nota “A+++”, la máxima puntuación, indica que este es uno de los productos del mercado más eficientes.

  • Frigorífico:

La nevera es el electrodoméstico que demanda una mayor parte de la energía en el hogar (es responsable de un 30,6% del consumo). Lo recomendable es configurar la temperatura entre los 3 ºC y los 7 ºC y el congelador a -18ºC. Cada grado que se baja la temperatura conlleva hasta un 5% más de consumo.

–Envolver los alimentos. Los alimentos descubiertos obligan al compresor de la nevera a trabajar más, ya que generan humedad.

–También conviene colocar los alimentos de manera que se permita la circulación del aire en el interior. Si es posible, para mejorar la refrigeración es aconsejable dejar un pequeño espacio (5 centímetros) entre la parte trasera del frigorífico y la pared y los laterales.

–No ubicar el aparato cerca de una fuente de calor, como un radiador, un horno, etc. Tampoco conviene colocarlo en las zonas con mayor exposición a la luz solar.

–Tratar de abrir la puerta de la nevera lo mínimo posible. La pérdida de frío incrementa el gasto de energía para que el frigorífico alcance la temperatura programada.

  • Televisión

La televisión es el segundo aparato que más consume en una casa (12,2%) y en gran medida este gasto se origina cuando ni siquiera lo usamos. Dejar la televisión en modo stand by supone una parte importante del consumo de energía. Se considera que dejar todos los aparatos del hogar “en modo espera” puede suponer alrededor de un 10% de la energía que demanda el hogar.

–Con el paso del tiempo, se ha mejorado el diseño de los nuevos televisores. La iluminación con LED es la más eficiente: consume un 25% menos que las teles de LCD y hasta un 40% menos que un televisor de plasma.

  • Lavadora

La lavadora representa el 11,8% del consumo del hogar, especialmente debido al calentamiento del agua (80%-85%). En la medida de lo posible, es recomendable reducir la temperatura del lavado. Los detergentes actuales permiten lavar la ropa completamente con ciclos de agua templada y fría.

–Dosificar el detergente para que se produzca menos espuma y evitar, con ello, que el motor  trabaje más.

–Los detergentes líquidos permiten una mayor eficiencia, ya que obligan a trabajar menos a la lavadora. Otra opción, cuando se utiliza un detergente sólido, es diluirlo en agua antes de introducirlo en el tambor.

  • Horno

El horno (8,3%) no se debe precalentar durante más de 10 minutos. No es necesario más tiempo.

Al igual que sucede con la nevera, se debe tratar de reducir la salida de la temperatura interior lo máximo posible. Cada vez que se abre la puerta del horno, puede suponer la pérdida de un 20% de la energía acumulada.

-Es aconsejable también desconectar el horno un poco antes de acabar de cocinar. El calor que permanece en el aparato permitirá finalizar la cocción.

  • Lavavajillas

El lavavajillas permite un importante ahorro con respecto al lavado tradicional a mano (cerca de un 60%). Para conseguir una mayor eficiencia, es preferible que el lavavajillas esté totalmente lleno antes de ponerlo en marcha. 

–Es recomendable dejar que la vajilla se seque al aire, en vez de utilizar el programa de secado.

–Limpiar los restos antes de introducir la vajilla. Si no, te verás obligado a volver a lavarla en el aparato o directamente a mano.

2. Iluminación: ahorro potencial de hasta el 31% del consumo, más de 370 millones de euros al año, 20 euros por hogar

–Utilizar lámparas de bajo consumo y halógenos. En las zonas de la casa en la que se permanece más tiempo también se pueden instalar lámparas de tubos fluorescentes. La sustitución de las bombillas incandescentes por estas últimas pueden reducir el consumo cerca de un 50%.

–Aprovechar la luz natural con cortinas con tejidos ligeros y claras. Pintar el interior de la casa con colores claros reduce también las necesidades de iluminación artificial.

–Disponer de reguladores y detectores permite también variar la luz en función de las necesidades de iluminación.

–Mantener limpias las lámparas. El consumo se puede incrementar un 50% en el caso de las bombillas sucias.

3. Calefacción: ahorro de hasta el 21%, más de 900 millones de euros al año, cerca de 50 euros por hogar

–Se debe procurar un correcto aislamiento del hogar, lo que permite reducir los costes en hasta un 40%. Para ello, una de las claves es el uso adecuado de ventanas, contraventanas, persianas y cortinas. Las ventanas se deben abrir por las mañanas para aprovechar el calor de la radiación solar. Por la noche deben estar cerradas. Los radiadores no se deben revestir ni se deben interponer objetos, como muebles, que dificulten la transmisión de calor.

–En invierno se recomienda una temperatura estable entre los 19 ºC y los 20 ºC por el día y de 16 ºC a 17 ºC por la noche. Cada grado de más supone un incremento del consumo de calefacción del 8%.

–La instalación de bombas de calor permite ahorrar tres veces más que con los radiadores eléctricos.

–Con los acristalamientos y las dobles ventanas se puede rebajar el consumo hasta un 20%. Además, la instalación de burletes en puertas y ventanas para evitar las corrientes de aire permite ahorrar un porcentaje similar.

4. Cocina

  • Hay que procurar que la llama o circunferencia de la placa resulte más pequeña que la base de la cacerola o de la sartén, para que no se desperdicie energía.
  • Utiliza una batería de cocina adecuada, realizada con materiales que permitan una conducción rápida de la temperatura (como el acero inoxidable). Las ollas a presión son las más eficientes: gastan un 60% menos de energía que las tradicionales.
  • La tapa de las ollas y sartenes permite calentar los alimentos en menos tiempo y, por tanto, reducen el consumo.
  • A la hora de hervir alimentos, debe tenerse en cuenta que cuanta más agua se ponga en el recipiente se necesitará más tiempo para que entre en estado de ebullición y, por ello, el gasto energético será mayor.
  • Se puede apagar el fuego hasta cinco minutos antes de que finalice la cocción, para aprovechar de esa manera el calor que conserva el propio recipiente.
  • Las cocinas de inducción, que calientan mediante un campo electromagnético, son las más eficientes, ya que tardan menos tiempo en calentar los alimentos.

5. Aire acondicionado: ahorro de hasta el 18%, 480 millones de euros al año, 26 euros por hogar

En Kelisto ya te explicamos este verano cómo aprovechar de manera más eficiente tu equipo de aire acondicionado. Se aconseja fijar una temperatura de entre 24ºC y 26ºC y, al igual que con la calefacción, tratar de conseguir un aislamiento térmico idóneo en el hogar, para lo que es recomendable cerrar puertas y ventanas cuando la unidad está en marcha. También es conveniente vigilar la limpieza del aparato, puesto que, al ensuciarse, los filtros de aire requieren más energía para bajar la temperatura de la casa.

6. Agua caliente: ahorro del 12%, más de 210 millones de euros,  11,5 euros al año por hogar

  • Una ducha requiere un máximo de 40 litros de agua, mientras que un baño puede consumir hasta 160 litros. Este último, por tanto, exige un gasto adicional para calentarla.
  • Evita dejar grifos abiertos.
  • Cambiar las partes que se quedan obsoletas de la instalación, como calderas e intercambiadores.
  • Mantener la instalación limpia y evitar obstrucciones.

7. Comparar entre las diferentes ofertas de luz y gas, permite obtener unos ahorros de has luz y gas y ahora hasta

Fuentes:
¹Suma del derroche energético que se produce en los hogares españoles al año (Índice de Eficiencia Energética en el Hogar de Gas Natural Fenosa 2013) y en el sector de la industria y el transporte (Guía de Ahorro y Eficiencia Energética en Oficinas de WWF)
²Datos del Índice de Eficiencia Energética en el Hogar de Gas Natural Fenosa 2013
³Guía de Ahorro y Eficiencia Energética en Oficinas, WWF
⁴ IDAE: Análisis del consumo energético del sector residencial en España
⁵ Datos de Red Eléctrica de España (REE)
⁶Eurostat (2012): Consumo de electricidad 72.466 Gwh en España por parte de la industria. Importe: 0,1155 euros por Kwh
⁷Eurostat (2012): Consumo de electricidad 4.455 Gwh en España por parte del sector del transporte. Importe: 0,1155 euros por Kwh
⁸ IDAE: Análisis del consumo energético del sector residencial en España
⁹Algunos de los consejos tienen como fuente el material didáctico de la Escuela de Organización Industrial

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 168 euros en tu factura de la luz
COMPARA AHORA