Cuentas remuneradas de Bilbao Bizkaia Kutxa

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

El catálogo de *cuentas remuneradas de Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) * se materializa en un único producto, más allá de las ofertas puntuales o de las promociones que pueda ofrecer a sus clientes a través de su red de oficinas.

Quienes quieran contratan *cuentas remuneradas con Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) * tendrán que optar por la Cuenta de Ahorro de la entidad, un producto que funciona como un depósito a la vista y que, como tal, permite que el consumidor pueda disponer de sus ahorros siempre que lo desee y que pueda realizar una operativa básica (como la domiciliación de pagos y cobros, los ingresos, etc).

Esa liquidez y operativa básica del producto se combinan, además, con una interesante retribución, aunque la entidad no detalle el tipo de interés exacto que aplica en cada momento, por lo que será necesario visitar una de sus sucursales o ponerse en contacto con Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) para saber a cuánto asciende.

Exigencias de las cuentas remuneradas de BBK

En cuanto a las condiciones o requisitos que hay que cumplir para poder acceder a estas *cuentas remuneradas de Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) *, la entidad especifica que podrán ser contratadas por cualquier persona física o jurídica. La liquidación de los intereses se realizará de forma trimestral y el cliente tendrá que abonar una comisión de 9,5 euros en concepto de mantenimiento.

Ahora bien, la entidad informa de que el consumidor podrá esquivar las comisiones si acepta cumplir con ciertos requisitos de vinculación. En concreto, tendrá que domiciliar una nómina, pensión o recibo de autónomos, y disponer de un saldo medio en su cuenta de 1.000 euros. En caso de no disponer de una nómina o ingresos regulares, podrá librarse de estos gastos si cuenta con un saldo medio de 4.000 euros.

En cuanto a la protección, las cuentas remuneradas de Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) están respaldadas por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Este mecanismo garantiza que, en caso de quiebra de la entidad, el consumidor podrá recuperar 100.000 euros por entidad y titular.