Soy cliente de Banco Popular: ¿qué puede pasar con mis ahorros?

Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente

Tanto un rescate como una compra de Banco Popular tendrían consecuencias para los actuales clientes de la entidad.

Banco Popular se enfrenta hoy a una jornada decisiva para su futuro. Después de varios días de fuertes caídas en Bolsa, sus responsables se reúnen hoy con miembros del Banco Central Europeo para buscar una solución a su situación.

Las opciones que se plantean para resolver la actual situación de la entidad no son muchas: o bien, una intervención –lo que supondría, en jerga técnica, activar el Mecanismo Único de Resolución (MUR), regulado por una normativa europea-, o bien, esperar a la oferta de un posible comprador, que tendría como límite la última semana de junio para presentar una oferta.

Para que sepas qué puede ocurrir en ambos casos con tus ahorros en caso de que tengas una cuenta bancaria o un depósito en Banco Popular, en Kelisto hemos analizado qué sucedería llegadas cualquiera de estas dos situaciones.

Rescate de Banco Popular e intervención del Fondo de Garantía de Depósitos

En caso de llegar al extremo del rescate de Banco Popular, la normativa europea que regula el MUR establece distintas consecuencias en función de la relación que el cliente tenga con la entidad: es decir, no es lo mismo ser accionista que acreedor o que depositante.

Los depositantes (es decir, aquellos que tuvieran, por ejemplo, una cuenta nómina o un depósito a plazo fijo) serían los últimos en tener que asumir cualquier tipo de responsabilidad. En caso de rescate, el Fondo de Garantía de Depósitos se encargaría de proteger hasta 100.000 euros por titular. Es decir, si una cuenta tuviera dos titulares, la garantía se ampliaría hasta 200.000 euros. Por tanto, es esencial asegurarse de que el dinero que se mantiene en uno de estos productos no sobrepasa dichos límites, tal y como te explicamos en este análisis.

En cuanto al calendario  y la forma de recuperar el dinero, en primer lugar habría que esperar a que un juzgado declarara el concurso de acreedores de Banco Popular. En ese caso – y sin necesidad de que el cliente tuviera que reclamarlo- en Fondo de Garantía de Depósitos contaría con un plazo de 20 días para reembolsa las cantidades correspondientes a los usuarios de Banco Popular.

Compra de Banco Popular: ¿qué cambiaría entonces?

En caso de que alguna entidad se anime a comprar Banco Popular antes de que termine el mes de junio, los ahorro de clientes con depósitos o cuentas estarían totalmente garantizados, aunque podrían suceder dos cosas: que se produjeran algunos cambios administrativos y que se modificaran las condiciones de algunas ofertas, tal y como ya te adelantamos en Kelisto.

1) Cambios en el número de cuenta

Una de las consecuencias de la compra de Banco Popular es el cambio del número que identifica cualquier cuenta bancaria, que se conoce como IBAN. Esta modificación permitiría la integración en los sistemas de la entidad compradora y simplemente sería un cambio administrativo, que tendría que ser comunicado a cada usuario sin que implique ningún coste.

En principio, el hipotético nuevo dueño de Banco Popular se encargaría de reconducir a ese nuevo número de cuenta todos los pagos y recibos domiciliados que tuviera el cliente. Sin embargo, es recomendable controlar que el cambio se ha realizado adecuadamente y facilitar  el IBAN a posibles clientes o proveedores para que no se produzca ningún problema en el pago de facturas.

2) Cambios en las ofertas de cuentas o depósitos

La compra de Banco Popular por otra entidad puede llevar consigo la desaparición de algunos de sus productos y ofertas. No obstante, los productos que ya tuviera contratado el cliente y que tuvieran una determinada fecha de caducidad (como los depósitos a plazo fijo o los seguros) mantendrán sus condiciones iniciales. Eso sí, cuando llegara su fecha de vencimiento, la nueva entidad podría ofrecer nuevas condiciones de renovación.

Para quienes tuvieran un producto con un contrato indefinido (cuentas o tarjetas, por ejemplo), la situación cambia. En este caso, el banco que asumiera la compra del Popular podría modificar sus condiciones, pero respetando los plazos que impone la ley:

  • Si las condiciones de las cuentas o las tarjetas cambian a peor, tendría que avisar al cliente con dos meses de antelación, de forma que el usuario pueda cancelar su contrato sin que eso suponga ningún coste o penalización.
  • Si las condiciones cambian a mejor, os cambios se pueden efectuar de forma inmediata.

3) Cierre de oficinas

Como consecuencia de una posible compra, la entidad que se hiciera con Banco Popular podría decidir cerrar parte de sus sucursales. En el caso de que un cliente se viera afectado por el cierre de una sucursal, la entidad compradora tendría que realizar todas las gestiones que esto conlleve e informar al cliente de cuál será su nueva oficina de referencia.

¿Y si tengo una hipoteca o un préstamo en Banco Popular?

Para los clientes con un préstamo o una hipoteca pendiente, el futuro de Banco Popular no es un problema. Tanto un posible rescate como un compra de la entidad por parte de cualquier competidor no le eximiría de seguir pagando su deuda, aunque tuviera que hacerlo a un banco distinto. 

Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente