Cuentas nómina de Globalcaja

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Las cuentas nómina de Globalcaja son productos bancarios que funcionan como depósitos a la vista, que permiten realizar una operativa bancaria básica y que ofrecen ciertas ventajas al consumidor a cambio de que domicilie su salario.

Al tratarse de depósitos a la vista, las cuentas nómina de Globalcaja permiten que el cliente pueda disponer de su dinero cuando quiera y en la cantidad que necesite, al contrario de lo que sucedería, por ejemplo, con los depósitos a plazo fijo. En ese caso, si el usuario retira su dinero antes del período acordado con su entidad, lo normal es que se le aplique una comisión como forma de penalización, aunque algunos productos disponen de “ventanas de liquidez”: es decir, momentos concretos en los que se puede retirar todo o parte del dinero que se mantenga en un depósito.

Características de las cuentas nómina de Globalcaja

En cuanto a su condición de herramientas para realizar una operativa bancaria básica, las cuentas nómina de Globalcaja son productos con los que el consumidor podrá realizar algunas de las gestiones más comunes. Por ejemplo, podrá domiciliar pagos (como el propio salario) o cobros, como los facturas del hogar. Además, podrá realizar transferencias (enviar dinero a otras cuentas), traspasos (enviar dinero a cuentas de la misma entidad) o extracciones de dinero en cajeros automáticos. También permiten realizar otras operaciones, como emitir o cobrar cheques.

Por lo que respecta a las ventajas para el cliente, las cuentas nómina de Globalcaja eximen al consumidor del pago de las comisiones más habituales y, además, pueden ofrecer otros extra, como regalos. Ahora bien, las condiciones para poder disfrutar de estas recompensas varían a lo largo del tiempo.

Entre las cuestiones que las cuentas nómina de Globalcaja suelen exigir al cliente para poder disfrutar de sus beneficios pueden encontrarse, por ejemplo, la necesidad de ingresar una nómina mínima cada mes, la obligatoriedad de disponer de varios recibos del hogar domiciliados, p la contratación y uso del servicio de banca a distancia de la entidad. Asimismo, pueden requerir que el cliente disponga de tarjetas (de débito o crédito) con las que realice un consumo mínimo determinado o que contrate otros productos extra, como planes de ahorro o de pensiones.