Cómo abrir una cuenta bancaria

Shutterstock 237828910

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

La cuenta bancaria es el producto financiero más básico y el que te sirve para operar en el día a día. Sin embargo, su sencillez no quita para que conozcas sus principales características. En Kelisto te explicamos cómo abrir una cuenta bancaria, qué aspectos debes analizar antes de proceder, qué vías tienes para hacerlo, qué cuestiones hay que tener en cuenta para elegir la mejor e, incluso, qué hacer cuando llega el momento de cerrarla.

Antes de abrir una cuenta bancaria, lo primero qué tienes que saber es qué es exactamente este producto bancario. Una cuenta bancaria no es más que un depósito a la vista en el que podrás mantener tu dinero y, además, realizar una serie de operaciones básicas y habituales, como domiciliar pagos, realizar ingresos, extraer saldo cuando lo necesites o realizar transferencias, entre otros. Al tratarse de un depósito “a la vista”, podrás disponer de tu dinero siempre que te haga falta, sin avisar o pagar una penalización por ello.

Además de su liquidez total y la posibilidad de domiciliar nóminas y pagos o realizar transferencias, otra de las características de una cuenta bancaria es su sencillez y los pocos requisitos de apertura que exige, así como el poder contar con tarjetas de débito y crédito asociadas a la misma. Eso sí, antes de abrir una cuenta bancaria también tienes que considerar que la mayor parte de estos depósitos a la vista ofrecen una remuneración muy pequeña o nula, ya que se trata de un producto operativo para la gestión del dinero día a día y no está pensada para ahorrar. No obstante, cada vez son más las entidades que ofrecen cuentas remuneradas, que, dan cierta rentabilidad por el saldo depositado, pero manteniendo todas las características de las cuentas bancarias.

Por otra parte, todavía son muchas las cuentas bancarias en las que se suelen cobrar comisiones de administración y mantenimiento, así como gastos por otros servicios, como transferencias o descubiertos. Cada banco es libre de fijar las comisiones que quiera, siempre y cuando se apliquen a servicios solicitados por el cliente. Por eso, antes de abrir una cuenta bancaria, debes analizar esta cuestión. Hoy por hoy, puedes encontrar entidades que trabajan con una política de “cero comisiones”, aunque algunas exigen ciertos requisitos.

Puedes abrir una cuenta bancaria en cualquier banco, ya que todas las entidades de crédito ofrecen este producto, muchos de ellos, con pequeñas diferencias que los hacen más o menos indicadas para un cliente u otro. Por eso, antes de abrir una cuenta bancaria, la mejor manera de encontrar la que más te conviene es utilizar un comparador como el de Kelisto, que te ofrecerá, de una manera rápida, una visión de los diferentes productos que hay en el mercado.

Otra cuestión que también deberás analizar antes de abrir una cuenta bancaria es si el banco te mejora las condiciones si domicilias la nómina. Cada vez es más habitual que, si lo haces, la entidad financiera elimine las comisiones de tu cuenta. Esto también ocurre si mantienes una cierta cantidad mínima de dinero (saldo) en la cuenta.

También es conveniente que compruebes si te exigen un determinado tiempo de permanencia, ya que algunas cuentas, sobre todo, aquellas que te dan un regalo al abrirlas, tienen período mínimo y, en caso de incumplirlo, los bancos suelen imponer una penalización. También hay que analizar si te ofrecen alguna tarjeta sin coste sólo por abrir una cuenta bancaria. En este caso, asegúrate de que siempre va a ser gratuita ya que, a veces, sólo lo es el primer año. Otro aspecto que debes estudiar antes de abrir una cuenta bancaria es si el banco te exige una vinculación extra, como puede ser la contratación de una tarjeta de crédito, dar de alta el servicio de banca a distancia o activar la correspondencia online.

Asimismo, a la hora de abrir una cuenta bancaria también deberás analizar qué pasa si te quedas en números rojos por haber realizado una retirada o pago sin que hubiera saldo suficiente. Es dinero que la entidad te adelanta y lo habitual es que tengas que pagar intereses y comisiones por ese importe. Te conviene saber qué costes se aplican y en qué condiciones. También hay que saber si la entidad pagará un recibo domiciliado en el caso de no tener saldo suficiente en la cuenta. Algunas lo hacen  (aunque suelen cobrar una comisión alta), pero otras devuelven el recibo sin pagar.

Pasos para abrir una cuenta bancaria

Si después de analizar todo esto, quieres abrir una cuenta bancaria, el proceso es muy sencillo. Eso sí, para poder ser titular de una cuenta debes ser mayor de edad. No obstante, hay cuentas específicas para menores, como las cuentas infantiles y las cuentas para jóvenes. En este caso, para abrir una cuenta bancaria, será necesaria la autorización e identificación de un tutor legal, generalmente uno de los progenitores, quien, además, asumirá las responsabilidades generadas por la cuenta.

Por otro lado, y tal y cómo marca la ley, para abrir una cuenta bancaria es necesario la presentación del DNI o de la tarjeta de residente (NIE). Muchos bancos reservan sus cuentas para clientes que residan en España, aunque la mayoría comercializa otros productos específicos para clientes con residencia en el extranjero. Si es tu caso, para abrir una cuenta bancaria deberás presentar el certificado de no residente expedido por la Policía o por el consulado del país de residencia, acreditación de empadronamiento en algún ayuntamiento español y pasaporte o tarjeta de identidad con fotografía.

Finalmente, recuerda que tienes varias vías para abrir una cuenta bancaria: en la sucursal, a través de Internet o por teléfono. En función del método que quieras utilizar, los pasos que deberás seguir serán unos u otros. Esto es lo que deberás hacer en cada caso:

  • Si acudes a una oficina: lo primero que tendrás que hacer es elegir en qué sucrusal quieres abrir una cuenta bancaria. Aunque esto no parezca relevante, en realidad sí tiene mucha importancia. Existen algunos trámites (que pueden variar en función del banco) que sólo se pueden hacer en tu oficina de referencia, es decir, en aquella en la que abriste tu cuenta. Por tanto, debes analizar detenidamente cuál elegirás, si prefieres que esté cerca de tu domicilio o de tu lugar de trabajo, por ejemplo.

 

Una vez tomada esta decisión, no olvides llevar tu DNI en regla, o los DNI de los titulares que vaya a tener esa cuenta. Esa es la única documentación que te pedirá el banco para , además de una dirección y un teléfono para comunicarse contigo.

Una vez entregada esta información, tu entidad te dará el contrato de tu cuenta bancaria. Pese a ser un producto muy sencillo, no olvides que debes leer este documento detenidamente antes de firmarlo, analizar todas las condiciones y restricciones, los costes de la cuenta y los requisitos que te pida la entidad, así como saber qué pasaría en caso de incumplir esos requisitos. Sólo así podrás realizar una elección inteligente y evitar sorpresas en un futuro.

 

  • Si decides hacerlo por Internet: abrir una cuenta bancaria por esta vía es más sencillo y más cómodo, ya que lo puedes hacer desde casa, sin necesidad de desplazarte a ningún sitio. Sólo necesitas entrar en la web del banco elegido. Además, las indicaciones para abrir una cuenta bancaria desde Internet son similares a las que seguirías acudiendo a una oficina física, aunque con algunas salvedades.

 

En primer lugar, el portal de la entidad que elijas te dejará realizar una primera consulta de las características del producto que deseas contratar.

Una vez te hayas decidido, para poder tendrás que facilitar al banco tu DNI y otros datos esenciales, como tu nombre y apellidos, dirección postal, teléfono y correo electrónico. Además, deberás elegir una clave de seguridad, que será la que te permita acceder a tu cuenta bancaria a través de Internet y realizar todos los trámites que requieras.

Cuando hayas terminado, recuerda que aún falta un paso: la entidad te enviará el contrato por correo a la dirección que hayas indicado. Llegado ese momento, tendrás que leerlo detenidamente, recopilar la documentación que te exija el banco y volver a enviarlo. Solo así habrás completado el proceso para .

Ahora, es posible que ya tengas claro cómo abrir una cuenta bancaria, pero ¿sabes qué debes hacer para cerrarla? La cancelación de una cuenta bancaria es también un procedimiento muy sencillo. Eso sí, una vez que lo has hecho, comprueba que lo has realizado correctamente, porque una cuenta bancaria que no se ha cancelado de forma correcta puede generar unos gastos que darán como resultado un saldo deudor.

En caso de que quieras decirle adiós a tu cuenta, debes acudir a tu oficina de referencia y comunicar de manera expresa que quieres cancelarla. En algunos casos, es posible que tengas que abonar parte de la comisión de mantenimiento o administración (si tu entidad la aplica) correspondiente a los meses del año que hayan transcurrido.

Si no haces estos trámites y simplemente dejas la cuenta abandonada, corres el peligro de que tu entidad te siga cobrando comisiones, entres en números rojos y acabes teniendo un descubierto aún mayor.

 

Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas