Ola De Frio

Ola de frío: consejos para ahorrar en las facturas de luz y gas

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz

  • El frío ha llegado a nuestro país, ya que durante esta semana se esperan mínimas de hasta 8ºC en la capital española. Para que tu cartera no se quede ‘tiritando’, Kelisto te trae unos consejos básicos para ahorro de luz y gas.

Aunque para el fin de semana los termómetros parecen recuperarse, lo cierto es que la nueva DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) traerá para los próximos días nuevos temporales de lluvia y viento a los que viene unida una bajada de las temperaturas. Si quieres mantener tu hogar bien calentito sin que tu bolsillo se resienta demasiado, en Kelisto te contamos cómo ahorrar en las facturas de luz y gas para los días de frío.

Cómo ahorrar en luz y gas

Con esta bajada de temperaturas llega también el uso de la calefacción, por lo que es importante que los consumidores pongan en práctica varias medidas para ahorrar en su factura de la luz y el gas.

Puedes ahorrar en tu factura anual con gestos del día a día, como vigilar el stand-by de electrodomésticos como la televisión, lavar la ropa a 40ºC o utilizar los programas Eco del lavavajillas. Con estas y otras acciones que pongas en práctica en tu hogar, se puede conseguir un ahorro de más de un 50% en tu factura anual, según las cifras de Kelisto.

Pero, además de prestar atención a la manera en la que consumes la energía, también debes tener en cuenta que en el mercado existen varios tipos de tarifas, por lo que un consejo muy recomendable es comparar las distintas ofertas de las comercializadoras para ver cuál de ellas te conviene más.

Con un comparador de tarifas de energía como el de Kelisto puede conseguirse un ahorro de más de 190 euros anuales en tus facturas energéticas.

Cómo elegir la mejor tarifa de luz y gas

No todas las tarifas se adaptan al mismo tipo de cliente. Hay que tener en cuenta el consumo que se hace en el hogar para saber qué tarifa es la mejor opción para ti. En el comparador de energía de Kelisto, el cliente puede introducir unos datos muy sencillos que se pueden encontrar en la misma factura: la potencia que tienes contratada, el consumo de kWh (kilovatios/hora) que haces anualmente o si tienes una tarifa de discriminación horaria.

Gracias a nuestro comparador, puedes encontrar las tarifas de luz más baratas del mercado, además de las mejores tarifas de gas. Podrás escoger el precio más económico del mercado para conseguir el máximo ahorro.

Pero, a veces, la opción más adecuada para ti no es la más barata para tu bolsillo. Aunque es uno de los factores más importantes a la hora de decantarse por una oferta u otra, no es recomendable fijarse solo en el precio para decantarse por una tarifa u otra. Lo mejor es comparar todas las ofertas y tomar la mejor decisión buscando una buena relación calidad/precio.

Cómo leer tu factura de la luz

La factura de la luz incluye cuatro aspectos: la potencia contratada, la energía consumida, el alquiler del contador y los impuestos. Solo los dos primeros conceptos pueden variar su precio, mientras los otros tienen un coste fijo.

En la primera página de la factura aparecerá el importe total a pagar y un breve desglose en el que se indica cuánto pagas por cada concepto:

  • Potencia contratada: se expresa en kilovatios (kW) y se refiere a la potencia que un cliente contrata con su compañía eléctrica. Dependerá de los aparatos que tengas en casa, ya que cuantos más aparatos eléctricos tengas instalados, más potencia deberás contratar y el recibo será más caro.
  • Energía consumida: se expresa en kilovatios/hora (kWh) y se trata de la energía que has consumido durante el periodo al que se refiere el recibo y que se registra en el contador. Es decir, la energía que han necesitado los aparatos eléctricos que tienes en casa.
  • Alquiler de contador: cada mes pagas por el alquiler y mantenimiento de estos equipos entre 0,81 y 1,15 euros.
  • Impuestos: son dos, el de la electricidad (cerca de un 6%) y el 21% de IVA, lo que suma un total de un 27% por este concepto.

Cómo cambiar de compañía de la luz

Si lo que quieres es cambiar de compañía porque has encontrado una opción mejor, lo primero que debes de comprobar es que no tienes un periodo de permanencia con tu actual comercializadora. Si existe dicho periodo y aun así te cambias de compañía, puede que te enfrentes a una penalización económica por incumplir la permanencia.

Una vez que has hecho esto, es hora de tramitar el cambio. Tanto el propietario de la vivienda como el inquilino, en caso de ser una casa de alquiler, pueden realizar el cambio de suministro. Los trámites son los mismos, lo único que varía es la documentación a aportar, ya que en el caso del inquilino se debe incluir el contrato de arrendamiento.

Por norma general, la nueva suministradora suele encargarse de todo el proceso, por lo que lo único que tiene que hacer el usuario es ponerse en contacto con la compañía con la que quiera contratar y ella se encargará de los trámites. El cambio de compañía suele tardar unas 4 o 6 semanas y no implica cortes en el suministro. Además, no supone ningún gasto para el consumidor.

Otros artículos que pueden interesarte

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz