El 6,4% de los hogares españoles sufrió un corte energético por impago en 2013

Shutterstock 117123217

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz
COMPARA AHORA
  • En 2013 hubo 1,16 millones de cortes de suministro eléctrico por impago, que afectaron al 6,4% de los hogares españoles
  • Desde 2010 los cortes de la luz se han incrementado en un 23,4%
  • En el caso del gas, se produjeron 75.000 cortes de suministro en 2013, un 86% más que el año anterior
  • Durante los meses más fríos del año (entre noviembre y febrero) la demanda energética se incrementa en un 37%, con el consiguiente aumento de las facturas

Los cortes de suministro energético por impago afectan a miles de hogares españoles cada año. Sólo en 2013 se produjeron más de un millón de cortes eléctricos y 75.000 de gas como consecuencia de la reducción de los ingresos de las familias y de los altos precios de la energía.

El año pasado se produjeron 1,2 millones de cortes de suministro eléctrico por impago de las facturas de la luz, un 23,4% más que en 2010. En el caso del gas, el pasado año hubo más de 75.000 cortes por la misma causa, un 86% más que el año anterior. Esto significa que el 6,4% de los hogares españoles sufrió un corte energético por impago en algún momento de 2013.

Durante los meses más fríos del año (entre noviembre y febrero) la demanda energética se incrementa en un 37%, con el consiguiente aumento de las facturas. Esto provoca que durante el invierno muchas familias no puedan hacer frente a sus recibos energéticos o tengan que prescindir de calentar la casa para reducir el gasto.

El número de cortes de luz que se produce en nuestro país se ha calculado a partir de los datos facilitados por dos de las grandes eléctricas en sus memorias de sostenibilidad: Iberdrola suspendió el servicio en 578.628 ocasiones y Endesa en 353.365. A estos hay que sumar los cortes de Gas Natural Fenosa, HC Energía y EDP, entre otras, que no publican esta información. Puesto que entre las compañías que sí los publican concentran el 80% del mercado, se pueden estimar los cortes de suministro efectuados por el resto de las suministradoras y, por tanto, el total de cortes de suministro, reflejados en el siguiente cuadro.

Tabla%20reportaje

Fuente: elaboración propia a partir de datos de las compañías.

Causas del problema

Dos son los grandes motivos que llevan al extremo de sufrir un corte de suministro: la crisis económica, con todo lo que conlleva en cuanto a desempleo y precariedad, y los precios de la energía en nuestro país, que se sitúan como unos de los más caros de la Unión Europea. Estos dos razones han provocado que más de 3,7 millones de españoles se encuentren en situación de pobreza energética, según datos que ya analizamos en Kelisto.

Según las compañías eléctricas, tras un corte de suministro, la mayoría de los clientes abonan la factura impagada en un plazo de 48 horas. En el caso de Iberdrola así lo hicieron 391.565 usuarios el pasado año, es decir, el 67,7% del total, mientras que en el de Endesa fueron 206.340, el 58,5%. Una vez que se ha pagado el importe pendiente, en el 97% de los casos el servicio de restablece en un plazo de 24 horas.

Todos los hogares con impagos, en cualquier caso, ponen en orden sus facturas antes de un año. Con ello, evitan que la operadora convierta el corte en baja, que en el caso de reconexión se tramita como si fuera un alta nueva, con los costes que ello conlleva. El corte de suministro también tiene un gasto adicional para el cliente. Aunque la empresa asume los gastos de desconexión, para volver a tener servicio, el usuario tiene que pagar las facturas adeudadas y, además, un recargo por el reenganche que ronda los 20 euros, según cada compañía.

La normativa española permite a las compañías interrumpir el suministro a los clientes domésticos con tarifa de último recurso o Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) al transcurrir dos meses desde que se comunica el impago. Para los consumidores del mercado libre, no hay un plazo que les proteja del corte en caso de impago.

¿Qué ocurre en otros países?

El problema de los cortes por impago es una realidad que afecta a todos los países. De hecho, Iberdrola y Endesa también cortaron la luz a millones de hogares fuera de España. En concreto, Iberdrola interrumpió el suministro a 2.931.139 clientes en 2013 en todo el mundo, un 8,7% más que los 2.751.684 de 2012. Por su parte, Endesa dejó sin electricidad a 2,5 millones de usuarios, frente a los 2,8 millones de un año antes.

Sin embargo, en otros países de nuestro entorno, la sensibilidad de los Gobiernos es mucho más evidente. Países como Reino Unido o Francia tienen en marcha diversos programas de ayuda a familias en situación de pobreza energética, como una “tregua invernal” que prohíbe los cortes de suministro en los meses más fríos. Asimismo, por ejemplo en Reino Unido, el coste de los bonos sociales es asumido por las propias empresas comercializadoras, lo que también demuestra una mayor sensibilización por este tema por su parte.

Qué pueden hacer los consumidores

La única opción para los consumidores es negociar con el suministrador para evitar quedarse sin electricidad. Lo primero que deben hacer es comprobar si se trata de una lectura real y no estimada, y tratar de conseguir el pago a plazos de la factura si no se puede asumir. Igualmente, se puede intentar que alguna institución social, o bien los servicios sociales de nuestro ayuntamiento o nuestra Comunidad Autónoma, nos ayuden a hacer frente al pago de la deuda.

También es recomendable comprobar si podemos solicitar el bono social, que ofrece una tarifa con un 25% de descuento sobre el PVPC aunque solo está disponible para determinados colectivos vulnerables.

Dónde acudir en caso de riesgo de impago

En caso de entrar en un estado de emergencia energética, como supondría el hecho de no poder hace frente al pago de los recibos, se debe acudir a la oficina de servicios sociales del ayuntamiento correspondiente. Según la localidad puede existir, desde un acuerdo entre ayuntamiento y compañía eléctrica para impedir el corte y negociar un aplazamiento de la deuda, hasta una ayuda económica directa para hacer frente al pago de la misma.

A nivel de comunidades autónomas, Euskadi, La Rioja o Cataluña han tomado medidas para impedir el corte energético a familias en situación de pobreza energética. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Barcelona ha firmado un convenio con Endesa por el cual, la compañía no podrá cortar el suministro a las familias atendidas por los servicios sociales, y se hará cargo del pago de las facturas. Sin embargo, esto no ha calado a nivel nacional.

A finales del año pasado, el gobierno desestimó una moción de todos los partidos de la oposición para conceder una tregua invernal a las familias con problemas en sus pagos, ya que alegó que el bono social y la mejora de la situación económica debían bastar para hacer frente al problema. Sin embargo, ha dotado a Comunidades Autónomas y Ayuntamientos con fondos procedentes del Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social para solucionar los problemas puntuales de impago de deudas energéticas.

Al margen de las ayudas oficiales, otros lugares donde acudir son las asociaciones benéficas, como Cáritas o Cruz Roja, que en ocasiones cuentan con aportaciones extraordinarias para ayudar a paliar el problema.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 168 euros en tu factura de la luz
COMPARA AHORA