¿Merece la pena instalar paneles solares en casa?

Shutterstock 90836066

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz
COMPARA AHORA

Con las continuas subidas del precio de la energía eléctrica, algunos usuarios se plantean invertir en sistemas capaces de producir energía para reducir su consumo. Instalar paneles solares en la vivienda es una de estas fórmulas pero, ¿es realmente rentable?

Aunque la energía fotovoltaica todavía necesita más desarrollo, cada vez más usuarios piensan en las posibilidad de utilizar paneles solares para aprovechar la luz natural, para reducir su consumo y producir energía en sus propias casas. Si estás pensando en invertir en estos sistemas, en Kelisto te contamos todo lo que debes saber sobre la energía fotovoltaica.

¿Cómo funcionan los paneles solares?

Los paneles solares aprovechan los fotones o partículas de luz para crear un flujo de electrones que conforman una corriente eléctrica. Esta corriente, a través de un aparato llamado “inversor” se transforma de alterna a continua, quedando a nuestra disposición para ser usada por nuestros aparatos eléctricos. En definitiva, un panel solar transforma la luz del sol en energía que podemos usar en nuestro hogar.

Puntos a favor

Con las continuas subidas del precio de la energía eléctrica de los últimos años, es normal que los consumidores busquen fórmulas que permitan reducir el consumo e incluso autoabastecerse desde el punto de vista energético mediante paneles solares. Sin embargo, antes de realizar esta inversión, conviene informarse y analizar los pros y contras de esta forma de autoconsumo.

Las principales ventajas del autoconsumo mediante instalaciones fotovoltaicas son las siguientes:

  • La factura eléctrica se puede reducir en gran medida al producir parte de la energía que necesitamos.
  • El avanzado nivel de desarrollo técnico actual permite conectar prácticamente de forma directa los paneles a la instalación eléctrica de la vivienda.
  • Los precios mantienen una tendencia a la baja, ya que el coste de los paneles ha caído casi un 80% en los últimos cinco años.
  • La producción de energía se realiza de día, que es cuando se produce la mayor parte del consumo.
  • Disminución de las pérdidas de energía en la distribución por la red: se calcula que hasta un 10% de la energía producida se pierde en el transporte de la misma, transformándose en calor. Un sistema de autoconsumo con multitud de pequeños productores que generan su propia energía reduciría estas pérdidas.
  • Existen también beneficios de tipo medioambientales al ser una energía limpia, que no depende de combustibles fósiles.
  • Fomentaría el empleo y actividad económica, al tratarse de un sector que permitiría la creación de empresas locales de servicios energéticos para instalar y mantener las centrales domésticas.

Desventajas de instalar sistemas de energía solar en la vivienda

La parte negativa de una instalación de este tipo se puede encontrar principalmente en los costes y, sobre todo, en la rentabilidad de la inversión.

El coste de los paneles y de la inversión necesaria está disminuyendo paulatinamente gracias a las mejoras tecnológicas. Sin embargo, y aunque el precio de la energía eléctrica es cada vez mayor, el peso que tiene la parte fija del recibo eléctrico en la factura (independiente del consumo realizado) y las incertidumbres generadas por la posibilidad de que se apruebe el llamado Peaje de Respaldo (un peaje para las instalaciones de autoconsumo conectadas a la red eléctrica), ponen muchas trabas a la viabilidad económica de este tipo de proyectos.

Otras alternativas

A la hora de decidirse por la instalación de un equipos de energía fotovoltaica conviene hacer una serie de distinciones con el fin de catalogar nuestra instalación dentro del marco legal correspondiente.

1. Instalaciones para reducir el consumo. Suelen ser pequeñas instalaciones de uno o dos paneles cuya única finalidad es reducir el gasto de nuestra factura energética.

2. Instalaciones para el autoconsumo independiente. Van un paso más allá y lo que buscan es eliminar el coste eléctrico total. También son instalaciones que se dirigen a usuarios que no tienen posibilidad de conectarse a la red eléctrica, por ejemplo, al estar en zonas aisladas donde no llega el tendido eléctrico, con lo que sólo les queda la opción de producir su propia energía.

Hasta hace poco, las instalaciones productoras de electricidad podían estar conectadas a la red eléctrica de tal modo que los consumidores podían autoabastecerse con la energía producida y, si tenían excedentes, los podían integrar en el tendido general, a cambio de una contraprestación económica. Con la nueva legislación, aprobada en diciembre del 2013, estas instalaciones están obligadas a pagar el Peaje de Respaldo, lo que encarece notablemente su producción.

Costes y plazos de amortización

A la hora de invertir en una instalación fotovoltaica tenemos que tener en cuenta varios factores: el coste de la instalación, su rendimiento, la disponibilidad de espacio para el montaje, etc.

En general, el coste de una instalación, montaje incluido y con todos los elementos necesarios, incluso unas baterías para almacenar los excesos de producción, ronda los 3 euros por watio de potencia instalada. Así, por ejemplo, una instalación de 3.000W, suficiente para garantizar el consumo de una vivienda media, rondaría los 9.000 euros de coste.

En cuanto al rendimiento, por cada kW de potencia instalado, se obtienen unos 1460 kWh al año de media. Esta cifra anual, multiplicada por el precio actual del kWh (alrededor de 0,145 euros/kWh), nos da un ahorro en el consumo de unos 200 euros anuales por cada kW de potencia instalada.

Para el ejemplo anterior de la instalación de 3.000W hablaríamos de unos 600 euros anuales de ahorro. Esto cubriría prácticamente todo el consumo eléctrico, aunque quedaría por cubrirse la parte fija del recibo de la luz, la que no depende de nuestro consumo, aproximadamente otros 200 euros anuales.

Así pues, ya sea en una vivienda individual o aprovechando los espacios comunes de una comunidad de propietarios, la energía fotovoltaica tiene un plazo de recuperación de la inversión de unos 15 años aproximadamente. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Electricidad Paneles solares
Ahorra 168 euros en tu factura de la luz
COMPARA AHORA