MENU

aire acondicionado

El calor disparará el consumo eléctrico de los hogares por encima del 20% este verano

Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz

Compara las mejores ofertas de electricidad
  • Durante los meses de verano, la demanda de electricidad crecerá un 20,04%, lo que provocará que las familias paguen, de media, 238,19 euros más solo por el uso del aire acondicionado (en total, 2.200 millones de euros)
  • El verano ha comenzado con el precio de la electricidad en 123,286 €/MWh de media, un 7,99% por encima del registrado en 2017
  • Cada grado de incremento en la temperatura puede elevar el consumo eléctrico en un 3,34%, lo que supone un aumento del gasto en electricidad de más de 73 millones de euros
  • Las altas temperaturas y la mayor penetración de los equipos de climatización en los hogares provocarán que el incremento del gasto en electricidad este verano sea mayor que el del pasado año

Durante los próximos dos meses, los termómetros marcarán las temperaturas más altas del año, lo que provocará que el consumo eléctrico de los hogares aumente más del 20,04%, según las previsiones de Kelisto. En la práctica, esto hará que las familias paguen, de media, 238,19 euros más en su factura de la luz por el uso de aparatos de aire acondicionado durante los meses de verano, lo que generará un desembolso total 2.200 millones de euros en los hogares españoles.

Coincidiendo con la llegada de las altas temperaturas, el precio medio de la electricidad ha subido casi un 8% con respecto al pasado año (al pasar de 114,16 euros/MWh a 123,29 euros/MWh).

En las últimas semanas, los precios de la electricidad en el mercado mayorista han experimentado importantes subidas debido a varios factores: en primer lugar, porque los costes de producción de las plantas de generación eléctrica que utilizan combustibles fósiles como el gas, el petróleo y el carbón han aumentado a causa del aumento de precio del combustible y del coste de los derechos de emisión de CO2. Por otro lado, la oferta de generación en el mercado es más reducida por la estacionalidad (hay menos producción eólica en verano) y por la parada de dos centrales nucleares, lo que hace que sea necesario recurrir a tecnologías más caras para cubrir la demanda.

De hecho, los españoles han empezado el verano gastando un 12,56% más en su factura de la luz de lo que pagaban en abril. Por su parte, cada grado de subida de las temperaturas supondrá un aumento del consumo eléctrico del 3,34%, lo que se traducirá en un gasto extra en electricidad de más de 73 millones de euros

Este verano, todo apunta a que el consumo de electricidad experimentará un incremento similar a la subida experimentada en 2017 si tenemos en cuenta que la previsión estacional de este año predice que las temperaturas se mantendrán en la línea de las registradas el pasado año. El principal sobrecoste para los hogares en la factura de la luz durante los meses de julio, agosto y septiembre se explica por el uso de los aparatos de aire acondicionado, que cada vez tienen una mayor penetración en los hogares.

Cómo ahorrar en la factura de la luz este verano

En este contexto, en el que el incremento de temperaturas se traduce en una subida de los gastos en la factura de la luz, desde Kelisto.es ofrecemos consejos de eficiencia energética que contribuirán a reducir el impacto que tiene el uso del aire acondicionado en nuestro consumo de electricidad durante los meses más calurosos del año.

Aunque en verano disfrutamos de más horas de luz, el calor obliga a que utilicemos aparatos de climatización para optimizar el confort en nuestro hogar. Se estima que la mitad de los hogares en España tienen aire acondicionado y que el uso de estos aparatos puede suponer hasta el 70% del consumo eléctrico de la vivienda durante los meses de verano.  Con los precios de la energía tan elevados, las familias necesitan reducir el consumo energético para poder ahorrar y el único modo de hacerlo sin perder en confort es apostar por la eficiencia energética.

1.   Elegir el equipo de climatización más adecuado puede suponer hasta un 60% de ahorro en electricidad

Antes de comprar este tipo de aparatos, conviene analizar previamente las necesidades de climatización de la vivienda para así elegir el equipo más conveniente. En el momento de instalarlo, también se tendrá que tener en cuenta el lugar más adecuado de la casa, lo que nos permitirá sacar el máximo rendimiento del aire acondicionado.

Existe una amplia gama de aparatos de climatización en el mercado pero, algunos de ellos, pese a tener prestaciones similares, pueden consumir hasta un 60% más. Por ello, conviene seguir las siguientes recomendaciones antes de elegir el equipo:

  • Conocer los diferentes modelos disponibles: si la vivienda no dispone de un sistema de aire acondicionado centralizado, el más eficiente, habrá que elegir entre los dos modelos disponibles en el mercado: los compactos (los que se suelen acoplar a las ventanas y disponen del condensador y evaporador de aire en una única estructura) y los modelos partidos, en los que el condensador ocupa una unidad que se debe colocar en el exterior de la casa y se conecta con el evaporador, situado en el interior. Este último exige disponer de más espacio, pero también asegura, a igualdad de potencia, una mayor capacidad. También existen pequeños modelos transportables, pero al disponer de condensadores y evaporadores más pequeños resultan menos eficientes.
  • Prestar atención a la potencia: la potencia que debe tener el equipo de climatización dependerá del tamaño de la vivienda o de la estancia que se quiere refrigerar. Por ejemplo, para una superficie de entre 35 y 40 m2 lo adecuado es una potencia de 3 kW.
  • Tener en cuenta la etiqueta energética: desde el año 2002 es obligatorio que los aparatos de climatización cuenten con la etiqueta que muestra su nivel de eficiencia, desde la A (la más eficiente) a la G (menos eficiente). Solo entre un equipo de clase A y otro de clase A++ se puede obtener un ahorro de 29 euros al año.
  • Instalarlo en la zona adecuada: lo preferible es que, tanto las unidades interiores como las exteriores, estén situadas en zonas de sombra, no se encuentren cerca de otros aparatos que desprendan calor y dispongan de una buena circulación de aire.

2.   Utilizar el aire acondicionado de forma eficiente, ya que cada grado supone un gasto adicional del 8%

Para mantener un nivel adecuado de confort en el hogar, pero, al mismo tiempo, reducir el consumo de electricidad derivado del aire acondicionado, basta con seguir las siguientes recomendaciones:

  • Instalar ventanas de doble acristalamiento o doble ventana: evitan las fugas de frío en verano (y de calor en invierno).
  • Elegir la temperatura adecuada del hogar: se recomienda mantener una temperatura estable de entre 24 y 26 grados, aunque no debe superar los 12 grados de diferencia con el exterior. Cabe señalar que cada grado que descienda la temperatura, el aparato estará consumiendo cerca de un 8% adicional de energía.
  • No desatender el mantenimiento del aparato: los filtros de aire sucios obligan a la unidad a consumir más energía para refrigerar la casa, con lo que es conveniente mantener el equipo en perfectas condiciones para no incrementar su consumo.
  • Apágalo antes de salir: si vamos a salir de casa lo adecuado es apagar el aire acondicionado unos 20 minutos antes, ya que la vivienda se mantendrá fresca y evitaremos un consumo innecesario.

3.   Protegerse del calor permite ahorrar hasta un 60% en el consumo energético

Seguir algunas pautas para protegernos del calor dentro de la vivienda hará que sea menos necesario el uso de aparatos de climatización y, por tanto, nos permitirá ahorrar en la factura eléctrica.

  • Instalar toldos y sellar puertas y ventanas: solo con instalar toldos en las ventanas o elementos de sombreado –como persianas, porches, etc.- y sellar las posibles entradas de aire caliente o instalar burletes podemos ahorrar hasta un 60% en el consumo energético del hogar.
  • Ventilar la casa cuando el aire de la calle sea más fresco, es decir, durante primeras horas de la mañana y la noche, para poder enfriar las habitaciones aprovechando las corrientes naturales de aire.
  • Utilizar ropa apropiada: para evitar abusar del aire acondicionado, en la medida de lo posible, es recomendable elegir telas frescas o prendas de algodón.
  • Comer de forma adecuada: beber mucha agua y tomar comidas refrescantes durante el verano es fundamental para evitar golpes de calor y deshidratación, principalmente en niños y personas mayores.
  • Optar por un ventilador cuando el aire acondicionado no sea necesario. Con este tipo de aparatos, sobre todo los de techo que reparten mejor el aire y que tienen un consumo de electricidad muy bajo, podemos conseguir una sensación de descenso de la temperatura de entre 3ºC y 5ºC.
Consulta las fuentes y metodología de nuestro informe aquí.

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz

Compara las mejores ofertas de electricidad