Cómo elegir las mejores cuentas sin comisiones

Shutterstock 124023289

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Si estás cansado de que tu entidad te cobre por servicios como las transferencias bancarias, ha llegado la hora de que busques una buena oferta entre las cuentas sin comisiones que hay en el mercado. Ahora bien, ¿por dónde empezar? En Kelisto te damos las claves.

Aunque parezcan productos sencillos, las cuentas sin comisiones suelen tener una gran letra pequeña en la que, por ejemplo, imponen al cliente una serie de condiciones para poder librarse de los gastos más  frecuentes, o limitan su política de “coste cero” a un determinado número de operaciones. Para que sepas qué tienes que analizar antes de escoger la cuenta que más te conviene, en Kelisto te explicamos todo lo que necesitas saber.

¿Cuáles son las comisiones más habituales que te cobrarán por tener una cuenta?

Cuando se habla de cuentas sin comisiones, lo habitual es hacer referencia a un depósito a la vista por el que una entidad no cobrará gastos. En la práctica, eso significa que se trata de cuentas de las que un cliente puede sacar dinero cuando quiera –usando, por ejemplo, una tarjeta- y por las que no tendrá que abonar los costes relacionados con la operativa habitual.

En general, hay muchos servicios asociados a una cuenta bancaria por los que un banco puede cobrar comisiones. Por ejemplo:

  • Comisión por mantenimiento: es la que cobra la entidad por prestar servicios como la custodia del dinero, el mantenimiento de los registros que hacen falta para que la cuenta esté operativa, la realización de cargos y abonos en la cuenta, la emisión de documentos (como los extractos), etc. Además, incluye prestaciones como el servicio de caja básico, que hace referencia a los ingresos y reintegros en cheques o en efectivo, los adeudos o la entrega, por ejemplo, de una libreta básica. No obstante, estos servicios pueden variar en función del banco.
  • Comisión de administración: normalmente, se paga cuando la entidad presta un servicio de cargos y abonos adicional al que ya estaba incluido en la comisión por mantenimiento, como los adeudos de recibos o los apuntes de transferencias que se hayan ordenado o recibido.
  • Comisión por transferencia: normalmente, se cobra cuando se transfiere una determinada cantidad de dinero de una cuenta de una entidad a otra que está en un banco distinto. En caso de que las cuentas estén en el mismo banco (tanto si son del mismo titular como de distintos titulares), se considera que se está realizando un “traspaso” y, normalmente, no se cobra ninguna comisión.
  • Gastos de correo: son los que se cobran cuando la entidad repercute a su cliente los gastos por enviarle documentos, extractos o liquidaciones.
     
  • Otras comisiones: el banco también puede cobrar unos gastos por otros conceptos, como las cuotas anuales por disponer de tarjetas de débito o crédito o los servicios de alerta de móvil a través de SMS.


Ahora bien, más allá de esta larga lista de gastos, en las cuentas sin comisiones, lo que suele desaparecer son los costes relacionados con los servicios más frecuentes. En concreto, las comisiones por conceptos como el mantenimiento y la administración, las transferencias o la cuota anual por disponer de una tarjeta de débito.

 

¿Qué debes tener en cuenta para escoger entre las distintas cuentas sin comisiones?

  • La nómina mínima exigida: para acceder a determinadas cuentas sin comisiones, las entidades te exigirán que domicilies tu salario. Sin embargo, es posible que no valga con cualquier cantidad. Es habitual que los bancos fijen un mínimo, que suele oscilar entre los 600 y los 1.000 euros.

     
  • Si todas las transferencias son gratuitas: el funcionamiento de las cuentas sin comisiones puede tener algunas limitaciones. Por ejemplo, existen algunos productos que limitan el uso de determinados servicios, como las transferencias. En ese caso, la entidad dejará transferir dinero sin coste durante un determinado número de ocasiones y, a partir de ese momento, empezará a cobrar una determinada cantidad.

     
  • Si no exige una vinculación extraordinaria para eliminar todos los costes: en la publicidad de algunas cuentas sin comisiones (sobre todo, si son cuentas nómina), una entidad puede dar a entender que solo con domiciliar un salario el cliente podrá librarse del pago de determinados gastos. No obstante, es esencial examinar bien lo que dice la letra pequeña de estas cuentas sin comisiones porque, a veces, es necesario utilizar determinados productos (como las tarjetas) o disponer de un determinado saldo para esquivar los costes.
Palabras clave: Guía Cuentas bancarias
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas