Consejos para hacer la declaración de la Renta

Shutterstock 45847153

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

La campaña de la Renta 2014 arranca con algunas novedades: se unifican fechas, aparecen nuevas herramientas para gestionar la declaración y mejora la tributación para quienes tuvieran preferentes o hayan negociado con su banco una dación en pago.

La campaña de la Renta 2014 llega con unas cuantas novedades para los contribuyentes. La primera tiene que ver con el calendario: en lugar de comenzar el tradicional 1 de abril, las vacaciones de Semana Santa han provocado que su inicio se posponga hasta el día 7. Eso sí, el final se mantiene sin cambios: el día 30 de junio. Esta es solo una de las muchas cosas que habrá que tener en cuenta para rendir cuentas a Hacienda este año. Para que conozcas el resto, en Kelisto te damos todas las claves.

1. Apunta en tu agenda las fechas más importantes

Aunque la campaña presencial no comienza hasta el 11 de mayo, aquellos que quieran ir adelantando el papeleo pueden confirmar su borrador en la web de la Agencia Tributaria a partir del 7 de abril. Como novedad, a partir de esta fecha también se podrá presentar el impuesto del Patrimonio o enviar las declaraciones efectuadas con el sistema PADRE. Según la Agencia Tributaria, la unificación y el adelanto de la fechas para la presentación vía telemática de todas las declaraciones permitirá que las devoluciones lleguen antes a un gran número de contribuyentes.

Fechas%20camap%c3%b1a%20de%20la%20renta

2. Ojo con las novedades de este año

1. Nuevas herramientas para gestionar la declaración

Por primera vez, se podrá usar para hacer la declaración el sistema [email protected], que desde el mes de noviembre unifica todos los servicios telemáticos de las Administraciones Públicas para realizar los distintos trámites y a los que podrás acceder con una Clave PIN que deberás solicitar en organismos como la Seguridad Social, la Agencia Tributaria o la Dirección General de Tráfico.

Además, para comprobar si la declaración te sale a pagar o no, la Agencia ha creado un simulador, con el que podrás realizar todos los cálculos antes de presentar la declaración. Eso sí, los resultados no son vinculantes.

2. Compensación fiscal para quienes tuvieran preferentes

Los contribuyentes que tuvieran participaciones preferentes y, como consecuencia de ello, hayan tenido rentas negativas (es decir, pérdidas) antes del 1 de enero de 2015 podrán compensarlas con el saldo positivo que hayan obtenido de cualquier otro componente de la base imponible del ahorro: por ejemplo, si vendieron unas acciones y ganaron dinero con la operación, el beneficio conseguido. Si las ganancias obtenidas en 2014 no son suficientes para compensar las pérdidas, podrán usarse otros saldos positivos obtenidos en los cuatro años anteriores. Estas operaciones permitirán aliviar, en parte, la factura de los preferentistas con Hacienda.

3) La dación en pago, exenta del pago de impuestos

Hasta ahora, un contribuyente que hubiera perdido su vivienda por no poder pagarla (ejecución hipotecaria) o que hubiera negociado con su entidad que se quedara con su vivienda a cambio de saldar su deuda (dación en pago) podría llegar a obtener beneficios tras la operación a ojos del Fisco. Por ejemplo, una persona que compró una vivienda por 150.000 euros y que, en el momento de entregarla al banco, debiera a su entidad 160.000 euros lograría una plusvalía de 10.000 euros por la que tendría que pagar impuestos. A partir de este año, ningún afectado por estas circunstancias tendrá que pagar nada a Hacienda, una medida que tiene efecto retroactivo hasta 2010: es decir, quienes hubieran abonado este tributo en los últimos cuatro ejercicios, podrán reclamar que se les devuelva esa cantidad.

3. Comprueba si tienes que hacer la declaración

Una de las primeras preguntas que nos hacemos a la hora de rendir cuentas al Fisco es si estamos obligados a hacer la declaración de la Renta o no. Éstos son los casos en los que sí deberás presentarla:

1. Si tuviste rendimientos del trabajo superiores a los 22.000 euros brutos el año pasado.

2. Si registraste rendimientos del trabajo superiores a los 11.200 euros brutos al año procedentes de varios pagadores, siempre que la suma de lo percibido por el segundo y los restantes pagadores exceda los 1.500 euros, o si si has percibido pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos, salvo que estas últimas procedan de los padres por decisión judicial.

3. Si cuentas con rendimientos del capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención superiores a 1.600 euros al año.

4. Si obtuviste rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado por más de 1.000 euros brutos.

4. Revisa si te afectan las deducciones por compra, alquiler o rehabilitación de vivienda

1. Por vivienda habitual:

La deducción solo se mantiene para quienes compraran su vivienda habitual o realizaran algún para su construcción antes del 1 de enero de 2013, salvo en el País Vasco y Navarra, donde se mantiene para quienes lo hicieran a partir de esa fecha. Los contribuyentes que estén en una de estas situaciones podrán deducir hasta el 15% de las cantidades invertidas con un límite de inversión de 9.040 euros.

2. Por alquiler de vivienda habitual

Aunque se eliminó el 1 de enero de 2015, todavía se mantiene para la campaña de la Renta 2014. Esta deducción tiene dos tramos: uno estatal (salvo en el País Vasco y Navarra) y otro que depende de cada Comunidad Autónoma. Por ello, es importante revisar a cuánto asciende el porcentaje que se puede deducir dependiendo de cada región. Por ejemplo en la Comunidad de Madrid puedes desgravar el 20% de las cantidades satisfechas por el arrendamiento de la vivienda habitual, con un máximo de 840 euros, siempre que tengas menos de 35 años. Por el contrario, en comunidades como las Islas Baleares, Extremadura, Castilla La Mancha, Murcia o la Rioja no existe esta deducción.

3. Por rehabilitación o adaptación de hogares para personas con discapacidad

Esta deducción se eliminó con carácter general el año pasado. Sin embargo, quienes hayan iniciaran obras para ampliar la superficie habitable de su vivienda habitual, rehabilitarla o adaptarla para personas con discapacidad antes de 2013 podrán seguir deduciendo lo invertido. Eso sí, siempre que las obras estén terminadas antes del 1 de enero de 2017.

4. Beneficios fiscales por vender una vivienda

Como ya explicamos en Kelisto, las dos ventajas que permitían recortar los impuestos que se pagan cuando se vende una vivienda y se consiguen beneficios se acaban a partir de 2015, aunque todavía se puede disfrutar de lo correspondiente a 2014.

- El primer beneficio es el coeficiente de corrección monetaria que trata de corregir el efecto de la inflación (la subida de los precios) en el valor de una vivienda. De esta forma se podían reducir los impuesos que tocaba pagar por el beneficio logrado al vender una casa.

- La segunda ventaja tiene que ver con el coeficiente de abatimiento, que permite reducir las tasas que hay que pagar por las ganancias conseguidas al vender una vivienda comprada antes del 31 de diciembre de 1994. Con los cambios fiscales aprobados recientemente este coeficiente solo se aplicará en transmisiones de menos de 400.000 euros. En el resto, se elimina.

5. Depósitos y cuentas remuneradas: ¿cómo tributan?

Los intereses de las cuentas bancarias o los depósitos están sometidos a retención como rendimientos de capital mobiliario. Por tanto, tendrás que abonar un 21% para las ganancias que no superen los 6.000 euros, un 25% para las que se sitúen entre 6.001 y 24.000 euros, y un 27% para las que superen los 24.000 euros. Además, conviene saber que las comisiones de mantenimiento y administración son deducibles en la declaración.

Interes%20aplicable%20declaracion%20de%20la%20renta

A partir de este año, la fiscalidad de estos productos experimentará algunas mejoras. En 2015, la retención aplicada a las ganancias hasta 6.000 euros bajará del 21 al 20% (y un punto más en 2016). Para las ganancias de entre 6.001 y 24.000 euros se amplía la horquilla (que irá de 6.001 a 50.000 euros) y se reduce la retención, que será del 22% en 2015 y del 21% en 2016. Para cantidades superiores a 50.000 euros, habrá que abonar un 24% de lo correspondiente a este año y un 23% de lo obtenido el próximo.

6. Recuerda que hay detalles que siempre hay que comprobar

  • Comprueba que te hayan aplicado en el borrador todas las deducciones a las que tienes derecho ya que la Agencia Tributaria puede no haber incluido todos los datos.
  • Si quieres asegurarte de que tu declaración es correcta, contrata a un asesor fiscal para revisar y detectar cualquier dato que pueda suponerte un ahorro.
  • Si necesitas que la Agencia Tributaria te ayude con tu declaración de forma gratuita, pide cita a través de Internet a partir del día 6 de mayo, aunque las oficinas de la Agencia no comenzarán a atender al público hasta el 11 de mayo.
  • Si cometes algún error en la declaración, no te preocupes ya que tienes hasta 4 años para pedir una rectificación. Eso sí, si te toca pagar, los intereses de demora irán a tu cargo.

7. Fíjate en los cambios para el próximo año

Además de las modificaciones que afectan a la vivienda o las ganancias que obtengas gracias a depósitos o a cuentas remuneradas, la reforma fiscal que entró en vigor el pasado 1 de enero traerá consigo importantes novedades para la declaración de 2015 Entre las que más afectan al contribuyente se encuentran:

  • Nuevas ayudas para familias numerosas o con discapacitados: en 2015 se incorporarán nuevas ventajas para familias con dos o más hijos o con descendientes o ascendientes discapacitados a su cargo. En concreto, quienes estén en esa situación recibirán una nueva ayuda de 1.200 euros que podrá cobrarse de forma adelantada y fraccionada (100 euros al mes) o en la declaración de la renta de 2015 (que será la que se presente en primavera de 2016).
  • Cambian los tramos del IRPF: los actuales siete tramos del IRPF pasarán a cinco y el tipo mínimo bajará del 24,75% al 20% en 2015 y al 19% en 2016. El gravamen máximo del 52% disminuirá el próximo año al 47% y, el siguiente, al 45%.
  • Novedades respecto a los planes de pensiones: por un lado, la aportación máxima a planes de pensiones que contaba con ventajas fiscales se reducirá y pasará de los 10.000 euros actuales (12.500 euros para los mayores de 50 años) a los 8.000 euros. Por otro lado, se crea un nuevo supuesto para poder rescatar un plan de pensiones (a jubilación, fallecimiento, invalidez o dependencia se suma el de que hayan transcurrido 10 años desde su contratación) y se reduce el tipo al que tributarán los ahorros recuperados.
  • Las indemnizaciones por despido estarán exentas de tributación hasta 180.000 euros

Fuentes: BOE, Aeat, GESTHA, Joan Pons de EFPA (Asociación Europea de Asesores Financieros)

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas