Cuatro errores que no debes cometer al elegir una cuenta remunerada

Dinero En Cuentas Remuneradas

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Las limitaciones al saldo remunerado, las atractivas retribuciones iniciales y la vinculación exigida pueden llevarte a cometer algunos errores al elegir una cuenta remunerada.

Las cuentas remuneradas no pasan por su mujer momento. Actualmente, estos productos de ahorro (similares a los depósitos a plazo fijo, pero con la ventaja de que el dinero se puede recuperar en cualquier momento, sin penalizaciones) ofrecen un interés raquítico: según los últimos datos del Banco de España, un 0,11% de media, una cifra que ha disminuido más del 60% en los últimos cinco años.

Detrás de este desplome de su rentabilidad hay varios motivos: entre los más importantes, la política monetaria del Banco Central Europeo. A día de hoy, la institución presidida por Mario Draghi presta dinero a los bancos de la Zona Euro prácticamente gratis para fomentar que fluya el crédito. Con este panorama, ¿por qué iban a pagar las entidades un interés atractivo para captar fondos del consumidor, si los pueden conseguir sin coste?

Pese a todo ello, en los últimos meses, algunos bancos han empezado a lanzar ofertas aparentemente muy atractivas. Tal y como te contamos en nuestro ranking de mejores cuentas remuneradas, hay dos productos que permiten obtener un 5% TIN durante el primer año (los de Bankinter y Banco Popular) y otros dos con los que se puede conseguir un 3%: la Cuenta Self de Self Bank y la Cuenta 123, del Santander. ¿Cómo es esto posible?

Para entender qué se esconde tras estas ofertas tan jugosas, hay que fijarse en su letra pequeña: algunas exigen que el consumidor se vincule con el banco domiciliando la nómina y contratando otros productos, otras cobran comisiones, y las hay que exigen un saldo muy elevado para poder acceder a sus ventajosas condiciones.

Para evitar que te pierdas en esta maraña de exigencias y logres contratar la cuenta remunerada que mejor se adapta a tus necesidades, en Kelisto hemos elaborado una lista de errores que deberás evitar si quieres sacar el máximo partido a tu dinero.  

1. Fijarte solo en la remuneración

El interés que ofrecen las cuentas remuneradas suele ser el primer criterio que se utiliza para saber si una oferta es interesante, pero no debe ser el único. Cuando compruebes la retribución que tiene un producto, también tendrás que observar:

  • Durante cuánto tiempo se ofrece el interés publicitado

En algunos casos, las cuentas remuneradas ofrecen un interés muy atractivo durante los primeros meses y, posteriormente, lo bajan drásticamente. Eso es lo que sucede, por ejemplo, con la Cuenta Bienvenida de Openbank (que paga un 2% TIN durante los tres primeros meses y, después, un 0,5%) o con la Cuenta Naranja de ING Direct (1,5% TIN durante dos meses y, posteriormente, un 0,2%).

En casos como estos, es esencial que eches cuentas para saber si es más interesante elegir una cuenta con un interés promocional alto, o si lo idóneo sería optar por una oferta con una remuneración menor, pero que no varíe (o varíe menos) a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, si depositaras 5.000 euros durante un año en la Cuenta Self de Self Bank (que ofrece un 3% TIN durante tres meses y, después, no remunera los ahorros), podrías conseguir 37,5 euros. En cambio, con la Cuenta Bienvenida de Openbank (2% durante tres meses y 0,5% a partir del cuarto) podrías obtener 43,75 euros, pese a que su interés inicial es menor.

  • Las comisiones

La mayoría de las cuentas remuneradas no suelen cobrar comisiones, aunque hay algunas excepciones. Como ya te contamos en Kelisto, la Cuenta 123 del Santander aplica un cargo de tres euros al mes, aunque el consumidor cumpla con todas las exigencias que impone la entidad. Aunque a priori no parezca una cifra elevada, este coste extra podría provocar que ciertos perfiles de cliente pierdan dinero, como verás en este análisis.

  • La vinculación exigida y si puede suponer un coste extra

Cada vez son más las cuentas remuneradas que requieren una vinculación extra para disfrutar de sus ventajas. De hecho, a día de hoy, la mitad de las mejores ofertas del mercado lo hacen: es decir, exigen que el cliente se ate al banco contratando otros productos y servicios para poder disfrutar de una remuneración interesante.

En muchos casos, esa vinculación no tiene un coste: lo más habitual es que las ofertas requieran que se domicilie una nómina o recibos, o que se disponga de una tarjeta. Sin embargo, existen excepciones: por ejemplo, la Cuenta Nómina de Banco Popular (vinculada al Depósito Gasol) ofrece un interés del 5% pero a cambio de que el cliente domicilie su salario y contrate un seguro de hogar o uno de coche.

2. Dejar todo el dinero en una misma cuenta remunerada

A la hora de elegir una cuenta remunerada, debes saber que algunas ofertas ponen límites al saldo por el que se paga un cierto interés. Por ejemplo, la Cuenta Nómina de Bankinter solo remunera los saldos que no superen los 5.000 euros. Por tanto, si un consumidor depositara 10.000 euros en este producto, solo estaría sacando partido a la mitad de su dinero.

Tener en cuenta este tipo de condiciones es fundamental para obtener el máximo rendimiento por tus ahorros. Así, en un ejemplo como el anterior, lo más interesante no sería meter 10.000 euros en este producto sino dejar 5.000 euros y depositar los 5.000 euros restantes en otra oferta en la que sí te paguen un cierto interés por tu dinero.

3. Pensar que todas las cuentas remuneradas son buenas para cualquier perfil

Siempre que desees sacar cierto partido a tu dinero, debes tener en cuenta que no existe una opción válida para todo el mundo: el buen ahorrador es aquel que es capaz de diseñar un traje a medida de sus necesidades. En el caso de las cuentas remuneradas, basta con ver algunos ejemplos para entender qué estrategia hay que seguir.

Un consumidor que contara con unos ahorros de 5.000 euros, una nómina de 1.000 euros al mes, no pagara recibos y buscara un producto para mantener su dinero durante un año encontraría la mejor opción en el Banco Popular. La Cuenta Nómina de la entidad (vinculada al Depósito Gasol) le permitiría obtener unos intereses brutos de 250 euros, aunque le obligaría a contratar un seguro de hogar o de coche. En caso de que no quisiera hacerse con una de estas pólizas, la segunda opción más ventajosa sería la de la Cuenta Bienvenida de Openbank. Si domiciliara su sueldo en la entidad online del Santander, cobraría a final de año un total de 43,75 euros.

Las opciones serían distintas para un usuario que contara con ahorros por valor de 10.000 euros, una nómina de 1.000 euros al mes y tres recibos del hogar mensuales de 60 euros cada uno. En este caso, la mejor opción volvería a ser la de Banco Popular, pero con algunos cambios: en esta cuenta solo debería depositar 6.000 euros (el máximo saldo remunerado por este producto), por los que obtendría unos intereses brutos de 300 euros. Los 4.000 euros restantes tendrían que ir a parar a la Cuenta Self de Self Bank, con los que conseguiría otros 30 euros. Es decir, el usuario lograría unos intereses brutos totales de 330 euros aunque, eso sí, tendría que gastar parte de su dinero en pagar el seguro de coche o de hogar que Banco Popular le exige contratar.

Si no quisiera asumir el coste de ambas pólizas, la mejor opción sería la Cuenta 123 del Santander. Descontadas las comisiones (3 euros al mes), los 10.000 euros que depositara en esta cuenta (más los recibos domiciliados) permitirían obtener 307,2 euros al mes: algo menos que lo que se lograría con el Popular, pero sin contar con la obligación de contratar una póliza que, tal vez, no necesite.

4. No cambiar nunca de cuenta remunerada

Como siempre te recomendamos desde Kelisto, una de las claves más importante para ahorrar (o para sacar partido a tu dinero) reside en cambiar de proveedor para lograr las ofertas más ventajosas del mercado en cada momento.

Si siempre dejas tu dinero en la misma entidad, estarás perdiendo la oportunidad de contratar nuevas ofertas que muchos bancos ponen en marcha para captar usuarios. Por tanto, lo más recomendable es que consultes con frecuencia los lanzamientos mediante herramientas como nuestro comparador, que en tan solo unos segundos te permitirá conocer las propuestas de las distintas entidades y los detalles que cada una de ellas esconde.

Eso sí, antes de contratar una cuenta remunerada, no te olvides de analizar todos los detalles de su letra pequeña y realiza una simulación para saber cuál es la alternativa más atractiva en un caso como el tuyo. 

Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas