Depósitos a plazo fijo de CajaSur

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Una de las mejores formas de sacar el mayor provecho a nuestro dinero es invirtiéndolo. Por ello las entidades financieras ponen a disposición de los usuarios distintos productos de ahorro para que estos puedan elegir que el que mejor se adapte a sus requerimientos. Así que, si estás buscando opciones para ahorrar, los depósitos a plazo fijo de Cajasur podrían ser una gran alternativa.

Por ello, si dispones de un dinero que quieres rentabilizar puedes analizar las opciones que ofrece Cajasur para los clientes que quieren hacer crecer su dinero de forma segura y garantizada.

Tipos de depósitos a plazo fijo de Cajasur

Cajasur pone a disposición de sus clientes cuatro modalidades de depósitos a plazo fijo para que puedan elegir el que más les convenga. Entre la oferta disponible tenemos los depósitos a plazo fijo de Cajasur, un contrato a plazo y con rentabilidad fija que tiene como meta rentabilizar ahorros tanto a corto como a medio y largo plazo.

Una de las ventajas de este producto es que el cliente puede elegir el plazo más conveniente par su perfil, el cual puede ir desde unos días hasta 5 años. Con este tipo de depósito el cliente sabe de antemano cuál ser su rentabilidad y, además, dispone de flexibilidad en el cobro de los intereses, los cuales pueden ser anticipados, mensuales, trimestrales, semestrales, anuales o a su vencimiento. El importe mínimo es de 1.000 euros.

Una de las desventajas de la mayoría de los depósitos a plazo fijo es que el cliente pierde la disponibilidad inmediata de su dinero debido a que debe cumplir con un plazo para la recuperación de este. Sin embargo, con Depósito Total, otro de los depósitos a plazo fijo de Cajasur, el cliente puede disponer de la totalidad del saldo en el momento que lo desee.

El Depósito Total es un depósito a un año que ofrece una rentabilidad fija que es conocida por el cliente desde la contratación. Una de las ventajas de este tipo de depósito tiene que ver con la flexibilidad en el cobro de los intereses debido a que este puede ser mensual, trimestral, semestral, anual o inclusive a vencimiento. El importe mínimo es de 3.000 euros.

El siguiente producto es el Depósito Net, un depósito contratable de forma exclusiva por internet y que permite rentabilizar el dinero a corto plazo. Con este depósito a plazo fijo el cliente cuenta con la posibilidad de elegir entre tres tipos de plazos (a 3, 6 y 12 meses). El cobro de los intereses se realiza a vencimiento y el importe mínimo va desde 1.000 euros hasta un máximo de 100.000 euros.

El cuarto producto de ahorro son los Depósitos con pago en especie. Se trata de un contrato de depósito a plazo fijo cuya retribución se da a través de la entrega de un bien de consumo. Una de las ventajas de este tipo de depósito es que la entidad ofrece una rentabilidad anticipada, ya que puede disponer del artículo que ha pedido en el catálogo sin que tenga que esperar al vencimiento del depósito a plazo fijo.