Cuentas corrientes de Banca March

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.

Banca March es una entidad especializada en el asesoramiento y la gestión de activos. Sin embargo, en su catálogo de productos para la operativa habitual, la entidad dispone una oferta de cuentas corrientes, que se complementan con tarjetas de débito y crédito y que sirven para facilitar los trámites habituales a sus clientes.

Usos de las cuentas corrientes de Banca March

Las cuentas corrientes de Banca March sirven como soporte, por ejemplo, de productos de ahorro de la entidad, como los depósitos a plazo, o de productos de previsión, como los planes de pensiones, que permiten que el consumidor ahorre de cara a su jubilación utilizando alguna de las ocho fórmulas que la entidad ofrece como alternativas.

Las cuentas corrientes de Banca March también pueden facilitar la operativa con otros productos destinados a sacar el máximo rendimiento a los ahorros del usuario, como los fondos de inversión. La entidad dispone de más de una decena de fondos, clasificados en tres categorías: fondos perfilados, fondos de renta fija fondos de renta variable.

Además, el cliente de la entidad también podrá usar las cuentas corrientes de Banca March para operar con otras alternativas de ahorro, como los pagarés de Banca March, los bonos y los valores estructurados.

Las cuentas corrientes de Banca March, al igual que el resto de productos, están diseñadas siguiendo los valores que marcan la filosofía de esta entidad, como la transparencia, el compromiso y la cercanía, que hacen que Banca March cree sus productos pensando en las necesidades de cada cliente. La entidad también presume de regirse por otros valores como la experiencia, la oferta diferencial de instrumentos de inversión o el asesoramiento personalizado.

A la hora de trabajar y de recomendar productos a sus clientes, bien sean cuentas corrientes de Banca March o cualquier otra opción, la entidad sigue cuatro pasos: entender las metas del consumidor; diseñar una estrategia en base a esos objetivos; proponer soluciones a medida y, por último, realizar un seguimiento y evaluación de las inversiones.