Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Cuenta Naranja

O también puedes Ir a nuestra calculadora

Tras su lanzamiento en el mercado español en 1999, la Cuenta Naranja de ING Direct logró convertirse en uno de los productos de ahorro más populares del panorama bancario. ¿El motivo? Ofrecía una alta rentabilidad sin necesidad de cambiar de banco ni de pagar comisiones, y con total disponibilidad del dinero que se mantuviera en ella.

Sin embargo, con el paso del tiempo, los competidores de ING Direct han ido lanzando nuevas alternativas para tratar de hacer sombra al producto estrella del banco naranja. ¿Lo han conseguido? ¿Hay opciones mejores o sigue siendo una de las cuentas remuneradas más atractivas del mercado?

Info detallada Cuenta Naranja de ING Direct

Datos generales

  • Producto: Cuenta Naranja
  • Entitdad: ING Direct
  • Tipo de cuenta: Cuentas remuneradas
  • T.A.E: 1,50 %
  • Vigente:

Características

  • Diferencial variable: -
  • Liquidación de intereses: Mensual

Límites

  • Importe máximo: -
  • Edad mínima: 18 años
  • Importe mínimo: 0,00 €
  • Permanencia: -
  • Restricciones: -

Condiciones generales

  • Validez no residentes: No
  • Validez nuevos clientes:
  • Validez antiguos clientes: No
  • Contratable en oficina:
  • Contratable por teléfono:
  • Contratable por internet:
  • Oficina física:
  • Banca telefónica:
  • Banca internet:
  • Porcentaje devolución de recibos:

Comisiones

  • Comisión administración semestral: 0,00 €
  • Comisión mantenimiento semestral: 0,00 €
  • Comisión transferencias nacionales: -
  • Comisión descubierto: -
  • Comentarios: Comision por ingresos de cheques: No tiene. No permite descubiertos.

Requisitos

  • Obligación domiciliar nómina o pensión: No
  • Permite domiciliar nómina o pensión: No
  • Obligación domiciliar recibos: No
  • Obligación tarjeta débito: No
  • Obligación tarjeta crédito: No

Bonificaciones y ofertas

  • Regalo: -
  • Descripción regalo: -

Más Cuentas remuneradas ING Direct

  • Ing
    Cuenta Naranja Mini
    Cuentas remuneradas
    T.A.E. 0,20 %
    Ingresos Mín. Sin determinar
    Comisiones No

¿Qué beneficios ofrece?

*Datos válidos a día 30 de Julio de 2015

1) Alta rentabilidad: durante los tres primeros meses, el dinero del usuario permanece en un Depósito Naranja, que ofrece una rentabilidad del 1,90% TAE. Una vez transcurrido ese plazo, el banco liquida los intereses que se hayan generado y pasa todo el dinero a la Cuenta Naranja, que actualmente tiene una remuneración indefinida del 0,50% TAE.

Por ejemplo, si un cliente contara con 10.000 euros y decidiera abrir una Cuenta Naranja recibiría, transcurridos los tres primeros meses, alrededor de 47 euros: es decir, el equivalente al 1,90% TAE que ofrece el Depósito Naranja. A continuación, ING Direct pasaría 10.047 euros a la Cuenta Naranja al 0,50% TAE. Si el usuario decidiera dejar su dinero durante nueves meses más (hasta llegar a un año), recibiría otros 37 euros aproximadamente. Por tanto, transcurrido el primer ejercicio, las ganancias que habría obtenido rondarían los 84 euros.

2) No hace falta cambiar de banco: para contratar la Cuenta Naranja, ING Direct no exige que sus clientes dispongan de otra cuenta en la entidad desde la que transferir el dinero que quieran ahorrar o a la que pueden transferir lo que hayan ido ganando. El usuario puede contar con una cuenta para operar en la entidad que elija. Además, ING Direct no le cobrará por transferir el dinero de su cuenta bancaria a la Naranja (o viceversa).

3) Sin comisiones: además de no cobrar por transferir dinero hacia (o desde) la Cuenta Naranja, ING Direct tampoco aplica comisiones por conceptos como el mantenimiento o la administración, tal y como sucede en otros productos de la entidad.

4) Rentabilidad sin mínimos ni máximos: la entidad no exige disponer de unos ahorros mínimos para acceder al rendimiento que ofrece ni tampoco pone un tope máximo al dinero que puede ser retribuido.

¿Qué exige a cambio?

Uno de los grandes beneficios de la Cuenta Naranja es que no exige ningún requisito. El producto no tiene permanencia, ni requiere contar con unos ahorros mínimos. Además, la entidad no obliga a que el cliente tenga una cuenta bancaria en ING Direct para poder transferir el dinero, ni a contratar otros productos adicionales.

Además, el proceso de apertura es bastante sencillo, puede realizarse por Internet y el cliente solo tendrá que esperar a recibir varios documentos en su domicilio para poder completar todos los trámites.

¿Qué aspectos de su letra pequeña hay que tener en cuenta?

El único aspecto que debes considerar es que los ahorros que mantengas en ING Direct (en la Cuenta Naranja o en cualquier otro depósito de la entidad) no están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos español, sino por el Sistema de Garantía de Depósitos Holandés. Ahora bien, a efectos prácticos, esto no tiene demasiada importancia.

El fondo holandés dispone de la misma protección que el español: 100.000 euros por entidad y titular en caso de que el banco quebrara. Por tanto, si una misma Cuenta Naranja tuviera dos titulares, el fondo respaldaría un total de 200.000 euros.

Además, el dinero debería ser reembolsado al cliente (después de hacer las comprobaciones pertinentes) en el mismo plazo que establece el FGD español: 20 días hábiles.

Otros datos de interés

Para saber si la Cuenta Naranja es un producto realmente interesante y que se adapta a las necesidades del cliente, es importante analizar qué cuáles son las propuestas de sus competidores.

En lo que respecta la rentabilidad inicial (o “promocional”), es decir, la que se ofrece durante los primeros meses de vida del producto, hay varias opciones que superan a la oferta del banco naranja. Por ejemplo, la Cuenta Nómina de Caja Rural Central y la Cuenta Nómina Remunerada de Bankinter aplican un 6% TAE y un 5% TAE durante el primer año, respectivamente.

Por su parte, la Cuenta 1|2|3 del Santander y la Cuenta Expansión Plus ofrecen un 3% TAE de manera indefinida, y la Cuenta Self de Self Bank y la Cuenta Corriente de eNovanca pagan al 2,1%TAE y 2% TAE, respectivamente, durante un tiempo limitado: cuatro meses la primera y tres meses la segunda.

Ahora bien, lo que sucede con la mayoría de estas ofertas es que el cliente debe cumplir con una serie de exigencias o estar sujeto a ciertas limitaciones, cosa que no ocurre con la Cuenta Naranja. Por ejemplo, para conseguir el 6% de Caja Rural Central hay que domiciliar una nómina mínima de 700 euros y disponer de dos productos de esta lista: recibos domiciliados, tarjeta de crédito o débito, seguros o un plan de pensiones. Además, la remuneración se aplica a un saldo máximo de 5.000 euros.

Algo similar sucede con la oferta de Bankinter: la retribución del 5% solo se aplica a un saldo de 5.000 euros como máximo y, para conseguirla, hay que domiciliar una nómina mínima de 1.000 euros, un recibo al mes (o tres al trimestre), realizar una compra con tarjeta al mes (o tres al trimestre) y respetar una permanencia de 24 meses.

Las ofertas de Caja Rural Central y Bankinter, al menos, compensan al cliente con una política de “cero comisiones”, algo que no sucede, por ejemplo, en el caso de la Cuenta 1|2|3 del Santander. Para lograr la retribución máxima (3% TAE), el cliente disponer de un saldo de entre 3.000 y 15.000 euros y, además, hay que pagar una comisión por mantenimiento de 3 euros al mes.