¿Qué requisitos exigen las cuentas sin comisiones?

Comisiones Small

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Librarse de las comisiones no es igual de sencillo en unas cuentas que en otras. En Kelisto te explicamos cuáles son requisitos más habituales, qué cargos se cobran con más frecuencia y dónde puedes encontrar productos sin gastos y, además, sin exigencias.

Dar mucho y pedir poco. Este debería ser el leitmotiv de una cuenta bancaria realmente atractiva: es decir, que exija los mínimos requisitos al cliente y que, a cambio, le premie con una buena política de comisiones, remuneración o algún que otro regalo.

Sin embargo, lo habitual es que la mayoría de las cuentas bancarias impongan una serie de requerimientos para poder disfrutar de las ventajas. En Kelisto hemos recopilado las exigencias más habituales y hemos localizado cuáles son algunas de las ofertas que disponen de más beneficios y piden menos al usuario.

¿Qué comisiones puede tener una cuenta bancaria?

  • Mantenimiento

Es una de las comisiones más habituales y se aplica para compensar el coste que tienen servicios como la custodia del dinero que tengas, el mantenimiento de los registros que hacen falta que para funcione una cuenta o los servicios básicos de caja.

  • Administración

Se suele cobrar por todos aquellos servicios no incluidos en la comisión por mantenimiento, como los apuntes por transferencia o la domiciliación de recibos.

  • Por transferencias

Normalmente se aplican cuando el cliente quiere pasar dinero de su cuenta a una de otra entidad. En los casos en los que ese envío se realiza entre dos depósitos del mismo banco (lo que se conoce como traspaso) no suele cobrarse.

  • Por ingreso de cheques

En ocasiones esta comisión suele ir incluida en la de mantenimiento pero, dado que es un servicio que cada vez se utiliza menos, hay entidades que la aplican de forma separada.

  • Por disponer de tarjetas de débito o crédito

Contar con un medio de pago asociado a una cuenta, en muchos casos, tiene un precio. Lo más habitual es que la cuota que cobran las entidades por disponer de una tarjeta sea más cara si se trata de una de crédito, en lugar de una de débito.

  • Por recibir correspondencia en papel

Cada vez son más los bancos que tratan de ahorrar costes reduciendo la correspondencia que envían a sus clientes y potenciando el uso de sus plataformas online. Una de las formas que tienen las entidades de disuadir al usuario de la utilización de las notificaciones en papel es el cobro de comisiones por este servicio.

La nómina es el requisito principal

Domiciliar el salario o contar con unos ingresos regulares suele ser el requisito mínimo de la mayoría de las cuentas bancarias para librar al usuario de las comisiones. Esto es lo que sucede, por ejemplo, con la Cuenta Sin Nómina de ING Direct: se trata de una cuenta corriente que no cobra por los servicios más habituales (mantenimiento, administración y transferencias) y, además, ofrece una tarjeta de débito gratis. Ahora bien, para conseguirlo, el usuario debe tener unos ingresos regulares de 600 euros al mes o contar con un saldo mínimo de 2.000 euros.

Más allá de la nómina, puede haber otras muchas exigencias para huir de los gastos. Algunas de ellas se aplican de forma aislada pero, en muchos casos, suelen formar parte de una lista combinada de requisitos impuesta por la entidad:

  • Nómina mínima

Algunas ofertas no solo requieren que el cliente domicilie su nómina sino que, además, exigen que un salario mínimo específico. Por ejemplo, la Cuenta Expansión del Sabadell no cobra comisiones, devuelve un porcentaje de los recibos y ofrece descuentos en carburantes. Eso sí, quien quiera disfrutar de estas ventajas debe contar con una nómina, al menos, de 700 euros.

  • Permanencia

Exigir una determinada permanencia es algo habitual en aquellas cuentas que no solo libran de las comisiones a sus clientes sino que, además, les ofrecen algún extra, como regalos o remuneración. Buen ejemplo de ello es la Cuenta Nómina Nuevos Clientes de La Caixa: esta oferta no cobra comisiones y, además, regala un televisor de 22 pulgadas o un tableta a quienes domicilien su nómina y recibos. Ahora bien, el cliente debe comprometerse a no abandonar el banco, al menos, en 12 meses.

  • Uso mínimo de la tarjeta

En algunos casos, los bancos pueden exigir que el cliente disponga de una tarjeta de débito o crédito y que realice un determinado número de pagos con ella como requisito para esquivar las comisiones. Por ejemplo, la Cuenta Nómina de Bankinter no cobra comisiones y, además, ofrece una atractiva rentabilidad durante los dos primeros años. Para conseguirlo, el usuario debe domiciliar una nómina de 1.000 euros y un recibo, respetar una permanencia de 24 meses y hacer una compra al mes con tarjeta, o tres al trimestre.

  • Saldo mínimo

Disponer de unos ahorros en la cuenta (o en otros productos) puede ser otra de las opciones que algunos bancos eligen para librar al consumidor de las comisiones. Así ocurre en la Cuenta Sin Nómina de ING Direct (saldo mínimo de 2.000 euros) o en el Programa Sin Comisiones de Bankia. En este caso, la entidad pide que se domicilie la nómina y que se cumpla con un requisito adicional ente los que, además de las tarjetas o los seguros, también figura la opción de contar con 30.000 euros de saldo en productos de ahorro.

Algunas cuentas corrientes no exigen nada para esquivar las comisiones

Las mejores cuentas corrientes del mercado son aquellas que dan mucho y exigen poco al cliente. Es decir, aquellas que, como mínimo, no cobran comisiones y tampoco piden que se cumpla ningún requisito.

A día de hoy, no existen demasiadas ofertas que combinen ambas ventajas. Una de ellas es la Cuenta Self, de Self Bank. Este producto es, en realidad, un pack que combina una cuenta corriente y una remunerada sin comisiones por administración, mantenimiento o transferencias, que además dispone de una tarjeta de débito gratuita.

Como ventaja añadida, la Cuenta Self retribuye los ahorros que se traspasen de la cuenta corriente a la cuenta remunerada: el interés inicial será del 2,10% TIN durante los cuatro primeros meses y, a partir de ese momento, del 0,75% TIN.

Eso sí, para disfrutar de esas ventajas el usuario no tiene que disponer de unos ingresos ni un saldo mínimo, ni cumplir requisitos que impliquen permanencia o contratación de otros productos.

Otra de las cuentas corrientes sin exigencias y sin comisiones es la Cuenta Sin Nómina de Openbank. Este producto tampoco cobra gastos por mantenimiento, administración, transferencias y otros cargos habituales, y también cuenta con una tarjeta de débito gratuita. Para contar con estos beneficios, este producto no requiere disponer de un saldo mínimo, ni domiciliar ingresos regulares y no posee con ningún período mínimo de permanencia.

 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas