Cuentas de pago básicas: todo lo que debes saber

Consigue las cuentas con más ventajas y menos comisiones

Imagen de banner
Las nuevas cuentas de pago básicas permiten hacer operaciones esenciales –como depositar fondos, hacer transferencias y realizar pagos con tarjeta- y tienen comisiones limitadas, pero ¿son realmente interesantes o hay alternativas mejores?

Las cuentas de pago básicas forman parte, desde el pasado mes de marzo, del catálogo de todos los bancos que operan en nuestro país y están pensadas, a priori, para todas aquellas personas que, en condiciones normales, ni siquiera puedan abrir una cuenta corriente en una entidad: por ejemplo, quienes no tengan unos ingresos regulares o quienes solo estén en España de paso y no tengan una residencia habitual que dar a su banco.

Con el objetivo de dar una solución a estos perfiles que pueden llegar a encontrarse en una situación de exclusión financiera, la Unión Europea aprobó en 2014 una directiva por la que se creaban las cuentas de pago básicas y se regulaba quién las podría contratar y qué límites tendrían. Con cinco años de retraso, la norma entró en vigor en nuestro país el pasado 25 de marzo, aunque posteriormente se han concretado otros detalles, como la creación de una versión gratuita de este producto para clientes con ingresos bajos.

Para que entiendas qué son las cuentas de pago básicas, quién las puede contratar, qué comisiones cobrarán los bancos por ellas y, sobre todo, si son interesantes para ti, en Kelisto te damos todas las claves de este producto.

¿Qué es una cuenta de pago básica?

Una cuenta de pago básica es una cuenta corriente, que no ofrece ningún tipo de remuneración, solo puede ser contratada por clientes particulares y que solo permitirá realizar operaciones muy sencillas:

  • Retirar dinero en oficinas o cajeros.
  • Realizar pagos con tarjeta (incluidos los pagos online).
  • Tener recibos o pagos domiciliados.
  • Realizar transferencias.

En este sentido, es posible que las cuentas de pago básica te recuerden a las cuentas corrientes que ofrecen, por ejemplo, el Santander, BBVA, La Caixa o Bankia. Sin embargo, como verás a continuación, son muchas las diferencias que separan a estos dos productos bancarios.

¿Quién puede contratar una cuenta de pago básica?

Para poder contratar una cuenta de pago básica, hay que cumplir con tres requisitos fundamentales:

  • No tener otra cuenta abierta en España.
  • Ser ciudadano residente en la Unión Europea.
  • Aportar la información que te solicite tu banco para poder cumplir con la normativa de prevención de blanqueo y de la financiación del terrorismo.

Además, las cuentas de pago básicas deberán poder ser contratadas, obligatoriamente, por tres tipos de perfiles:

  • Los residentes en la Unión Europea (UE), incluidos los que no tengan domicilio fijo.
  • Las personas solicitantes de asilo.
  • Las personas que no tengan permiso de residencia en España, pero que no puedan ser expulsadas por algún motivo (jurídico o de hecho).

¿Qué comisiones tienen las cuentas de pago básicas?

A priori, los bancos podrán cobrar lo que quieran por las cuentas de pago básicas, pero nunca podrán aplicar unas comisiones más altas de los límites fijados por la ley. Estos topes dependerán del tipo de perfil que solicite este tipo de productos:

Para residentes de la UE, solicitantes de asilo o personas sin permiso de residencia

En este caso, las cuentas de pago básicas no podrán tener una comisión superior a los 3 euros al mes. Este cargo deberá incluir un conjunto de servicios mínimos, que son:

  • La apertura, el uso y el cierre de la cuenta.
  • El depósito de dinero en la cuenta.
  • Las retiradas de dinero en oficinas y cajeros del banco, tanto en España como en la UE.
  • Los pagos con tarjeta de débito o de prepago (en establecimientos físicos y online).
  •  Hasta 120 operaciones domiciliaciones y transferencias (tanto efectuadas en las oficinas del banco como en sus páginas web).

Ahora bien, más allá de esto, hay que tener en cuenta dos cosas:

  • Que el Banco de España podrá revisar el límite de 3 euros cada dos años.
  • Que el resto de servicios que no se incluyan en ese “paquete inicial” y que el cliente decida contratar con su cuenta de pago básica, podrían estar sujetos al pago de una comisión extra: por ejemplo, si el usuario quisiera una tarjeta de débito con la que poder sacar dinero del cajero. Eso sí, esos cargos no podrán ser superiores a la cantidad media que cobre cada banco por ese  tipo de servicios.

Para personas con “especial vulnerabilidad”

Además de ofrecerse a tres perfiles de clientes muy específicos, las cuentas de pago básicas también estarán disponibles para quienes no puedan abrir una cuenta corriente en ningún banco. Esta situación es realmente excepcional, ya que existen varias entidades que permiten abrir una cuenta sin exigir ningún tipo de requisito al cliente, como verás en nuestro ranking de mejores cuentas corrientes sin nómina.

A ojos de la normativa, este tipo de clientes son usuarios “en situación de especial vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social” y, para ellos, las cuentas de pago básicas deberán ser totalmente gratuitas. Podrán entrar dentro de esta categoría de consumidores quienes residan en hogares que cumplan con dos condiciones:

1) Que vivan en un hogar cuyos ingresos brutos no superen estos límites:

  • En los hogares de una sola persona, dos veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples): es decir, 12.908,06 euros al año.
  • En los hogares de entre dos y cuatro personas, dos veces y media el IPREM: es decir, 16.135,08 euros al año.
  • En los hogares de cuatro o más personas, con familia numerosa o que tengan a su cargo una persona con un grado de discapacidad igual o superior al 33%, tres veces el IPREM: es decir, 19.362,09 euros al año.
 CANTIDAD BRUTA MENSUAL (€)CANTIDAD BRUTA ANUAL EN 12 PAGAS (€)CANTIDAD BRUTA ANUAL EN 14 PAGAS (€)
Hogares de un solo miembro con ingresos inferiores a…1.075,6812.908,0615.039,18
Hogares de entre dos y cuatro miembros con ingresos inferiores a…1.344,6016.135,0818.798,98
Hogares con más de cuatro miembros, familia numerosa o con un miembro que tenga un grado de discapacidad igual o superior al 33% con ingresos inferiores a…1.613,5219.362,0922.558,77

Fuente: Real Decreto 164/2019, de 22 de marzo, por el que se establece un régimen gratuito de cuentas de pago básicas en beneficio de personas en situación de vulnerabilidad o con riesgo de exclusión financiera.

2) Que ninguno de los miembros del hogar sea titular de ninguna vivienda –más allá de la habitual-  ni de ninguna sociedad mercantil.  

¿Qué bancos ofrecen cuentas de pago básicas?

En línea con lo que marca la ley, prácticamente todos los bancos ofrecen ya cuentas de pago básicas. Por tanto, si cumples con los requisitos para acceder a ellas, ya podrías contratar una cuenta de pago básica en La Caixa, BBVA, ING, Santander o Sabadell, entre otras entidades. Eso sí, todas ellas aplican comisiones en su versión “no gratuita”: en concreto, cobran el máximo permitido por ley, es decir, 36 euros al año. La única excepción del mercado es Openbank, la banca online del Santander, que no cobra comisiones por su cuenta de pago básica.

¿Son realmente interesantes las cuentas de pago básicas?

Al escuchar el término “cuentas de pago básicas” es posible que pienses que se trata de una cuenta corriente diseñada para aquellas personas que hace un uso muy sencillo de los servicios que ofrece un banco: por ejemplo, para quienes solo tienen algo de dinero en su cuenta, domicilian algún recibo o hacen pagos de vez en cuando con tarjeta.

Sin embargo, es importante no confundir ambos conceptos. Si lo que necesitas es una cuenta para hacer unas operaciones simples, pero no quieres o no puedes cumplir con requisitos como domiciliar una nómina o recibos, y no quieres pagar comisiones, en el mercado ya existen productos de este tipo. Para abrirlas, solo necesitarás tener tu DNI (o NIE) en vigor y ser residente en España. Además, con estas cuentas no tendrás un número limitado de operaciones gratis y podrás disfrutar, como mínimo, de una tarjeta de débito gratis, cosa que no sucede con las cuentas de pago básicas.

El único pero de estas cuentas corrientes sin comisiones y sin vinculación es que no son muy abundantes y que la mayoría requieren que operes por Internet para no cobrarte comisiones: por tanto, necesitarás, como mínimo, un ordenador o un móvil con conexión a la Red para poder acceder a este tipo de ofertas, entre las que figuran las que te mostramos  a continuación:

Imagen de banco COINC

Cuenta COINC

Imagen de banco Abanca

Cuenta Clara

Imagen de banco Bankia

Cuenta ON

Imagen de banco Activobank

Cuenta Activa

Imagen de banco Liberbank

Cuenta Online SIN

Imagen de banco Imaginbank

Cuenta Corriente Imagin

Imagen de banco Self Bank

Cuenta Self

Imagen de banco Openbank

Cuenta Sin Comisiones

Imagen de banco BBVA

Cuenta Online Sin comisiones

Imagen de banco Cajamar

Cuenta Wefferent

Solo si no cumples con esos requisitos –o si no tienes acceso a Internet- te podría interesar una cuenta de pago básica, aunque recuerda que, para no pagar comisiones por este tipo de productos, deberás justificar que ingresas menos de lo que marca la ley.

Si crees que las cuentas básicas no son el producto que mejor se adapta a tu perfil, y quieres buscar una alternativa sin comisiones, te recomendamos que visites nuestro comparador de cuentas corrientes. En solo unos segundos, podrás ver  todas las ofertas del mercado, cotejar sus condiciones y contratar la que más te interese a golpe de clic.

Consigue las cuentas con más ventajas y menos comisiones

Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Finanzas
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios