Nueva normativa sobre comisiones bancarias: cómo te afecta

Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente

Una nueva ley europea prevé que todos los consumidores tengan acceso a una cuenta básica, que los bancos informen mejor –y regularmente- sobre las comisiones que aplican y que exista un derecho para trasladar cuentas bancarias.

Garantizar el acceso a una cuenta bancaria básica, mejorar la transparencia sobre comisiones y eliminar las dificultades para el movimiento de cuentas es el objetivo de una directiva europea que, en breve, pasará a forma parte de la legislación española. Para ello, el Ministerio de Economía ha sacado a consulta pública un Anteproyecto de Ley, que estará disponible hasta el próximo 14 de febrero para que entidades financieras, consumidores y cualquier otro actor afectado puedan expresar su opinión al respecto.

El origen de esta nueva regulación es la Directiva sobre la “comparabilidad de las comisiones conexas a las cuentas de pago, el traslado de cuentas de pago y el acceso a cuentas de pago básicas”. Este es el enrevesado nombre que las autoridades europeas dieron a una norma aprobada en 2014 y que todavía no había sido incorporada al ordenamiento jurídico español por el retraso en la formación de Gobierno, igual que ha sucedido con la nueva normativa hipotecaria

Según el texto publicado por el Ministerio de Economía, la nueva norma tratará de dar respuesta a tres cuestiones. Primero, establecer un “derecho de acceso universal” a una cuenta bancaria básica que permita realizar operaciones como cobros o transferencias, algo que “no siempre, en la práctica” ocurre. Segundo, mejorar la comparabilidad de las comisiones. “Es esencial que los consumidores puedan comprender las comisiones, de modo que puedan comparar las ofertas”, destaca el texto. Por último, mejorar las dificultades para el traslado de cuentas, algo que afecta fundamentalmente a las operaciones que se realizan entre unos países y otros.

Derecho del consumidor a acceder a una cuenta bancaria básica

La nueva legislación prevé que todos los consumidores (incluidos aquellos sin permiso de residencia) tengan la posibilidad de abrir y usar una cuenta bancaria básica: es decir, que permita depositar dinero, retirar efectivo, domiciliar pagos, realizar transferencias y efectuar pagos con tarjeta.

En cuanto al coste de esta cuenta básica, las comisiones deberán ser “razonables” y nunca podrán ser superiores a la que marca la “política de precios habitual” del banco en cuestión. Además, esas comisiones no podrán vincularse al número de operaciones que se realicen, como sucede con las actuales comisiones de anotación en cuenta que se aplican en algunas cuentas corrientes cuando el consumidor no domicilia su nómina. 

Una web para comparar comisiones

Por lo que respecta a las comisiones, la normativa prevé que se establezcan varias medidas:

  • Un listado europeo de términos bancarios:

La Comisión Europea creará un listado de términos bancarios (y sus definiciones) que resulten comunes en todos los Estados europeos.

  • Aumento de la información de los bancos al consumidor:

Los bancos tendrán que proporcionar al consumidor un documento sobre las comisiones que cobran por los servicios que aparecen en el listado europeo. Esta información deberá facilitarse al cliente antes de firmar cualquier contrato y, al menos, una vez al año y de forma gratuita, informando también de las comisiones que se le hayan cobrado.

  • Una web para comparar comisiones:

Se creará una web donde se podrán comparar la comisiones que aplican los bancos por los servicios que forman parte del listado europeo.

  • Una autoridad de control:

Se establecerá una autoridad nacional que controle el cumplimiento de estas medidas, un punto de contacto, un procedimiento para solucionar litigios y un régimen de sanciones, que aún no se ha concretado.

Derecho a trasladar cuentas sin trabas

La nueva ley también buscará que los consumidores puedan cambiar de cuenta sin problemas y que, además, puedan trasladar a otro banco sus pagos domiciliados y transferencias programadas, tanto si se cierra su antigua cuenta como si la deciden mantener. El texto explica que “se busca eliminar todas las trabas” para que el consumidor pueda cambiar de banco, aunque deja vía libre a que las entidades cobren comisiones por ello (como sucede, actualmente, en las cuentas con permanencia).

Qué cambia respecto a la normativa actual

La nueva normativa incluye ciertas novedades con respecto a la información que ofrecen los bancos sobre las comisiones que cobran. Hasta el momento, las entidades solo tenían obligación de informar sobre las comisiones “habitualmente percibidas” por los servicios que prestan con mayor frecuencia: es decir,  no debían informar de los costes que realmente cobraban al consumidor ni tenían que facilitar datos respecto a un listado concreto de servicios.

Además, las entidades tampoco tenían obligación de registrar una información estandarizada en el Banco de España para que se pudiera realizar un control y registro previo, como sí se obligaba con la normativa que estaba vigente antes de la actual.

Con los cambios previstos en la nueva normativa, sí existirá un listado de datos que, obligatoriamente, deberán facilitar los bancos, que además tendrán que informar de los costes que realmente cobran al cliente. Ahora bien, aún está por ver cuál será el seguimiento que se realizará al cumplimiento de estos requisitos y cómo se sancionará a quien no cumpla con su obligación. 

Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente