Cuentas corrientes de Banco Inversis

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Pese a ser una entidad especializada en servicios de inversión a otras entidades financieras, Inversis también dispone de cuentas corrientes en su catálogo de productos. En concreto, oferta un producto de este tipo, la Cuenta Corriente Inversis, que funciona como un depósito a la vista dado que permite:

• Domiciliar recibos • Cobrar la nómina • Asociar a este tipo de cuentas corrientes de Inversis el pago de las tarjetas de débito y crédito • Ordenar y recibir transferencias desde la Cuenta Corriente Inversis a otras cuentas • Disponer de dinero en cualquier momento • Consultar movimientos históricos realizados con la Cuenta Corriente Inversis sin límites en la fecha de consulta • Elegir el mejor medio para recibir la información sobre los movimiento de la Cuenta Corriente Inversis: página web, carta, fax, sms o correo electrónico.

Condiciones de las cuentas corrientes de Inversis

En cuanto a las comisiones que cobra esta oferta de cuentas corrientes de Inversis, la entidad repercute al cliente un cobro mensual de un euro en concepto de mantenimiento, la misma cantidad que se aplica en caso de que se realicen transferencias nacionales y dentro del Espacio Económico Europeo. En caso de traspasar las fronteras de esta área administrativa, se pasaría a abonar una comisión distinta, que depende de la cantidad transferida.

Como ocurre con cualquier depósito a la vista, la Cuenta Corriente Inversis tiene liquidez total: es decir, el cliente puede retirar el dinero siempre que lo desee, sin tener que abonar una penalización. Ahora, bien, no ofrece ninguna rentabilidad por el saldo que se mantenga en ella y tampoco permite los descubiertos (que el cliente se quede en números rojos).

Por lo que respecta a la titularidad, con una de estas cuentas corrientes de Inversis se admite que la titularidad sea de varias personas, o bien que recaiga en menores de edad o en personas jurídicas.

Además de la Cuenta Corriente Inversis, la entidad dispone de otras cuentas bancarias, destinadas a distintas finalidades, como la cuenta corriente en divisas extranjeras, la cuenta a plazo en euros (y en divisas extranjeras), la cuenta de crédito inversión, la cuenta de crédito consumo o la cuenta de crédito profesional.