Depósitos a plazo fijo de ICBC

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Los depósitos son uno de los productos financieros más rentables para nuestros ahorros. Por ello todas las entidades bancarias se aseguran de incluir este tipo de productos en su oferta para atraer a más clientes. Así, quienes estén interesados en obtener ganancias a partir de sus ahorros pueden contratar servicios como los depósitos a plazo fijo de ICBC.

ICBC ofrece a los clientes diversos productos de ahorro para que estos puedan elegir el que mejor se adapte a sus necesidades. Es por esto que, al contratar alguno de los depósitos a plazo fijo de ICBC, el cliente podrá obtener beneficios de su capital sin arriesgarlo.

Tipos de depósitos a plazo fijo de ICBC

Al analizar las opciones de depósitos a plazo fijo de ICBC encontramos que la entidad financiera pone a disposición de los clientes dos modalidades de ahorro: el tradicional depósito a plazo fijo y los depósitos en cuenta corriente. En el caso del depósito a plazo fijo, se trata de un producto que ofrece opciones de plazos de un mes, 3 meses, 6 meses, 1 año, 2 años y 3 años, con liquidación de intereses a vencimiento.

El importe mínimo de inversión del depósito a plazo fijo es de 500 euros. Merece la pena destacar que los depósitos a plazo fijo de ICBC admiten cancelación anticipada sin penalización sobre el capital principal. No obstante, en caso de solicitar la cancelación antes del plazo no se liquidarán intereses y el proceso está sujeto a un plazo de preaviso.

Los depósitos a plazo fijo pueden contratarse en distintas divisas, como el yuan chino o el dólar estadounidense. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existe un riesgo de tipo de cambio para los depósitos en otras divisas. Este concepto tiene que ver con la relación entre el valor de una divisa frente al valor de otra, la cual se genera por la fluctuación de los precios de las monedas.

Los clientes también cuentan con otra opción de depósitos a plazo fijo de ICBC: los depósitos en cuenta corriente. Con este producto el cliente puede ingresar dinero en su cuenta corriente y puede realizar reintegros en las oficinas de la entidad mediante tres opciones: tarjeta de débito UnionPay, números de cuenta sin soporte o cartillas de ahorro. En este caso la cantidad mínima del depósito debe ser de 20 euros.