Cambio de hora y ahorro energético

Ahorro energético con el cambio de hora: ¿verdad o mito?

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz

Imagen de banner
El domingo 29 de marzo finalizó el horario de invierno y los relojes se adelantaron una hora, es decir, a las 2:00 horas se pasó a las 3:00 horas. Esta medida tiene por objetivo el ahorro energético, pero, ¿realmente existe ese ahorro?

Este fin de semana los relojes se adelantaron una hora para entrar en el horario de verano (de las 2:00h del domingo se pasó las 3:00h). Este cambio de hora tiene como objetivo aprovechar mejor la luz solar y reducir el consumo energético en iluminación, pero ¿existen otras medidas con las que también podrías ahorrar en tu factura de la luz?

Tarifas de luz para ahorrar

Más allá de usar el cambio horario para mejorar el ahorro energético, lo cierto es que una de las medidas de ahorro más eficaces es la contratación de una tarifa de energía a buen precio. En Kelisto, una de las tarifas de luz más baratas suele ser la ONE Luz de Endesa. Esta oferta se caracteriza por no tener permanencia y por ofrecer energía verde, es decir, energía proveniente de fuentes renovables.

Imagen de proveedor Endesa

TARIFA ONE LUZ

397,23€

Fecha de tarificación: 25/03/2020. Tarifa de luz para un hogar con una potencia contratada de 3,3 kW y un consumo anual de 1.800 kWh

¿El cambio de hora consigue ahorro energético?

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el cambio de hora permite reducir en un 5% el consumo eléctrico en luz, lo que equivale a 300 millones de euros al año. De esta cantidad, 90 millones corresponden al gasto de los hogares, es decir, cada vivienda ahorrará una media de 6 euros en su factura eléctrica por el cambio horario.

Sin embargo, tal como señala IDAE, para alcanzar este ahorro es necesario que los consumidores lleven a cabo un comportamiento responsable, prescindiendo de la iluminación artificial cuando no sea necesaria y haciendo un uso inteligente de los equipos que consumen energía (calefacción, electrodomésticos, etc.). 

El fin del cambio horario se lleva debatiendo desde 2018, cuando la Comisión Europea lanzó una  encuesta a ciudadanos europeos para saber su opinión sobre la medida. Más del 80% de los europeos votaron a favor de anular el cambio de hora, aunque hay que destacar que más del 70% de los encuestados eran alemanes, ciudadanos que ya llevaban tiempo reclamando la suspensión de esta práctica. En septiembre de ese año, el presidente de la CE, Jean Claude Juncker anunció que pensaba acabar con el cambio de hora en 2019. Sin embargo, finalmente no hubo un acuerdo final para poder llevar a cabo esta pretensión. A día de hoy, se espera a que en 2021 los países miembros de la Unión se pongan de acuerdo y decidan si, finalmente, se suprime el cambio de hora o no.

Uno de los argumentos que se esgrimen a favor del final del cambio horario es su ineficacia para conseguir ahorro energético, algo que lleva bastante tiempo en entredicho por la Eurocámara. Además, sus detractores también afirman que estos cambios tienen consecuencias en la salud de los europeos: pueden provocar trastornos del sueño, estrés, depresión, etc.

El cambio de hora es una práctica que se realiza en España desde 1974, cuando en la crisis petrolífera los países querían aprovechar más horas de sol y así ahorrar energía. Sin embargo, la península española se encuentra en un huso horario que no es el que le corresponde (GMT+1), ya que debería regirse por el horario londinense o el de las Islas Canarias (GMT).

Consejos de ahorro energético en el hogar

Para conseguir el mayor ahorro energético posible en el hogar es necesario tomar ciertas medidas de eficiencia, muchas de ellas sencillas y sin coste para el consumidor.

  • Sellar puertas y ventanas: gran parte de las necesidades de calefacción de una vivienda se deben a pérdidas de calor, principalmente por puertas y ventanas. Las corrientes de aire que se originan por pequeñas fisuras que pueden originar fugas de calor. Sellando esas juntas e instalando burletes es posible ahorrar hasta 200 euros al año.
  • Evitar el ‘stand-by’: dejar los electrodomésticos con el piloto encendido sin usarlos supone un gasto energético que equivale al 7% del consumo total anual. Desenchufar los aparatos que no estén en funcionamiento permite un ahorro de entre 50 y 100 euros al año.
  • Comparar tarifas: un comparador de tarifas de electricidad como el de Kelisto es perfecto para encontrar la mejor oferta.
  • Lavar de forma eficiente: la mayor parte de la energía que necesitan aparatos como la lavadora o el lavavajillas se emplea para calentar el agua. Por ello, es conveniente utilizarlos a la menor temperatura posible y sólo cuando la carga esté completa. Con este gesto se puede conseguir un ahorro de 50 euros al año.
  • Instalar un termostato: utilizar un termostato que regule la temperatura de la calefacción evita los cambios bruscos y permite ahorrar en calefacción. La instalación de un termostato puede conseguir ahorros de entre un 8 y un 13% del gasto en calefacción, unos 60 euros al año. Asimismo, hay que tener en cuenta que cada grado que bajemos en el termostato supondrá un ahorro adicional de 35 euros anuales.
  • Bombillas de bajo consumo: sustituir las bombillas incandescentes por otras de bajo consumo puede reducir la factura anual en unos 100 euros al año. Además, estas bombillas tienen una vida útil hasta 10 veces más que las bombillas normales.

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz

Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Energía
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios