Solo cinco países de la Eurozona obligan a los bancos a rectificar si el consumidor tiene la razón

Shutterstock 203155351

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas
  • Eslovenia, Francia, Grecia, Irlanda y Letonia son los únicos países de la Zona Euro donde las resoluciones emitidas por organismos de defensa del consumidor son de obligado cumplimiento para la banca o implican sanciones
  • España es uno de los 13 países de la Eurozona donde los servicios que atienden las reclamaciones de los usuarios no pueden obligar a la banca a cambiar su comportamiento
  • Las entidades españolas ignoraron el 82% de las reclamaciones favorables a los clientes en 2012, último año del que se disponen de datos oficiales1
  • La normativa europea3/4 deja libertad para que los organismos competentes de cada estado miembro decidan si sus decisiones serán vinculantes o no

Eslovenia, Francia, Grecia, Irlanda y Letonia son los únicos países de los 18 que conforman la Zona Euro donde las resoluciones que emiten los organismos públicos de defensa del consumidor bancario son de obligado cumplimiento para las entidades financieras o implican sanciones, según un análisis realizado por Kelisto.es (www.kelisto.es), la web del ahorro.

España es uno de los 13 países restantes donde las entidades no tienen la obligación de cumplir con las resoluciones del Servicio de Reclamaciones del Banco de España, el organismo público encargado de atender las quejas de sus clientes. Con este panorama, la banca termina por ignorar más del 80% de los informes favorables al reclamante que emite este servicio, que no concluyen ni con una rectificación ni con una sanción para la entidad correspondiente.

Entre los países que sí obligan a los bancos a cumplir se encuentra Eslovenia, cuyo banco central tiene competencias para intervenir en todo lo que atañe a la Ley de Crédito al Consumo. Cuando este organismo detecta que se han violado las leyes, puede tomar las medidas de control apropiadas y/o iniciar un proceso de infracción. En la misma línea, la Autoridad de Control Prudencial y Resolución de Francia (ACPR) puede actuar contra la entidad correspondiente si, tras recibir y estudiar una reclamación, detecta que se ha infringido la ley.

 En Grecia, su banco central examina las reclamaciones y da 45 días al banco correspondiente para dar una respuesta a la queja recibida. Tras ello, puede solicitar a la entidad que tome medidas o imponer sanciones. También son vinculantes las decisiones que toma el Defensor del Pueblo de Servicios Financieros  de Irlanda (el Financial Services Ombudsman), que investiga las quejas interpuestas y solo permite apelar sus decisiones ante el Tribunal Superior. Este sistema es similar al empleado en Letonia, donde el Centro de Derechos de Protección al Consumidor (CRPC) está facultado para aplicar multas y exigir cambios de comportamiento si se produce una mala práctica comercial por parte de una entidad.

En España las entidades no están obligadas a rectificar

España es uno de los 13 países de la Eurozona donde las reclamaciones favorables al consumidor bancario emitidas por la autoridad competente no son vinculantes, lo que favorece la desprotección del ciudadano. Cuando un usuario español quiere presentar una reclamación por un problema con su entidad debe dirigirse, en primer lugar, al servicio de atención al cliente de su banco. En caso de que su respuesta no sea satisfactoria, puede dirigirse al Servicio de Reclamaciones de Banco de España.

Los informes que emite este departamento del organismo regulador no son vinculantes por lo que, aunque una reclamación fuera favorable al consumidor, el banco correspondiente no estaría obligado a tomar ninguna medida ni podría ser sancionado. En este contexto, las entidades ignoraron el 81,8% de los informes favorables al reclamante que, por tanto, no desembocaron en ningún tipo de rectificación, según los últimos datos disponibles, correspondientes a 20121.

Por entidades, las que registraron un menor grado de rectificación de los informes favorables al cliente en 2012 fueron Barclays (0%, es decir, no rectificó ninguno), Citibank (1,3%) y Cajasur (2,3%). Las tres se situaron muy por debajo de la media de rectificación, que ascendió al 18,3%. En el extremo contrario se situaron Deutsche Bank (61,1%), Banco Sabadell (51,1%) y Banco de Valencia (34,8%).

Las quejas ignoradas por la banca española se han multiplicado por 2,5 en la última década

Durante la última década (2002-2012), las reclamaciones presentadas ante el Banco de España han pasado de 4.288 a 14.313, es decir, han aumentado un 234%. El incremento más pronunciado tuvo lugar en plena crisis, en 2009, cuando la cifra creció un 83,1% respecto al ejercicio anterior2.

En este contexto, el porcentaje de quejas favorables al cliente que fueron ignoradas por la banca se multiplicó por 2,5, al pasar de un 33,3% del total en 2002, a un 81,8% en 2012, el dato más elevado del período analizado2.

A lo largo de los últimos 10 años, los bancos y cajas que se situaron con más frecuencia en el top 3 de entidades menos rectificadoras fueron La Caixa (en 6 ocasiones), Citibank y Barclays (ambas en 4 ocasiones). En cambio, Banco Sabadell (9 veces), Unicaja (5) y Caixa d’Estalvis Catalunya (3) destacaron entre las más rectificadoras de dicho período2.

En la última década se ha registrado un cambio de tendencia en el tipo de entidades que lideran la clasificación de reclamaciones. Si bien hasta el inicio de la crisis, la banca con mayor número de quejas solía ser la no convencional (por ejemplo, las entidades online o las centradas en la concesión de créditos o tarjetas), en los últimos años hemos visto cómo los bancos tradicionales han ido escalando a los primeros puestos, entre otros motivos, por la comercialización de productos problemáticos.

Por lo que respecta a los motivos de las reclamaciones, los más habituales de los últimos 10 años han sido la discrepancia en apuntes asentados en cuenta (aparece en 8 ocasiones en el top 3 de causas más frecuentes), el robo y uso fraudulento de tarjetas y las comisiones y gastos, ambos con 6 apariciones en el podio desde 2002. Sin embargo, el inicio de la crisis supuso un punto de inflexión en las causas que motivaron la mayor parte de las quejas. En concreto, hasta 2008 los motivos más frecuentes de reclamación habían sido la discrepancia en apuntes, el robo de tarjetas y las comisiones.

En cambio, a partir de ese momento, asuntos como la liquidación de operaciones activas y pasivas, la limitación a variaciones de tipos de interés o la cobertura de riesgos se situaron entre las más populares2

Tabla%201

Fuente: Memorias del Servicio de Reclamaciones del Banco de España. * Escritos de reclamación presentadas en la red de sucursales del Banco de España. Cuando un cliente presenta una reclamación ante el BdE pueden suceder varias cosas: que se emita un informe (favorable al usuario, favorable a la entidad o sin pronunciamiento), que se produzca un allanamiento (acuerdos entre banca y cliente antes de que se emita un informe) o que haya un desistimiento (por ejemplo, por falta de documentación en la reclamación presentada por el usuario). Por tanto, el número total de reclamaciones equivale a la suma de los informes emitidos (favorables, desfavorables y sin pronunciamiento), allanamientos y desistimientos.  

Galicia, la comunidad donde más aumentan las reclamaciones

La evolución de las reclamaciones presentadas ante el Banco de España durante la última década muestra importantes diferencias por comunidades autónomas. Galicia fue la región donde más aumentó la ratio de quejas por cada 1.000 millones de euros del volumen de negocio de las entidades, al pasar de un 6,3 en 2002 a un 17,7 en 2012 (+180,9%). A continuación se situaron Murcia y Canarias, con incrementos del 155% y 151,1%, respectivamente2.

Por el contrario, Madrid fue la comunidad donde se registró un incremento menor de la ratio de reclamaciones, con un avance de tan solo el 2,7%. Tras esta región se situaron La Rioja (+3,3%) y Cantabria (+6,9%)2.

En términos absolutos, la región que registró un mayor número de reclamaciones en 2012 fue Madrid (2.939), seguida de Andalucía (2.395) y la Comunidad Valenciana (1.847). A continuación se situaron Cataluña (1.490), Galicia (933), Castilla y León (791) y Canarias (770). Por el contrario, las regiones con menos quejas fueron La Rioja (83), Navarra (84) y Cantabria (140) 2

Tabla%202

Fuente: Servicio de Reclamaciones del Banco de España. *La ratio calcula el número de reclamaciones por 1.000 millones de euros de volumen de negocio de las entidades, tomando como base la media de créditos y depósitos de cada comunidad autónoma.

Con este panorama, el propio Banco de España reconoce que los niveles de rectificación son “insuficientes”, aunque se limita a apuntar que las entidades deberían realizar “un esfuerzo tendente a rectificar su actuación contraria a la normativa de transparencia y/o a las buenas prácticas bancarias”1.

Luxemburgo y Reino Unido, dos casos de buenas prácticas

Entre los países de la Eurozona donde, al igual que en España, las resoluciones que emite la autoridad competente no son vinculantes se encuentra Luxemburgo. No obstante, el organismo encargado de resolver las quejas de los consumidores, la Comisión de Vigilancia del Sector Financiero (CSSF) no tiene conocimiento de ningún caso en el que los bancos no hayan modificado su comportamiento tras un informe contrario a su actuación, lo que demuestra, a juicio de la entidad, que sus decisiones tienen “cierta autoridad moral” 3.

Fuera de la Zona Euro destaca el caso de Reino Unido donde el Defensor del Pueblo Financiero (Financial Ombudsman) se encarga de resolver las reclamaciones de los clientes bancarios. Este organismo da a la entidad financiera que supuestamente no ha actuado correctamente la oportunidad de arreglar las cosas pero, si en ocho semanas no lo hace o la respuesta dada no satisface al usuario, entra en acción. Su decisión no puede ser apelada y, por tanto, es de obligado cumplimiento.

La normativa europea da libertad a los organismos competentes de los estados miembros

La Comisión Europea no especifica qué carácter deben tener las decisiones de los sistemas de resolución alternativa de disputas de sus estados miembros –entre los que se encuentra, por ejemplo, el Servicio de Reclamaciones del Banco de España- y se limita a determinar que sus resoluciones pueden ir desde “recomendaciones no vinculantes a decisiones vinculantes, solo para el prestador del servicio o para ambas partes y el acuerdo de las partes”4.

La normativa que regula estos sistemas (la Directiva 11/2013 del Parlamento Europeo5) también da libertad para decidir el carácter vinculante o no de las soluciones que ofrezcan estos sistemas extrajudiciales, al tiempo que señala el carácter voluntario de participar en estos procedimientos. En este sentido, tan solo se limita a señalar que, “en la medida de lo posible, debe alentarse a las empresas a participar en los procedimientos de estos servicios”.

Cómo reclamar a tu banco, paso a paso:

1. En primer lugar, el consumidor debe presentar su queja ante el Servicio de Atención al Cliente o Defensor del cliente de la entidad reclamada. Este organismo deberá proporcionarle un escrito en que se acredite que ha recibido la queja y, posteriormente, explicar al usuario si la resuelve o la deniega y por qué motivo lo hace.

2. Si la propia entidad deniega la reclamación o pasan dos meses desde que se presentó su queja y no se ha recibido respuesta, el consumidor puede acudir al Servicio de Reclamaciones del Banco de España.

3. Para presentar su reclamación, el usuario puede utilizar tres vías:

a) Por correo: hay que utilizar un formulario específico, disponible en la web del Banco de España, y facilitar una serie de datos, como documentos de identificación, entidad y motivo por el que se reclama, firma original, etc.

b) Por vía telemática: para optar por este sistema, hay que tener un DNI electrónico e iniciar los trámites que el propio Banco de España explica aquí.

4. Si la documentación aportada es completa, el Banco de España abrirá un expediente y pedirá a la entidad afectada que presente sus alegaciones en un plazo de 15 días. Cuando el regulador recibe estas explicaciones, abre un proceso para estudiar el caso y se redacta un informe que no es vinculante. Si el Banco de España no recibe toda la información que necesita, pedirá al consumidor que le facilite los datos necesarios en un plazo máximo de 10 días hábiles.

Fuentes: bancos centrales y organismos competentes de los países de la Eurozona.
1 Memoria del Servicio de Reclamaciones del Banco de España de 2012 http://www.bde.es/f/webbde/Secciones/Publicaciones/PublicacionesAnuales/MemoriaServicioReclamaciones/12/MSB_2012.pdf
2 Memorias del Servicio de Reclamaciones del Banco de España 2002-2012 http://www.bde.es/bde/es/secciones/informes/Publicaciones_an/Memoria_del_Serv/
3 Informe anual de la Comisión de Vigilancia del Sector Financiero de Luxemburgo http://www.cssf.lu/fileadmin/files/Publications/Rapports_annuels/Rapport_2013/RA2013_chap15.pdf
 4 Comisión Europea http://ec.europa.eu/consumers/solving_consumer_disputes/non-judicial_redress/adr-odr/index_en.htm 
5 Directiva 11/2013 del Parlamento Europeo http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2013:165:0063:0079:EN:PDF  

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas