El ABC del sistema eléctrico español

Shutterstock 117747502

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz
COMPARA AHORA

El sistema energético español es complejo y en él intervienen diferentes actores, cada uno con un peso diferente. Además, en los últimos años conceptos como el déficit de tarifa o los peajes se han añadido a nuestra vida cotidiana y han sumado confusión a los consumidores. Para que no te pierdas, en Kelisto te explicamos quién es quién y qué es qué en nuestro sistema eléctrico.

Conocer los principales conceptos y los tipos de compañías que operan en el mercado energético no es sencillo. Por ello, en Kelisto te contamos lo que debes saber sobre quiénes son y qué hacen las diferentes compañías relacionadas con el sector, qué tipos de tarifa existen en el mercado y qué significan algunos conceptos incluidos en nuestra factura.

Los actores del mercado eléctrico

Las actividades destinadas al suministro de energía eléctrica se dividen entre las reguladas: transporte y distribución, y las no reguladas: producción y comercialización.

1. Transportista: tiene por objeto la transmisión de energía eléctrica por la red de transporte. Su función es gestionar, mantener y reparar las infraestructuras de la red de alta tensión. El responsable del transporte es Red Eléctrica de España (REE).

2. Distribuidora: se encarga de posibilitar que la electricidad (baja, media y alta tensión) llegue de la red de transporte a los clientes y es la responsable de garantizar la seguridad del suministro y de llevar a cabo la lectura de los contadores.

3. Productor/Generador: es el productor de energía eléctrica. Entre los productores de energía en España se encuentran, principalmente, las cinco grandes eléctricas: Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, E.ON España y EDP Energía. Generan electricidad a través de las centrales nucleares en las que participan y, además, gestionan ciclos combinados, instalaciones de carbón, plantas hidroeléctricas, parques eólicos, e instalaciones solares, etc. dentro del territorio español. Hay otras compañías extranjeras como GDF Suez que también operan en España, aunque con un peso muy limitado.

Pero las grandes eléctricas no son las únicas generadoras. Hay otras empresas, que van desde grandes compañías como ACS, Acciona, Abengoa, OHL, Ence o T-Solar a pequeños particulares, que también nutren a la red eléctrica. Lo hacen a través de las energías renovables y la cogeneración: energía eólica, termosolar, fotovoltaica, biomasa…

4. Comercializadora: se encarga de la compra y venta de energía eléctrica. Los comercializadores pueden adquirir la energía directamente de un productor o del mercado mayorista (OMIE). A su vez, pueden vender energía a los consumidores mediante la libre contratación, a otros comercializadores o al mercado mayorista.

Tarifas tras la nueva legislación

Con la nueva legislación que el Gobierno pretende introducir a partir del mes de junio, los consumidores tendrán dos opciones a la hora de contratar y desaparecerán las subastas trimestrales que fijaban el precio de la energía hasta ahora.

  1. Tarifa regulada: es el hoy llamado “Precio Voluntario al Pequeño Consumidor” que, desde el 1 de enero, sustituye a la Tarifa de Último Recurso (TUR).  La ofrecen sólo las comercializadoras de último recurso (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, E.ON España y EDP Energía) y a ella se pueden acoger los consumidores con una potencia contratada inferior a 10 kW. Dentro de esta tarifa se encuentra el bono social, del que ya te hablamos en Kelisto. A partir del mes de junio, cuando se suprimen las subastas para establecer los precios, los usuarios tendrán dos opciones:
    1.  Los consumidores que tengan instalado un contador inteligente pagarán en función del consumo realizado y del precio de la energía en cada hora.
    2. Los consumidores domésticos que no dispongan de contador inteligente pagarán en función de lo que marque el mercado o pool durante el periodo de facturación, que podrá ser mensual o bimestral.
  2. Precio liberalizado: se refiere a los contratos del mercado libre, aquellos en los que el consumidor elige una tarifa que ofrece la comercializadora y con los que es posible obtener ciertos descuentos frente a la tarifa regulada.

¿Qué conceptos encontramos en nuestra factura?

El precio final de la tarifa de la electricidad está formado por dos componentes:

  • Peajes: representan el término regulado de la tarifa. Sirven para pagar todas las actividades que son necesarias para hacer llegar el suministro eléctrico hasta los hogares, es decir, el transporte y la distribución de la electricidad. Además, incluyen otros conceptos como las primas a las renovables y a la cogeneración, ayudas al carbón, costes extrapeninsulares, moratoria nuclear e intereses del déficit de tarifa, entre otros.

Uno de los términos más extendidos es el déficit de tarifa pero, ¿qué es exactamente? Se trata de la deuda que se produce en el sistema eléctrico porque los costes de las actividades reguladas son superiores a los ingresos del sistema, que se recaudan a través de los peajes. Es decir, lo que pagamos en el recibo de la electricidad no es suficiente para cubrir el gasto que tienen las eléctricas para proporcionarnos energía y esa diferencia se ha acumulado en forma de deuda.

  • Coste de la energía: es el precio al que venden la electricidad las comercializadoras eléctricas a los consumidores. En los contratos libres este coste se establece en función de las condiciones que defina cada compañía. Para los consumidores acogidos a la tarifa regulada, hasta ahora se determinaba trimestralmente por las subastas. El Gobierno, como hemos comentado, va a eliminar esta fórmula y a partir de junio establecerá el término de energía a partir de los precios del mercado mayorista eléctrico o 'pool'.
¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Electricidad Iberdrola Endesa
Ahorra 168 euros en tu factura de la luz
COMPARA AHORA