Depósitos a plazo fijo de Bilbao Bizkaia Kutxa

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Cada persona tiene sus propias metas y expectativas a la hora de invertir su dinero. Mientras unos buscan rendimientos inmediatos, otros más pacientes optan por los plazos. A éstos últimos van dirigidos productos como los depósitos a plazo fijo de Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK).

En el catálogo de productos que ofrece esta entidad financiera destacan tres depósitos con los que esta institución bancaria busca captar la atención de las personas que quieren ganar rentabilidad a expensas de sus ahorros a corto y medio plazo.

Características de los depósitos del Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK)

El factor que diferencia los tres depósitos a plazo fijo de Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK), es el tiempo del contrato, como se explica a continuación:

● Depósitos Segurola: dos años de contrato

● Depósito Bikain: tres años de contrato

● Depósitos a plazo fijo: el cliente puede elegir el plazo del contrato, desde unos días hasta 5 años. En este caso, el importe mínimo es superior a mil euros.

Por otro lado, el denominador común de los tres depósitos a plazo fijo de Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) es que tienen una rentabilidad fija y es la que determina el contrato.

Por otro lado, ofrecen también flexibilidad a la hora de decidir cuándo cobrar los intereses (anticipados, mensual, trimestral, semestral, anual o a vencimiento). Ahora bien, es importante acotar que tanto los Depósitos Segurola como los Depósitos Bikain, contemplan disfrutar de los intereses en los aniversarios de la contratación y en los términos acordados al momento de la firma.

¿Quiénes pueden contratar los depósitos a plazo fijo de Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK)? Todas las personas (físicas o jurídicas) con capacidad de contratar y con el requisito indispensable de contar con una cuenta compensadora en la cual serán domiciliados los intereses. Siempre es bueno recordar a las personas interesadas en este tipo de inversión, que existen costes y penalizaciones en caso de que el contrato sea interrumpido o suspendido.

Igual de importante es saber que las ganancias generadas por los depósitos son consideradas en el total del ingreso anual de las personas y están sujetos a fiscalización. A los ahorros de hasta 6.000 euros se aplica una retención de 19%, tomando la ganancia como base imponible; entre los 6.000 euros y los 50.000 euros se aplica una retención del 21%; y a partir de los 50.001 euros, la retención llega hasta el 23%.