4,9 millones de personas no podrán calentar sus casas adecuadamente este invierno

encendido de una vela

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz
Particular Empresa
  • Más de 4,9 millones de personas1 (el 10,6% de la población) sufren pobreza energética en España, es decir, no pueden mantener su vivienda a una temperatura adecuada en invierno
  • El número de personas en pobreza energética ha crecido un 32% en dos años, de 3,7 millones en 2013 a 4,9 millones en 2015. Desde 2008, el incremento alcanza el 80%: 2,2 millones de personas más2
  • En otros países europeos como Reino Unido, Francia o Alemania, el nivel de pobreza energética no supera el 8% a pesar de contar con una climatología más adversa3.
  • El precio de la luz se ha disparado más de un 70% desde 2007: la factura media anual ha pasado de 553,7 euros al año a 951,5 euros, una diferencia de 397 euros4
  • Durante los meses más fríos del año la demanda energética de los hogares españoles se incrementa cerca de un 40%⁵

Más de 4,9 millones¹ de personas sufren pobreza energética en España, un millón más que en 20132, debido al incremento de los precios de la energía y el descenso de los ingresos de las familias. Esto significa que, según el análisis elaborado por Kelisto, durante el invierno, que comienza este 21 de diciembre, miles de hogares no podrán calentar sus viviendas de forma adecuada.

Desde 2008, el número de personas en pobreza energética ha crecido un 80%, desde los 2,7 millones registrados al comienzo de la crisis económica a los cerca de 5 millones de 20152. Uno de los principales motivos de este problema ha sido la escalada de los precios de la electricidad en nuestro país, que en los últimos ocho años se han disparado un 72% y han pasado de un coste medio de 553,7 euros al año a 951,5 euros, un incremento de 397 euros para un hogar con un consumo medio4.

En España, la pobreza energética afecta al 10,6% de la población, mientras que países vecinos como Francia, con un 5,5%, Reino Unido, con un 7,8% o Alemania, con un 4,1%, presentan tasas inferiores, a pesar de que su climatología durante los meses de invierno es más adversa3.

Los hogares españoles tienen que dedicar un porcentaje de sus ingresos cada vez mayor para pagar sus facturas energéticas. El estancamiento de las rentas en los últimos años y la subida de los precios de la energía han provocado que cinco millones de familias tengan dificultades para calentar sus hogares en invierno. Esto, unido a las escasas e ineficientes medidas de la Administración para atender este problema, hace que la pobreza energética continúe creciendo en nuestro país de forma alarmante. 

Crecimiento de la demanda

Durante los meses más fríos del año la demanda energética se incrementa en torno a un 40%5, con el consiguiente aumento de las facturas. Esto provoca que durante el invierno muchas familias no puedan hacer frente a sus recibos energéticos o tengan que prescindir de calentar la casa para reducir el gasto.

Aunque en los primeros meses de 2016 se registraron descensos en los precios de la electricidad, en los últimos meses han repuntado, alcanzando en el conjunto de 2016 una leve caída del 0,3%, un descenso que no se aprecia en la factura que pagan los usuarios, ya que el precio de la electricidad representa aproximadamente un tercio del recibo, el resto lo componen los impuestos y los costes fijos o regulados (transporte, distribución, primas a las renovables, etc.). Los consumidores aún pagan un alto precio por su electricidad, más si tenemos en cuenta que en los últimos 10 años el precio de la luz creció algo más del 70%.

Escasas medidas para paliar el problema

Pese a que desde 2008 hay dos millones más de personas en situación de pobreza energética, las medidas puestas en marcha para paliar la situación y proteger a los consumidores más vulnerables han resultado  ineficaces.

En España, donde ni siquiera existe una definición oficial de lo que significa estar en pobreza energética, la única medida estatal dirigida a proteger a los consumidores más vulnerables es el bono social. Sin embargo, esta tarifa, que se calcula aplicando un 25% de descuento sobre la tarifa regulada, es insuficiente para proteger al consumidor, ya que no tiene en cuenta el nivel de renta. Por ejemplo, una familia numerosa de clase media puede acceder al bono social mientras que una familia con dos hijos y un salario mínimo no tiene derecho a acogerse a este descuento. En cualquier caso se trata de una medida escasa que no contribuye a paliar el problema.

En otros países de nuestro entorno, la sensibilidad de los gobiernos es mucho más evidente. Por ejemplo, la mayoría de países europeos cuenta con medidas que impiden el corte de suministros básicos. En nuestro país, estas acciones son asumidas en muchas ocasiones por los propios ayuntamientos.

Consejos para protegerse del frío y ahorrar energía en el hogar

Con una utilización más racional de los sistemas de calefacción, un correcto aislamiento y buenas prácticas en iluminación y en el uso de los electrodomésticos, el consumo de energía se puede reducir de manera sustancial. Por ello, desde Kelisto.es ofrecemos algunos consejos para protegerse del frío dentro de casa y evitar pagar de más en las facturas energéticas:

Comparar ofertas para ahorrar en las facturas: una de las formas más sencillas de ahorrar en los recibos de luz y gas es comparar entre todas las ofertas del mercado y elegir la más adecuada para cada consumo. De este modo, es posible ahorrar hasta 194 euros en la factura de la luz y 66 en la del gas6.

Acondicionar la casa y el equipamiento: revisar el aislamiento de puertas y ventanas para reducir pérdidas de calor, comprobar que el sistema de calefacción funciona correctamente y realizar el mantenimiento de la caldera una vez al año y a segurarse de que las estufas de leña y gas funcionan correctamente antes de utilizarlas y que las salidas de aire no están        obstruidas.

Mantener la vivienda a la temperatura adecuada: colocar un termostato en la sala de estar a 21 ͦ, un sencillo gesto que permite ahorrar hasta 60 euros al año en la factura y evitar cambios bruscos de temperatura7. Asimismo, hay que tener en cuenta que cada grado que bajemos en el termostato supondrá un ahorro adicional de 35 euros anuales.

Reclamar beneficios y subvenciones: si el usuario se encuentra en una situación de vulnerabilidad puede consultar si tiene derecho al bono social. En caso de que necesite cambiar la caldera es conveniente comprobar si la comunidad autónoma correspondiente cuenta en ese momento con un Plan Renove que le permita reducir el coste.

Hacer un uso eficiente de los electrodomésticos. Lavar la ropa a 40º en vez de a 60º se puede ahorrar hasta un 55% de energía. Igualmente, una correcta elección del programa de lavado proporcionará ahorro de energía, de agua y una mayor duración de las prendas. Esta medida supondrá, en total, un ahorro de 40 euros a final de año.8

Precaución en la cocina: seguir una serie de recomendaciones a la hora de cocinar permitirá reducir el consumo energético y ahorrar alrededor de 60 euros al año9:

  • Utilizar recipientes adaptados al tamaño de cada quemador para no desperdiciar calor.
  • Apagar el fuego cinco minutos antes y terminar la cocción con el calor residual.
  • Cocinar en porciones pequeñas y a ser posible en la olla exprés para reducir el tiempo de cocción.

Utilizar ropa apropiada:

  • Utilizar varias capas finas de ropa en lugar de una capa gruesa
  • Elegir prendas de lana o algodón
  • Elegir zapatos con suela gruesa para proteger los pies del frío

Mantenerse activo:

  • No permanecer sentado durante largos periodos de tiempo
  • Distribuir las tareas a lo largo de todo el día para mantenerse activo

Comer de forma adecuada:

  • Tomar al menos una comida caliente al día
  • Tomar bebidas calientes de forma regular durante todo el día, principalmente antes de acostarse
  • Las bebidas con cafeína pueden aumentar el metabolismo y favorecer la pérdida de temperatura, por lo que conviene no abusar de ellas
Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz
Particular Empresa