Cuentas remuneradas de Bankoa

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Quienes deseen contratar cuentas remuneradas en Bankoa deben saber que la entidad vasca no oferta este producto a través de su página web, lo que no significa que no pueda comercializar este tipo de herramientas de ahorro a través de su red de oficinas.

Las alternativas que ofrece la entidad para los consumidores que deseen contratar cuentas remuneradas de Bankoa son dos: o bien optar por su Cuenta Nómina (que dispone de un baja remuneración, que solo se aplica para saldos muy elevados), o bien, hacerse con una cuenta corriente vinculada a un depósito a plazo. Si bien ninguno de los dos productos funciona exactamente igual a una cuenta remunerada, ambos supuestos son los que más se acercan a este método de ahorro.

Varias alternativas a las cuentas remuneradas de Bankoa

La primera opción que podría funcionar como un tipo de cuentas remuneradas de Bankoa es la Cuenta Nómina de la entidad. Quienes domicilien su salario podrán evitar las comisiones, conseguir un reloj deportivo de Adidas y disfrutar de banca online gratis.

Además, si el usuario tiene ahorros por un valor de entre 100.000 y 299.999 euros recibirá una retribución del 0,0%5. Y si tiene más de 300.000 euros, podrá recibir un 0,10% TAE.

Otra de las opciones que tienen quienes quieran contratar cuentas remuneradas en Bankoa es hacerse con una cuenta corriente y contratar uno de los depósitos a plazo fijo de la entidad. Aunque por el momento, Bankoa no publicita su rendimiento en su página web, sí especifica que dispone de dos tipos de plazos fijos: • Depósitos a tipo de interés fijo: el interés depende del plazo (a elegir entre un día y cinco años) • Depósito con intereses por adelantado: los intereses se cobran cuando se formaliza el depósito

Todas las cuentas remuneradas de Bankoa, al igual que sucede con las fórmulas alternativas que el consumidor puede contratar para lograr un resultado similar, están protegidas por el Fondo de Garantía de Depósitos, que respalda hasta 100.000 euros por entidad y titular, en caso de que un banco quebrara.