MENU

dinero-euros-préstamo

El 12% de los consumidores utiliza los comparadores para contratar productos financieros

Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente

  • Solo el 35% de las personas que han adquirido un producto financiero en los dos últimos años comparó entre distintas ofertas, un porcentaje que roza el 60% en el caso de las hipotecas.

Los consumidores españoles siguen siendo perezosos a la hora de comparar productos financieros. Solo el 35% de quienes contrataron cuentas, tarjetas, hipotecas o préstamos personales en los últimos dos años consideraron ofertas de distintas empresas antes de dar el paso, una proporción que, sin embargo, varía mucho dependiendo del producto del que se trate.

Según los datos de la Encuesta de Competencias Financieras (ECF) elaborada por el Banco de España, las hipotecas son el producto más susceptible de ser comparado: el 59% de quienes contrataron préstamos para la compra de vivienda consideraron varias ofertas antes de dar el paso. En cambio, esta proporción se redujo considerablemente en el caso de las cuentas de ahorro (39%), los préstamos personales (29%) y las tarjetas de crédito (26%).

En cuanto a las fuentes de información que más influyen en los consumidores a la hora de contratar un producto financiero, seguimos siendo más proclives a hacer caso a lo que nos dicen en nuestro banco que a buscar opiniones alternativas. Así, el 67% de los consumidores se fió de lo que le dijeron en su entidad, mientras que el 37% recurrió a contactos de amigos y el 15% tomó como referencia su experiencia previa. En última posición se situaron los medios de comunicación y los comparadores, ambos con un 12%.

Los ahorros, en cuentas corrientes o en metálico

Además de revelar que todavía nos cuesta comparar productos bancarios, la ECF también constata la escasa formación que todavía existe en esta materia. Preguntados por el modo más frecuente para ahorrar, el 63% de quienes consiguen hacerlo afirmó utilizar cuentas corrientes, un producto que no ofrece ningún tipo de ventaja a quienes busquen sacar cierto partido a su dinero.

Tras esta opción, la alternativa favorita por los españoles es la de almacenar el dinero en metálico (38%), y solo el 14% recurre a las cuentas remuneradas pese a que, a día de hoy, se puede conseguir hasta un 5% con las mejores cuentas de ahorro del mercado, como verás en nuestro ranking mensual. Tras esta opción se sitúan los planes de pensiones (11%), los fondos de inversión (5%) y la adquisición de una vivienda distinta a la habitual (3%).

Suspenso en conocimientos financieros

En la misma línea, la ECF demuestra que las finanzas personales siguen siendo una asignatura pendiente para los consumidores españoles. De las tres preguntas básicas sobre esta materia que incluía el sondeo, solo una de ellas fue contestada correctamente por más de la mitad de los consumidores preguntados (un 52%): “¿Quién determina qué bienes y servicios se producen en España?”, cuyas alternativas de respuesta eran:

  • Las empresas y los Gobiernos
  • Los consumidores y los Gobiernos
  • Las empresas, los consumidores y los Gobiernos (respuesta correcta)

En cambio, solo el 43% de los entrevistados fue capaz de responder correctamente  a la cuestión “¿Qué afirmación acerca del dinero considera correcta?”:

  • El dinero en metálico mantiene su valor cuando la inflación es elevada
  • El dinero en metálico hace más fácil comprar y vender bienes (respuesta correcta)
  • El dinero en metálico hace que sea más difícil ahorrar

La pregunta con menos aprobados fue la que planteaba “¿Qué grupo se podría beneficiar más de un aumento inesperado de la inflación?”. Solo un 32% fue capaz de dar con la respuesta correcta:

  • Un hogar que tiene una hipoteca a tipo de interés fijo (respuesta correcta)
  • Un banco que ha concedido una hipoteca a tipo de interés fijo
  • Un hogar que vive de los rendimientos de activos de renta fija

¿Qué conflictos solemos tener con el banco?

Entre las cuestiones que investiga la ECF se encuentran los problemas de los consumidores con sus bancos. En concreto, los que afectan a una cantidad importante de dinero (más de 30 euros) y no pudieron resolverse por la vía telefónica. En este sentido, los datos destacan que:

  • Más de la mitad tuvieron problemas con productos de ahorro (depósitos, seguros, fondos de inversión o participaciones preferentes), sobre todo relacionados con el interés que cobraron o con las comisiones vinculadas a los depósitos a plazo fijo y las cuentas de ahorro.
  • El 30% dijeron que estaban relacionados con su hipoteca y, más en concreto, con cuestiones como las cláusulas suelo, las comisiones, el tipo de interés  y la petición de una reducción de la cuota.
  • Casi la misma proporción de usuarios (30%) vinculó los préstamos personales y las tarjetas a los problemas que tuvo con su banco.

¿Qué hacemos si nos quedamos sin dinero?

Otra de las cuestiones en las que ahonda la ECF tiene que ver con la forma en la que nos financiamos si nos quedamos sin dinero, una situación que el 28% de los encuestados aseguró haber sufrido en el último año. Para lograr pasar este bache económico, la mayoría tiró de ahorros (51%) o de amigos y familiares (35%). En cambio, solo un 13% usó alguna línea de crédito que ya tenía disponible (por ejemplo, su tarjeta de crédito, algún crédito preconcedido o una ampliación de la hipoteca) y únicamente un 9% contrató nuevos préstamos.

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente