Depósitos a plazo fijo de Caixa Popular

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Sacar partido al dinero no es tarea fácil, pero sin duda es una de las más codiciadas por todos nosotros en estos días. Cuando lo que se quiere es tener un poco de tranquilidad mientras nuestro dinero sigue en ascenso, una de las alternativas más comunes son los depósitos a plazo fijo, y los depósitos a plazo fijo de Caixa Popular pueden entrar en nuestra lista de alternativas.

Esta entidad es una de las adheridas al Fondo de Garantía de Depósitos, con lo cual los ahorros por debajo de 100.000 euros están garantizados. Por tanto, la tranquilidad aumenta y el dinero también, ya que los depósitos a plazo fijo de Caixa Popular abonan un tipo de interés del 0,30% TAE y con una cantidad mínima de sólo 3.000 euros se puede ya empezar a ser un cliente de este tipo de producto.

Características de los depósitos de Caixa Popular

En su sitio de Internet encontramos un único depósito a plazo fijo de Caixa Popular correspondiente a la opción de 6 meses, período durante el cual estarán nuestros ahorros bajo llave y sus ganancias también, ya que Caixa Popular explica que solo abonará los intereses al final del plazo establecido en la contratación.

Así las cosas, esta opción de depósito que ofrece Caixa Popular es de hasta 60.000 euros, con la opción de renovación tras el período establecido, pero eso sí, hay que manifestar el interés que se tiene en renovar el producto, ya que los depósitos a plazo fijo de Caixa Popular no se renuevan de manera automática.

Ahora bien, en caso de cualquier imprevisto o de algún cambio de planes, los depósitos a plazo fijo Caixa Popular pueden ser cancelados de manera anticipada, aunque esto generaría el cobro de una comisión del 0,20%.

Además hay que considerar que como todos los depósitos, sus ganancias son consideradas en el total del ingreso anual y están sujetas a fiscalización: a los ahorros de hasta 6.000 euros se aplicará una retención del 19% tomando la ganancia como base imponible; entre los 6.000 euros y los 50.000 euros se aplica una retención del 21%; y a partir de los 50.000 euros la retención llegará hasta 23%.